Sábado, 21 Octubre 2017

Historias de la FPSOMC

Carmen Duchemint, beneficiaria: "La Fundación fue una mano amiga y un apoyo entre lágrima y lágrima”

María del Carmen Duchemint se quedó huérfana de padre cuando tenía 9 años. Desde entonces, tanto ella como sus dos hermanos han sido beneficiarios de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (OMC) a través del Colegio de Médicos de Cuenca. En su testimonio, recogido en el apartado “Historias de la Fundación” de la Web de la Fundación, resalta el apoyo no solo "económico" sino "moral" que tanto ella como su familia recibieron en esos momentos difíciles: “Muere mi padre sin previo aviso. Pero te encuentras con una mano amiga, un apoyo para respirar entre lágrima y lágrima”

Madrid 09/10/2017 medicosypacientes.com/ S.G.
Carmen Duchemint, beneficiaria FPSOMC
Tras fallecer su padre, que era quien sustentaba la familia, quedan 3 niños y "una madre coraje con una pensión de viudedad", cuenta Carmen en su relato. Sin embargo, salieron adelante. Ella pudo estudiar piano en el Conservatorio y la carrera de veterinaria gracias a las ayudas que la Fundación le dio, a través del Colegio de Médicos de Cuenca.
 
"Con la carrera recién terminada, echo la vista atrás y me vienen a la memoria nombres y caras que estuvieron ahí cuando lo necesitaba. La maestra con la que aprendí todo, los amigos que hice por el camino, amores y desamores, la profesora de la que tanto aprendí… y ahí entre mis recuerdos está la Fundación, que hizo que muchos de los recuerdos anteriores fueran posibles", asegura.
 
Explica como cuando tenía 9 años su padre murió de forma repentina por una enfermedad: “muere sin previo aviso, sin una enfermedad crónica, sin un diagnóstico previo, sin un camino en el que tomar conciencia de lo que está por venir" y afirma que en esos momentos fue cuando "te encuentras con una mano amiga, un apoyo en el que respirar entre lágrima y lágrima".
 
Tras agradecer esta ayuda "tanto económica como moral" que ella y su familia recibieron de la Fundación y el Colegio quienes les sustentaron de prestaciones educacionales, pone en valor que se cumplan 100 años de esta institución. 
 
"Hoy celebramos que hace 100 años unas personas decidieran dar algo bueno de ellos para ayudar a otros cuyas circunstancias no eran tan favorables", manifiesta Duchemint quien expresa su satisfacción porque desde entonces "muchas personas han continuado con esa labor para intentar hacer que las cosas para personas como yo y mi familia fuera un poquito menos dolorosas".
 
"Mi experiencia y la lección que me llevo de la ayuda que me han ofrecido, es que solidaridad es una palabra que deberíamos poner en práctica todos los días”, concluye.
 
Acceder a prestaciones educacionales:  http://www.fphomc.es/prestaciones_educacionales