Sábado, 21 Octubre 2017

A falta de un sistema reglado

CESM insta al Ministerio de Sanidad a que regule los puestos de trabajo específicos del SNS

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha instado al Ministerio de Sanidad a que regule puestos de trabajo específicos en el Sistema Nacional de Salud (SNS) que han proliferado con la progresiva especialización de la Medicina. Para ello ha elaborado un documento con el que pretende que dichos puestos, también conocidos como "de perfiles", dejen de ser dados “a dedo” y que todo aquel profesional que quiera acceder pueda prepararse y optar a uno de ellos en función de un sistema reglado que garantice la competencia

Madrid 04/07/2017 medicosypacientes.com/S.P.
De izda. a dcha. Dres. Miralles, Toranzo y Carrasco.

El contenido del documento fue presentado ayer a los medios de comunicación con la intención de "difundirlo por todas las comunidades autónomas, las Administraciones y a todos los sindicatos, de manera que haya una postura uniforme y que se reconozca el hecho que todo el territorio nacional tenga unas bases similares, y así, acabar con la discrecionalidad que se estaba detectando", según indicó el secretario gral. de CESM Dr. Francisco Miralles. Para la organización sindical se trata de un tema de enorme trascendencia “por la situación actual en la que se encuentra la selección de determinados profesionales sobre todo en el ámbito hospitalario”., señaló.

Esta situación incrementa el riesgo, según la organización sindical, de que dicho procedimiento "se corrompa y se configure, específicamente, para beneficiar a personas concretas, rompiendo así los criterios de igualdad, mérito, capacidad y valoración de la competencia que deben imperar en los procedimientos de selección profesional dentro del servicio sanitario público".

El problema, como subrayó el presidente de CESM, el Dr. Tomás Toranzo, es que "no existe un cauce reglado en el conjunto del Sistema Nacional de Salud". Determinados puestos de trabajo médicos necesitaban tener las competencias definidas, que no figuraban en curriculum formativo general de determinadas especialidades. "Eran competencias que se adquirían bien a través de la formación continuada o bien a través de formación reglada que en España todavía no estaba desarrollada, ya que se hace a través de las Áreas de Capacitación Específica (ACE), que, "de momento, no están operativas, al estar contempladas en el R.D. de Troncalidad anulado", según este sindicalista.

Algunas comunidades autónomas como Castilla y León, País Vasco, Extremadura, y Aragón lo han intentado afrontar desde diferentes, y a veces particulares, enfoques. "También se ha intentado en la Mesa Sectorial de Sanidad de Andalucía la regularización de estos puestos", recordó el Dr. Toranzo. Sus correspondientes servicios de salud habían hecho alguna regularización en cuánto a cómo debería ser el acceso a sus puestos, sin embargo,  "ninguna documentación era igual a la de los demás y todas tenían una carencia común, y es que ninguno regulaba cómo era los criterios de selección, cómo se evalúan las competencias  y el perfil".

Al respecto, el Dr. Toranzo, entiende que "la regulación de estos puestos específicos tiene que realizarse a nivel estatal, bajo la competencia del Ministerio de Sanidad que es el que tiene que determinar cuáles son las características que sobrepasan a las especialidades médicas y que, a partir de ahí, se puedan singularizar con criterios específicos ciertos puestos de trabajo".

Los procedimientos de selección y provisión de profesionales para dichos puestos específicos deben fundamentarse, a juicio de la CESM, sobre el reconocimiento de la capacitación específica necesaria para realizar dicha actividad. Con ese fin, se suele utilizar en la práctica la definición de "perfiles profesionales específicos o puestos específicos" en ese tipo de convocatorias. El presidente de CESM considera fundamentales dos aspectos, en este sentido. La determinación de los puestos y los sistemas de acreditación. para garantizar un procedimiento de selección justo y efectivo entre los profesionales que deseen participar en los mismos, a la vez que asegure la uniformidad en todo el territorio nacional y, por ende, la posibilidad de ofertar también estos puestos específicos a los correspondientes concursos de traslados.

Dos tipos de proceso selectivo en las convocatorias 

La propuesta de CESM plasmada en su documento pasa por que se definan dos tipos de proceso selectivo en las convocatorias de provisión de plazas de atención hospitalaria. Un procesos con carácter generalista dentro de la especialidad, que deberían ser mayoría, con un baremo estándar conforme a la normativa existente y al que puedan concurrir todos los profesionales con capacidad legal para el ejercicio de dicha especialidad (en posesión, por tanto, del título de especialista legalmente vigente). 

Por otra parte, procesos en los que, como requisito excluyente de participación, se deban aportar méritos específicos relacionados con el área asistencial que se convoca. En estos casos sería requisito indispensable la posesión del correspondiente Diploma de Área de Capacitación Específica (ACE). Este tipo de procesos, según el sindicato, deberían reducirse al mínimo número posible, cuando realmente esté justificada la exigencia excluyente de ese perfil profesional. La baremación de la fase de concurso debería partir del requisito ya exigido de acceso y valorar posteriormente los méritos adicionales según los baremos vigentes en cada momento.

Desde la CESM se considera, asimismo, que de manera transitoria y hasta que se desarrolle el procedimiento de obtención de las ACE y mientras se trate de una necesidad debidamente acreditada y aceptada a nivel nacional por la Comisión de Recursos Humanos del SNS, podrían tenerse en cuenta otras formas de acreditación, como los Diplomas de Acreditación (DA) y los Diplomas de Acreditación Avanzada (DAA), si bien en este caso no se podrán cubrir estas plazas con carácter definitivo por este procedimiento hasta que fuera efectivo el desarrollo de las ACE correspondientes. Por tanto, la consideración de estos criterios transitorios, sólo podrá realizarse cuando se trate de contrataciones temporales.
 
El Dr. Miralles insistió en el papel que ha de jugar el MSSSI, "debe llevarlo al Consejo Interterritorial y sacarlo con los máximos consensos posibles", mientras tanto, el perjuicio  es para los pacientes "que no van a tener la misma oferta ni va a contar con profesionales con la misma cualificación profesional, y también para los profesionales, carentes de perspectivas de un desarrollo profesional armónico y que garantice la movilidad en el Sistema Nacional de Salud".
 

Se adjunta documento íntegro en PDF.