Campaña medicina rural

Martes, 29 Noviembre 2022

Seminario UCM- FPSOMC

Dr. Francesc Abella: “Una medicina de calidad pasa también por el autoconocimiento y el manejo propio de la preocupación o ansiedad y eso necesita formación”

El Dr. Francesc Abella Pons, doctor en psicología imparte hoy dos talleres sobre habilidades y competencias del autocuidado a los estudiantes de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, en un seminario organizado por la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC). En esta entrevista resalta la importancia de incluir en el currículo formativo de las universidades estos aspectos porque “una medicina de calidad pasa también por el autoconocimiento y el manejo propio de la preocupación o ansiedad y eso necesita formación”

Madrid 23/11/2022 medicosypacientes.com/ Sara Guardón
Dr. Francesc Abella Pons
El Dr. Francesc Abella Pons es doctor en psicología y recientemente jubilado en el Servicio de Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones del Hospital Universitario de Santa María de Lleida. Además, es coordinador del Plan Piloto de salud en alumnos de Ciencias de la salud de la Fundación Galatea, donde es docente.
 
Imparte dos talleres hoy sobre habilidades y competencias del autocuidado en el seminario denominado: ‘Salud y los hábitos del estudiante de Medicina y del médico’ que tiene el objetivo sensibilizar a los estudiantes asistentes sobre la importancia del autocuidado y entrenarlos en la adquisición de las habilidades y competencias necesarias. Un encuentro organizado por la Fundación para la Protección Social de la OMC y la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), este jueves, 24 de noviembre, a las 16.30 h.

¿Por qué es importante el autocuidado de la Salud en el estudiante de Medicina y del médico?

Inevitablemente el futuro médico/a van a encontrarse con situaciones en donde las emociones, la ansiedad y otros aspectos relacionados con la salud mental van a aparecer. Se trata de alumnos/as con una elevada formación técnica pero escasa formación emocional en lo que respecta a las extremas situaciones personales con las que deberán hacer frente.

Hasta ahora se ha dejado a la improvisación responder a estar exigencias propias de la salud. Viendo el elevado nivel de desgaste, agotamiento y sufrimiento en los ya profesionales, es de sentido común dedicar esfuerzos a esta formación que podemos definir como emocional.

Todo ello pasa por el autoconocimiento y la gestión emocional que deben ser incluidos en el currículo formativo.

¿Considera que falta formación en este aspecto?

Totalmente. Las pocas iniciativas que podemos describir se deben a aportaciones personales de profesores y profesoras motivados en el tema, no tanto porque los planes de estudio lo contemplen.

Debemos crear una nueva línea de trabajo que contemple la docencia, la investigación y la promoción de la salud del alumnado de Medicina. Recordemos que quien decide hacerse médico/a, ha escogido, posiblemente, la actividad humana más trascendente que existe: cuidar a otras personas, y esto pasa, inevitablemente, por cuidarse primero uno mismo/a.

Los talleres de la FPSOMC con la UCM pretenden formar sobre habilidades y competencias del autocuidado y trasladar la importancia del mismo. ¿Por qué son necesarios?

Son ya una aportación en este sentido. Es de mérito que desde la propia Facultad de Medicina se tenga esta importante iniciativa que tiene como objetivo ir más allá de la formación técnica e incidir en estos aspectos más relacionados con el autocuidado.

Una medicina de calidad pasa, también, por el autoconocimiento, el saber reconocerse y el saber actuar en cuanto el manejo de los propios niveles de preocupación, ansiedad, estrés, queja y otros aspectos relacionados con uno mismo para enfrentarse “al otro” de una manera más efectiva.

¿Qué objetivo persigue esta actividad?

Precisamente crear un espacio de reflexión sobre la importancia del autocuidado para hacer efectivo el cuidado.

El acto se complementa con la exposición de casos clínicos de alumnos que han solicitado ayuda. También se propone que la filosofía del autocuidado no se quede en una sesión, sino que trascienda al día a día y que implique tanto al alumnado como a la propia universidad.

¿Los estudiantes de Medicina están concienciados sobre la adquisición de hábitos saludables?

