Campaña medicina rural

Sábado, 3 Diciembre 2022

Los médicos de todo el mundo, comprometidos en la lucha contra el cambio climático

20/10/2010

La Asociación Médica Mundial (AMM) insta a los gobiernos a considerar la importancia del cambio climático y su impacto en la salud pública y muestra su disposición a colaborar con todos los agentes para mitigar en todo lo posible los efectos del cambio climático sobre la salud. En su última asamblea general dedicó una intensa sesión científica a abordar este problema del que "Médicos y pacientes" les ofrece una amplia crónica

Madrid, 19 de octubre 2010 (medicosypacientes.com)


Descripción de la imagen

Durante la última asamblea general de la asociación Médica Mundial (AMM) se ha prestado una especial atención al cambio climático y sus efectos en la salud de la población. A tal efecto se ha dedicado una amplia sesión científica a abordar este problema. La sesión fue presentada por la Dra. Ruth Collins, de la Asociación Médica de Canadá (AMC) e inaugurada por el Ministro Federal de Salud de Canadá, contando con la participación de numerosos expertos internacionales sobre la materia.

Este asunto, que se ha convertido en uno de los centrales para la AMM, ha sido siempre dirigido y gestionado por la AMC que está muy comprometida con los temas medioambientales, al igual que la sociedad canadiense. Ellos elaboraron los proyectos que luego se aprobaron como Declaración de Nueva Delhi, en la Asamblea General de la AMM de 2009 sobre “Salud y cambio climático”.

La AMM insiste en que hay que mitigar las emisiones con efecto invernadero para preservar el medio ambiente y aumentar los beneficios para la salud pública. También hay que movilizar a la sociedad civil sobre este asunto e incluir la salud en el centro del debate sobre el cambio climático, aumentando la voz de la comunidad médica como importante actor en los debates sobre el clima.

Los dos mensajes clave que desean hacer llegar a los políticos de todo el mundo son:

- Asegurar la importancia del impacto del cambio climático en la salud pública, dada su trascendencia para la salud y la vida, tal como ha expresado la OMS.

- Aumentar el conocimiento de los beneficios que sobre la salud pública provoca la mitigación del cambio climático, instando a los Estados a disminuir las emisiones de efecto invernadero.

Todo esto debe ser una acción urgente que tome las medidas adecuadas, promueva la investigación, la sensibilización médica y social, la investigación y la formación sobre estos problemas, asegurando una información destinada a la población general continua, adecuada y rigurosa sobre este serio problema medioambiental y de salud pública que condiciona el futuro de la humanidad y sobre el que la AMM se compromete a informar y sensibilizar a los médicos, instándoles a actuar para mitigar los problemas derivados del cambio climático, colaborando también con gobiernos y organizaciones especializadas y comprometidas, como la OMS, y ONGs para optimizar los resultados.

Resumen de la sesión científica de la AMM sobre “Salud y medio ambiente”

La sesión científica comenzó con un resumen de las iniciativas actuales de la AMM y de la AMC sobre salud y medio ambiente, calificadas de activas y comprometidas, especialmente tras la convocatoria del Foro mundial de Copenhague sobre Cambio Climático (CC). En este momento la estrategia de la AMM trata de conseguir el reconocimiento internacional de la importancia del impacto del medio ambiente y del CC sobre la salud, como uno de los factores principales del problema del CC y por otra parte unir su estrategia con la OMS en esta misma dirección.

Tras exponer las iniciativas de la AMM y la AMC, el Dr. Michael Marmot, un prestigioso experto de la Asociación Médica Británica, expuso los determinantes sociales de la salud ambiental, recalcando la importancia del medio ambiente para la salud, las desigualdades de todo tipo que originan cambios importantes en la salud y cuya localización no sólo es global sino también local; de ahí que en una misma ciudad existan evidentes y grandes diferencias entre zonas y barrios en función de factores que no sólo son económicos. Aunque la pobreza es un determinante fundamental en salud, no siempre es decisivo, y así citó por ejemplo cómo la esperanza de vida de la India (62 años) es superior a la de algunas zonas de Glasgow de buen nivel socioeconómico, en donde la herencia, las enfermedades crónicas y factores como la alimentación, el alcohol, el tabaco y las drogas -entre otro- condicionan una esperanza de vida de 55 años. De esta forma concluyó señalando que no siempre la renta es un determinante directo de la salud. También advirtió que la población mundial llegará hasta los 8.000 millones de personas en el año 2030 y este hecho condicionará la salud por el aumento de la demanda de alimentos, que superará en más del 50% la actual demanda, y de igual forma aumentará también la demanda de agua y energía, todo lo cual, en su conjunto, condicionará el futuro de nuestra salud.

Los expertos de la AMM insistieron en que hay que seguir investigando el origen de los problemas relacionados con el CC y la salud, sus determinantes sociales, físicos, sociales, económicos, etc.; y que las políticas de salud deben tomar medidas contra las desigualdades en salud, por razones no sólo sanitarias, sino también morales y de justicia social.

El Dr. Bassani de la Universidad de Toronto (Canada), presentó su disertación sobre la calidad del aire interior en los países en desarrollo, especialmente en las zonas urbanas, donde hay preocupantes datos del impacto sanitario al producirse desequilibrios entre la producción incontrolada, a veces desmedida, y el olvido de los efectos medioambientales. Comentó como se ignora el impacto medioambiental y cuando se actúa, se busca con frecuencia sólo el efecto inmediato, ignorando la sostenibilidad de los sistemas de producción con crecimientos a veces incontrolados.

De la mano del Dr. Shin, de la Asociación Médica de Corea del Sur, se presentó un nuevo enfoque estratégico en el manejo internacional de productos químicos y sus consecuencias sanitarias, asunto sobre el que se informó hace dos años en la Asamblea de Seúl y que ahora se actualiza con nuevos datos y recomendaciones, tras haber efectuado el seguimiento oportuno. También se puso al día uno de los asuntos recurrentes en la preocupación de la AMM, los problemas de salud que genera en todo el mundo el mercurio y la toxicidad enorme que provoca, así como su eliminación en la atención médica.

Por su parte, la Dra. Collins-Nakai, de Canadá, presidenta del grupo de trabajo de la AMM sobre Medio Ambiente y Salud, expuso los trabajos que su grupo realizada, seguidos por la intervención del Dr. Alan Abelsohn de la universidad de Toronto, quien disertó sobre el impacto del cambio climático en la salud y los cambios económicos, sociales y sobre todo sanitarios que provoca. Expuso las consecuencias probadas del CC como una redistribución de vectores responsables de numerosas y graves enfermedades transmisibles, con enorme impacto en la salud pública mundial y sobre todo en determinadas áreas del planeta. Otras consecuencias a las que se refirió fueron el empeoramiento de enfermedades crónicas cardiovasculares y endocrinas, desequilibrios en la agricultura, la alimentación y el agua, enfermedades y emigraciones que socavarán los sistemas sanitarios de las zonas más desfavorecidas de la tierra.

Ampliando la cuestión al ámbito urbano, el Dr. Lawrence Frank, de la Universidad de British Columbia, se centró en el entorno construido y la sotenibilidad. El Dr. Ray Copes, de la misma universidad, disertó sobre las medidas de adaptación a nivel local y regional para mitigar el impacto del cambio climático en la salud y el Dr. R. Walker de Halifax expuso la relación entre el medio ambiente y la salud infantil que tiene un impacto considerable, especialmente en las zonas donde el CC está teniendo mayor repercusión, sobre todo en los niños ya que estos son más vulnerables y sufren en mayor medida sobre las consecuencias de estos cambios. Destacó también la intervención del Dr. Kue Young, de la universidad de Toronto, quien ofreció el panorama actual de la salud y el medio ambiente en los pueblos indígenas de los polos, exponiendo la realidad actual y los riesgos a los que se someten los habitantes de las zonas polares en todos los órdenes de la vida como consecuencia del deshielo del casquete polar Ártico consecuencia del CC, reduciendo y modificando su hábitat y sus condiciones de vida.

Finalmente la Dra. Collins-Nakai resumió las conclusiones de la jornada e insistió en la importancia de que los líderes mundiales reconozcan que el CC es un tema clave de salud, que los gobiernos deben considerar el apoyo a la adaptación y mitigación de los efectos del CC en los países en desarrollo, como una oportunidad para abordar las “enfermedades de la pobreza” que el CC incrementará, afectando sustancialmente a los “objetivos del milenio”.