Martes, 26 Mayo 2020

Comunicado SECPRE

Cirujanos plásticos y estéticos recomiendan precaución a la hora de elegir prótesis mamarias con precios muy baratos  

 

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) ha presentado un decálogo de recomendaciones para las mujeres que se planteen un aumento de pecho. En él aconsejan valorar las diferentes opciones de prótesis existentes en el mercado y desconfiar de aquellas con precios comparativamente muy baratos

11/02/2014 medicosypacientes.com

Madrid, 12 de febrero de 2014 (medicosypacientes.com)

Cada año, entre 18.000 y 19.000 españolas se someten a una operación de aumento de mamas, lo que hace que esta intervención de cirugía estética sea la más demandada por las mujeres de nuestro país. La inmensa mayoría optan por la implantación de prótesis mamarias, frente a la alternativa de la implantación de grasa del propio cuerpo que apenas se utiliza con fines estéticos porque los aumentos que se obtienen con ella son menores.

Las intervenciones de aumento de mamas suelen generar numerosos interrogantes sobre sus características, los profesionales capacitados para realizarlas y las prótesis empleadas. Tales interrogantes se han incrementado en los últimos años por el caso de las prótesis de la marca PIP, cuya explantación fue recomendada el pasado mes de octubre por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios en coordinación con la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) tras confirmarse su carácter defectuoso y su consiguiente tasa de rotura muy elevada.

A fin de que las pacientes que se estén planteando una intervención de aumento de mamas con prótesis recurran a ella con las mayores garantías sanitarias, esta Sociedad ha elaborado un decálogo, a través del cual realiza una serie de recomendaciones.

En primer lugar, los especialistas aconsejan a las mujeres asegurarse de que el médico responsable de la intervención cuenta con la titulación oficial de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, solicitándole que les muestre alguna acreditación al respecto si es preciso.

Además la SECPRE recomienda también que la intervención sea en un quirófano de un centro hospitalario o una clínica con todos los recursos necesarios para afrontar cualquier emergencia y que el cirujano solicite un estudio preoperatorio, incluyendo las  pruebas radiológicas mamarias que estén indicadas en su caso.

Los expertos también consideran de vital importancia que las mujeres se aseguren que el cirujano les entrega para su firma un consentimiento informado antes de la intervención, que precisa de anestesia, siendo ésta general en la mayoría de los casos por la propia seguridad de la paciente.

Asimismo, desde esta sociedad científica insisten en la necesidad de las mujeres de valorar junto al cirujano las diferentes opciones de prótesis existentes en el mercado y desconfiar de aquellas con precios comparativamente muy baratos.

Los cirujanos destacan además la importancia de tener en cuenta que no existen prótesis mamarias con una durabilidad de por vida, ya que todas ellas, en tanto que materiales inertes, son susceptibles de rotura o contractura (endurecimiento indeseado) como cualquier otro implante en el organismo.

Además deben asegurarse de que el cirujano les entrega la tarjeta de identificación de las prótesis una vez implantadas, debido a que esta tarjeta acredita la marca y las características de dichas prótesis.

Una vez se haya realizado la implantación, según los médicos, las mujeres deben acudir a revisiones periódicas con su cirujano para que éste proceda al examen clínico de las prótesis, siendo recomendable que tal periodicidad sea anual.

En caso de rotura de las prótesis, deben someterse a su explantación, una intervención que no tiene carácter de urgencia, ya que dicha rotura no conlleva ningún riesgo grave para la salud de la paciente.

Finalmente, los especialistas recomiendan a las mujeres que "no se sometan a un aumento mamario con prótesis por motivos estéticos si son menores de edad ni animen a ello a estas personas por tratarse de intervenciones quirúrgicas que requieren de la necesaria madurez psicológica de la paciente".