Campaña medicina rural

Lunes, 5 Diciembre 2022

Una nueva técnica reduce el riesgo de infección tras los implantes dentales

23/06/2008

La técnica se apoya en el análisis por ordenador de la boca del paciente, que realiza los cálculos para la realización más conveniente del implante y se realiza en una única sesión

Bilbao, junio 2008 (Redacción)

El doctor Manuel Gómez, director del área de Estética Dental y Maxilofacial del Congreso Médico Internacional de Estética Integral, Fibell, ha presentado en Bilbao la introducción por primera vez en Europa de un nuevo tratamiento odontológico que, “gracias al uso de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación va a suponer un cambio cuantitativo y cualitativo en los tratamientos con implantes dentales”.

Según explicó, el nuevo procedimiento “parte de un escáner previo de la boca del paciente, que nos permite obtener una imagen en tres dimensiones de la estructura ósea sobre la que se hará el implante”. Dicho escáner es valorado por el odontólogo, sopesando las circunstancias clínicas del usuario y sus demandas estéticas, decidiendo la realización más adecuada del tratamiento. “Anteriormente, este estudio se hacía con una simple radiografía, por lo que la información bidimensional no permitía apreciar muchos aspectos que ahora, gracias al escáner y a un software específico, sí vemos”.

Posteriormente, el odontólogo solicita a una de las empresas especializadas en esta técnica y que está radicada en Bélgica “la guía quirúrgica para la realización posterior del implante, conforme a los datos que arroje el programa informático específico que ésta posee”.

A continuación, el estudio se remite a otra empresa, esta vez estadounidense, llamada Atlantis, que es la que ha desarrollado esta nueva técnica. “Desde allí, una vez valorado y estudiado el estudio nos remiten en unos días toda la información pendiente”. En este sentido, la aplicación en Europa de este procedimiento se va a hacer mediante un acuerdo de Atlantis con la multinacional 3M.

Todo en un único día

Una vez que el odontólogo cuenta con los informes de las empresas belga y norteamericana “prepara la intervención y cita al paciente para una única sesión clínica, ya que todo el proceso se hace de manera seguida”. Así, de acuerdo con los cálculos técnicos y los deseos estéticos del paciente, “se le hace primero el implante y a continuación se le coloca el pilar de conexión sobre el que se fija el diente”.

La ventaja de hacer este proceso en una sola sesión es la reducción del riesgo de infección. Tal y como indicó el doctor y profesor colaborador de la Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibertsitatea, “el proceso de colocación de los implantes se lleva a cabo sin necesidad de hacer cirugía, por lo que las partes blandas que conforman la encía no sufren y por lo tanto no hay grandes heridas abiertas. De este modo, la posibilidad de aparición de una periimplantitis o infección del implante se reduce al máximo”.

Otra de las ventajas expuestas por el doctor Gómez fue la derivada de la rapidez del proceso. “Al realizar todo el proceso al paciente en una sola sesión se le deja ya el diente sobre el pilar de conexión, por lo que desde el primer momento las partes blandas de la boca, las encías, comienzan a adaptarse en torno al nuevo diente, con lo que se consigue un sellado biológico perfecto en un tiempo récord”.