Campaña medicina rural

Sábado, 3 Diciembre 2022

La profesión demanda una mesa única de negociación para los médicos

16/12/2010

Con el objetivo de demandar que las mesas de negociaciones sobre cuestiones médicas estén realmente impregnadas de profesionalismo y que estén representadas por médicos, la Federación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (FEMYTS) ha celebrado una nueva sesión de su foro "Círculo Sanitario" al que fue invitado a participar el presidente de la OMC, el doctor Rodríguez Sendín

Madrid, 16 de diciembre 2010 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Participantes en el Foro
"Círculo Sanitario".

La Federación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (FEMYTS) organizó, ayer miércoles, 15 de diciembre, una nueva sesión de su foro "Circulo Sanitario", en esta ocasión focalizado en la etapa que atraviesa la Sanidad, convertida en objeto de confrontación política y utilizada como arma arrojadiza, según se puso de manifiesto. El objetivo ha sido trasladarla a otro escenario de debate constructivo y analizar de paso el estado del ámbito de negociación del que disponen actualmente los médicos.

Fueron invitados a participar en esta sesión, bajo la coordinación del coordinador general de FEMYTS, el doctor Javier López de la Morena, los doctores Juan José Rodríguez Sendín, representante de la Organización Médica Colegial (OMC); Patricio Martínez, secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM); Julián Ezquerra, secretario general de la Asociación de Médcios y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS); y Antonio Gallego, secretario general de Metges de Cataluña.

De la Jornada se extrajeron como principales conclusiones la demanda de una mesa única de negociación para los médicos; reforzar el profesionalismo con todas las obligaciones y derechos que conlleva; así como la necesidad de un mayor acercamiento entre los distintos tipos de organizaciones médicas, de tal manera que los esfuerzos que se aúnen conduzcan a algo positivo para la profesión, ya que, como señaló el doctor Rodríguez Sendín y reiteraron otros intervinientes "al fin y al cabo éstas no se focalizan en personas concretas sino en instituciones que van a quedar como herencia para las próximas generaciones de médicos".

Descripción de la imagen

El doctor Rodríguez
Sendín, durante su
participación.

El presidente de la OMC abogó por potenciar el nuevo profesionalismo médico que significa para la práctica asistencial el compromiso con la competencia, la integridad, la moralidad, el altruismo y la promoción de un bien social preferente como es la salud. Este profesionalismo viene a dinamizar la deontología y la ética profesional, las completa y no las sustituye, poniendo al día sus principios y normas y transmitiendo un impulso de mayor y más activa responsabilidad ante los ciudadanos y la sociedad en general.

"Nuestra profesión arroja mucha visibilidad social, muy diversificada y diferenciada, y con perfiles específicos competenciales, lo que contribuye al cambio de las condiciones del ejercicio profesional", tal como señaló el presidente de la OMC. Sin embargo, como añadió, "los compromisos de los médicos no son los mismos que en otras profesiones del sector, en nuestro caso nos obligan a maximizar eficacia y eficiencia y, en consecuencia, a mejorar nuestros comportamientos, lo cual puede entrar en colisión con los intereses de otros agentes".

Asimismo, el doctor Rodríguez Sendín subrayó la capacidad de respuesta previsible del médico cuando la gestión de los recursos públicos no se considera correcta "así ha quedado demostrado tras la crisis de la gripe A, que ha constituido un verdadero aviso para quien esté en disposición de oírlo".

Finalmente, enumeró una serie de necesidades que, desde su punto de vista, requiere el SNS, tales como: la definición de una cartera de servicios común; el control del crecimiento del gasto farmacéutico; la evaluación y seguimiento de las nuevas tecnologías; la interoperabilidad de los sistemas de información sanitaria; asi como un refuerzo de la Atención Primaria.

Ámbito de negociación
regulado a nivel nacional

Descripción de la imagen

El consejero de Sanidad
de la CAM clausuró
la jornada.

Como señaló, por su parte, el secretario general de la CESM, el doctor Patricio Martínez, "no pretendemos invadir las competencias autonómicas en materia laboral, sino de establecer unos mínimos que se apliquen homogéneamente en todas las comunidades”, insistió Martínez, quien añadió que al ámbito de negación estatal, actualmente en vía muerta, debe corresponderle igualmente abordar la homogenización o equivalencia de niveles entre las carreras profesionales autonómicas, el desarrollo profesional, y la delimitación de competencias, funciones, cargas de trabajo y responsabilidades de cada profesión sanitaria.

Martínez propone, asimismo, desterrar el concepto de "trabajador de la Sanidad" y sustituirlo por el de "médico comprometido con los valores de la profesión", siendo éste el camino hacia el profesionalismo del siglo XXI.

El secretario general de Metges de Cataluña, el doctor Antoni Gallego, también arrancó su exposición de la premisa con que "la negociación colectiva clásica se ha agotado", es por ello que también reivindicó una mesa de carácter médico para lo cual se necesita, entre otras cosas, una mayor sinergia entre los distintos tipos de organizaciones: Colegios de Médicos, Sociedades, Sindicatos, etc.

La clausura de la sesión corrió a cargo del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, quien hizo hincapié en la necesidad de "hablar mucho" con los profesionales del sector, tarea que, según ha dicho, fue la primera recomendación que le hizo Aguirre a su llegada al cargo. "Es por ello que en los nueve meses que llevo en el cargo he mantenido cerca de 230 encuentros con médicos madrileños", tal como aseguró el consejero de Madrid. Para Fernández-Lasquetty, este diálogo continuo con los médicos es "algo de lo más útil que he hecho, ha sido esencial y pretendo que lo siga siendo".

El responsable de la Sanidad madrileña aprovechó su intervención para criticar la "rigidez" de alguna de las normas nacionales que rigen desde hace décadas. En ese sentido abogó por que el "ámbito de la negociación sea una cuestión regulada en normas de carácter nacional". "No pueden existir ámbitos de negociación diferentes con grupos diferentes", tal como concluyó.