Nos indican algunos estudios que el alumnado de Medicina tiene una buena autopercepción de su salud, pero en algunos aspectos repiten ciertos hábitos propios de las personas jóvenes de su edad. Estos mismos estudios informan sobre el bajo peso en las mujeres estudiantes, consumo de alcohol elevado, consumo de cannabis semejante a otros estudiantes, el uso de tranquilizantes es elevado y que el riesgo de distrés emocional es elevado.

¿El autocuidado se considerada una responsabilidad del estudiante?

Cuidarse uno mismo es una responsabilidad de todas las personas. Otro tema es que, en los grados de ciencias de la salud, debería ser un imperativo ético y deontológico. En los estudios de Medicina más. También es cierto que la Universidad en general y las Facultades de Medicina en concreto deberían facilitar que ello fuera posible.

No es suficiente decirles a los alumnos que se cuiden, hay que dedicar esfuerzos (tiempo, medios, motivación) a conseguirlo, incluyendo esta necesidad en parte importante de su formación. Esto pasa por detectar y resolver, responsabilidad de quien forma.

¿Cómo se puede concienciar a los estudiantes sobre ello?

Decía Albert Kelly, psiquiatra americano, que si no sabes qué le sucede a un paciente pregúntaselo. Quizás te lo diga.

Si tuviéramos que concienciar al alumnado a que, por ejemplo, hiciera deporte o aprendiera un idioma en concreto, encargaríamos a algún departamento universitario una extensa campaña de promoción. Y una vez conseguido nuestro objetivo, desplegaríamos unos amplios recursos que harían posible su realización. No solamente crearíamos esta infraestructura, sino que haríamos lo posible para mantenerla.

Aquí lo mismo. El alumnado de Medicina es muy agradecido, responde a este tipo de iniciativas que tienen que ver más con la calidad que con la cantidad. Por nuestra experiencia, muestran interés tanto en pedir ayuda como en recibir información y formación sobre temas de gestión emocional o reducción de la ansiedad, por ejemplo.

¿Cuál es el papel de la universidad en este campo?

Básicamente facilitar todo lo dicho hasta ahora. Sin motivación y medios nada de esto va a ser posible. La literatura científica lleva tiempo mostrando la necesidad. Ahora toca a los recursos administrativos facilitar que se lleve a cabo.

¿Qué habilidades y competencias del autocuidado son necesarias?

En el autocuidado intervienen muchos aspectos relacionados con la psicología. Temas como la inteligencia emocional, la toma de consciencia de la trascendencia de la decisión de ser médico/a, aceptarse a uno mismo, vivir con lógica de presente más que de futuro, disponer de espacios de desconexión, evitar el diálogo tóxico, desacelerar la vida y la actividad, practicar la introspección, hacer un uso correcto de los medios de comunicación y de las redes sociales, evitar la hiperresponsabilidad y la culpa, practicar la autorespuesta como primera opción, fomentar la creatividad, reír y reírse, entender el humor como una estrategia adecuada de relación, contrarrestar los bloqueos con actividad. Otra de importante: levantar la mano y pedir ayuda.

De todo ello debemos hablar y fomentar pueda suceder. Nos va la salud de las personas que nos van a cuidar.

¿En qué consiste el plan Piloto de salud en alumnos de Ciencias de la salud de la Fundación Galatea?

El Plan Piloto de la Fundación Galatea es un intento para organizar y dar forma a todo lo explicado hasta ahora. Como entidad que tiene como objetivo el cuidar la salud de quien cuida, ha establecido un proyecto a partir de las propias demandas y propuestas de las Facultades de Medicina.

Durante este año de actividad, se ha creado una organización con un/a referente de cada Facultad de Medicina que es quien coordina, promueve y canaliza las demandas de ayuda por parte del alumnado. Una vez detectado el problema, se deriva a la Unidad de Acogida de la Fundación Galatea que asigna el caso a un/a terapeuta que atenderá el problema vía online. En caso de ser necesario se dispone de la posibilidad de ingreso hospitalario.

Paralelamente a este circuito asistencial se ha iniciado el soporte preventivo y formativo, mediante un curso también online de Mindfulness como estrategia validada tanto de autoconocimiento como de reducción de las situaciones de estrés y ansiedad.