Campaña medicina rural

Lunes, 5 Diciembre 2022

Principios para una alimentación adecuada

20/02/2009

Trece consejos básicos de la “Campaña de hábitos saludables”

Madrid, 21 febrero 2009 (medicosypacientes.com)

A través de la “Campaña de hábitos saludables” del Colegio de Médicos de Málaga, se ofrecen trece consejos básicos para mantener una alimentación equilibrada.

Principios para una alimentación adecuada

1.- Dar preferencia a los alimentos de origen vegetal.

“5 al día” (frutas y verduras), cereales, frutos secos, aceite de oliva. Pon color en tu plato. Regresar a productos integrales y a la alimentación rica en fibras.

2.- Disminución de las grasas saturadas.

El exceso en su consumo es la causa de muchas de las actuales enfermedades de la población, entre ellas: arteriosclerosis, hipercolesterolemia o hipertrigliceridemia. La cantidad mínima de ácidos grasos es de 15 a 20 grs. al día. Este aporte sería adecuado con dos cucharadas de aceite de oliva.

3.- Consumir los alimentos a partir de la forma natural.

Los productos procesados industrialmente se tratan con productos químicos que aseguran su buen estado de conservación hasta que se ingieren. Estas técnicas de conservación cambian las cualidades originales de los alimentos (vitaminas) y añaden productos químicos tóxicos para el organismo.

4.- Aumentar el consumo de alimentos crudos: verduras, ensaladas, frutas, nueces, etcétera. La cocción y conservación de los alimentos elimina gran parte de los nutrientes más relevantes. Recientes investigaciones demostraron la importancia protectora de los nutrientes antioxidantes encontrados en las frutas y las verduras frescas.

5.- Preparar las comidas con alimentos frescos y de temporada. Condimentar con especias.

Si se adapta la temporada de cada alimento a su ingesta mejorará el equilibrio y variedad nutricional que necesita su organismo. Su cuerpo requiere más de 40 diferentes nutrientes para estar sano; la variedad en la dieta es esencial para la salud, además de hacerla más atractiva y placentera.

6.- Reduzca la sal a lo mínimo.

El ser humano sólo necesita de 3 a 4 grs. al día, ya que al consumir verduras y frutas en crudo se garantiza el aporte de sodio y cloro necesarios. Cambie la sal por otros condimentos. Para endulzar es preferible emplear la miel, el concentrado de manzana, el azúcar de caña o la fructosa.

7.- Consumo suficiente de líquidos.

El agua es esencial para los procesos y el funcionamiento correcto de nuestro organismo. El aporte necesario de agua para una persona es de dos a tres litros diarios. Se recomienda beber con regularidad. Si le cuesta trabajo beber agua, tómela en forma de infusiones, zumos naturales recién exprimidos de frutas o verduras o en caldos.

8.- Evitar alimentos con tratamientos tecnológicos, genéticos o irradiados.

En la actualidad, la sociedad de consumo y las industrias químicas incitan a consumir cada vez más productos manufacturados o procesados industrialmente. Es difícil conocer ahora las consecuencias derivadas de la modificación de la naturaleza de los alimentos. Al consumirse alimentos de los que se desconoce su origen se puede poner en peligro la salud.

9.- Consumir productos de agricultura biológica.

Estos productos se obtienen a través de un sistema agropecuario basado en la producción de alimentos sanos al respetar el medio ambiente (fertilizantes, herbicidas, etc. ) que colaboran en la preservación de nuestros recursos naturales.

10.- Dar preferencia a productos regionales.

Se suele decir "La naturaleza es muy sabia", lo cual es muy certero; el ecosistema y su biodiversidad son las bases sobre las que se asienta el sistema agropecuario de cualquier región, desarrollando el nacimiento de su cultura.

11.- Dar preferencia a productos cuyo embalaje o envoltorio no dañe el medio ambiente.

Utilícense bolsas textiles o cestas para las compras diarias. De este modo se elude el uso de las bolsas de plástico, las que, además de no ser degradables, requieren mucha energía para su fabricación. Los embalajes de los productos que por lo común se consumen son residuos.

12.- Reducir el consumo de alimentos de origen animal.

En la actualidad, la carne animal es a menudo un producto de baja calidad que ha sufrido muchas alteraciones en el procesado (tratamientos con hormonas, antibióticos, etc.).

13.- Eliminación del tabaco y eliminación o reducción de alcohol.

El tabaco mata, causa graves enfermedades y reduce la duración y la calidad de vida de los fumadores. Abusar del alcohol puede acarrear graves problemas para su salud física, además el abuso del alcohol está estrechamente ligado con los accidentes de tránsito, que a su vez constituyen una de las causas más frecuentes de muerte y lesiones graves en Occidente.

Más información: