Campaña medicina rural

Sábado, 4 Febrero 2023

Médicos y farmacéuticos abogan por la unidad del sector sanitario y solicitan un Pacto de Estado por la Sanidad para afrontar los retos de la sostenibilidad del SNS

10/10/2011

Médicos, farmacéuticos e industria farmacéutica han abogado por la unidad del sector sanitario para afrontar los restos de la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, en la jornada “Impacto del Real Decreto de Reducción del Gasto Farmacéutico en el sector: amenazas y oportunidades” organizada por la Fundación para la Investigación de la Salud en la que han participado, entre otros, el doctor Serafín Romero, secretario general de la Organización Médica Colegial (OMC)

Madrid, 7 de octubre 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Participantes en la jornada.

La Jornada fue presentada por el director general de Fuinsa, Antón Herreros, y en el primer debate, moderado por Francisco Fernández Rodríguez, director de Correo Farmaceútico, participaron, además del doctor Serafín Romero, Alberto García Romero, Presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, y Juan Ignacio Güenechea, Vicepresidente de Cofares.

El doctor Serafín Romero, expuso la opinión de la profesión como representante de la OMC y dijo que “ha llegado la hora de caminar hacia la unidad del sector sanitario para garantizar la sostenibilidad y la calidad del sistema porque si no, corremos el riesgo de entrar en un síndrome de Estocolmo y de tanto decir que esto está muy mal, no seamos capaces de reconocer las posibilidades de eficiencia así como la necesidad de destinar mas recursos a nuestra sanidad".

El secretario general de la OMC explicó lo que supone para los médicos prescribir por principio activo, “siempre que se respete la libertad de prescripción que se basa en la capacidad del médico de mantener la autoridad clínica con responsabilidad" tal y como se recoge en el Código de Deontología Médica recientemente aprobado por la OMC. Recordó que este modo de prescripción por principio activo recogido en el Real Decreto a debate, ya se promovía en en la Ley de garantías y uso racional del medicamento y productos sanitarios, y afirmó que este modelo de larga trayectoria y experiencia en Andalucía es ya una realidad y más del 84% de las prescripciones de Atención Primaria se hacen por principio activo, así como en muchos hospitales del ámbito nacional se prescribe por principio activo o existen protocolos de intercambio terapéutico para los tratamientos más habituales de los pacientes que ingresan.

Para el doctor Serafín Romero, “la libertad de prescripción no debe considerarse como un bien absoluto sin barreras ni límites” y “no hay que olvidar que en la medicina actual, libertad, responsabilidad y competencia están muy estrechamente imbricadas y son inseparables de las cuestiones científicas, socio-laborales y económicas que son ineludibles en la toma de decisiones”.

Señaló como riesgos de este modelo la suprautilizacion (duplicidad marca-generico) o infrautilización del medicamento, la llamada bioapariencia (presentación del medicamento) que puede llegar a provocar confusión en pacientes mayores así como los tiempos de implementación que de hacerse de forma brusca conllevaría a un aumento de efectos adversos en relación a lo anteriormente comentado y que afectarían principalmente a pacientes ancianos, polimedicados y pluripatologicos, que generalmente viven solos y que en muchos casos padecen alteraciones cognitivas.

Precisó que la postura de la OMC ante este decreto, es “una postura desde el punto de vista ético y deontológico porque es una organización de derecho publico, que representa a la profesión medica, de forma independiente y autónoma". Destaco igualmente que en nuestro país no se dispensa por principio activo y si por marcas o genéricos y es ahí donde los médicos hemos perdido la posibilidad de decidir, ya que esa función recae en la actualidad en el farmacéutico.

El director general de la Fundación para la Investigación de la Salud (FUINSA), Antón Herreros, explicó que esta jornada partía del análisis del impacto del Real Decreto de Reducción del Gasto Farmacéutico, que según el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, prevé un ahorro de 2.400 millones de euros, sin que se haya publicado memoria económica del mismo. El responsable de Fuinsa expuso que, haciendo cuentas de la repercusión directa de sobre los impuestos que se dejen de cobrar con esta medida, de los costos para el Estado representará el desempleo que en Farmaindustria afectará a 5.000 personas de trabajo estable y otras 15,000 de puestos indirectos y lo que supondrá la reducción de los ingresos por IVA, el ahorro para el Gobierno, no alcanzaría los 1.000 millones de euros, por lo que se preguntó si esta medida económica es realmente una medida económica.

Antón Herrero aseguró que los medicamentos son pilares estratégicos de la sanidad y no pueden ser moneda de cambio y dijo que estas medidas de reducción del gasto farmacéutico repercutirán en la calidad de asistencia farmacéutica y también en la investigación sobre los medicamentos. Abogó por un pacto de Estado con el Gobierno, Comunidades Autónomas, profesionales de la sanidad, farmacéuticos, empresas de tecnología e industria para abordar la sostenibilidad del sistema y que la sanidad deje de ser una moneda de cambio.

Por su parte, Alberto García Romero, Presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, puso de manifiesto que este Real Decreto ha tenido un impacto en la facturación de las farmacias de Madrid del 9,8%, y que la situación de financiación por falta de liquidez presupuestaria en Castilla-La Mancha, Murcia y Baleares, se va extendiendo cada día como una mancha de aceite a todas las comunidades autonomas. Dijo que esta situación provocará cierres de farmacias, pérdida de puestos de trabajo y falta de recursos para investigación. Y abogó por un cambio en el sistema retributivo, un cambio hacia un modelo de cartera y de catálogo de servicio y modelos alternativos de ingresos que permitan cierta independencia del SNS.

Finalmente, Juan Ignacio Güenechea, Vicepresidente de Cofares y farmacéutico en ejercicio, dijo estar “cansado de buscar oportunidades bajo amenazas y presión continua”, por lo que pidió a los partidos políticos que tienen ahora, con las elecciones, “una oportunidad de oro para proponer cómo se estructura la demanda de la sanidad en España, sin miedo –dijo- a hurtar el debate del copago, como se hace en otros países” y pidió una revisión del modelo de financiación desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo y un pacto de Estado para desarrollar un nuevo modelo sanitario.