Campaña medicina rural

Lunes, 5 Diciembre 2022

Rincón del Paciente: Diabetes insípida

07/07/2010

Se caracteriza por una disminución de la secreción de la hormona antidiurética (la que ayuda a que los riñones y la sangre conserven la cantidad correcta de agua) lo que desencadena poliuria y polidipsia disminuyendo la capacidad del paciente para concentrar la orina.

Diabetes insípida

Esta hormona es secretada por el hipotálamo ubicado en la base del cerebro para almacenarse en la hipófisis que controlará su liberación en el torrente sanguíneo. En definitiva se secreta para disminuir la cantidad de orina para que no nos deshidratemos. La diabetes insípida causa sed excesiva así como una producción excesiva de orina muy diluida, es decir, la poliuria mencionada, que suele estar acompañada por una insaciable sed desencadenada por la incontrolable eliminación de orina.

No olvidemos por tanto que la hormona antidiurética es la principal determinante de la excreción de agua libre en el cuerpo, siendo su principal objetivo el riñón , donde actúa alterando la permeabilidad al agua de los túbulos corticales y medulares de gestión colectiva. El agua es reabsorbida por el equilibrio osmótico con el intersticio hipertónico regresando a la circulación sistémica.

En definitiva, existirá una disminución en la capacidad de concentrar la orina debido a una resistencia a la acción de esta hormona en el riñón, lo que puede aparecer en la insuficiencia renal crónica, la hipercalcemia, hipopotasemia o la enfermedad tubulointersticial; en raras ocasiones, la diabetes insípida puede ser hereditaria.

La forma más común aparece tras un traumatismo o cirugía de la región de la hipófisis o el hipotálamo del cerebro, produciéndose poliuria durante 4 o 5 días para con posterioridad aparecer una fase antidiurética por la liberación de la hormona almacenada, cuando se agotan las reservas y las células que producen la hormona están inactivas hablaremos de diabetes insípida permanente.

El diagnóstico puede resultar difícil en los lactantes y los niños debido a características de presentación no específica, por ejemplo, alimentación deficiente, retraso del crecimiento, irritabilidad, por lo que no debemos descartar un correcto índice de sospecha.

Las cuestiones principales son las de aclarar el diagnóstico y etiología de la diabetes insípida, para establecer el tratamiento adecuado , y lo más importante , el seguimiento de forma periódica para monitorizar el citado tratamiento.

Fuente: Dr. Juan Carlos Moreno
para medicosypacientes.com