Campaña medicina rural

Sábado, 3 Diciembre 2022

Entrevista con el director de la Organización Nacional de Trasplantes, el doctor Rafael Matesanz

29/07/2011

"En nuestro sistema sanitario predomina un clima y una actitud muy positiva hacia la donación de órganos, tanto por parte de los usuarios como de los profesionales, situación que ha cambiado con respecto a hace 20 años"

El aumento de la calidad de vida de la población española y la respuesta a sus problemas de salud por parte del sistema sanitario ha provocado, por otra parte, un descenso significativo de muertes por causa cerebral y por accidentes de tráfico, lo cual ha repercutido en la tasa de donaciones de los últimos años. Es por ello que desde la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) se viene trabajando en la reorientación del modelo español con la introducción de nuevos parámetros como es la involucración de todo el hospital en el proceso de donación, a lo que está contribuyendo, significativamente, la "Guía de Buenas Prácticas en el Proceso de Donación de Órganos", tal como explica su director, el doctor Matesanz en esta entrevista concedida a “Medicos y Pacientes”, en la que también muestra su satisfacción por las recientes condecoraciones otorgadas por la Organización Médica Colegial en reconocimiento a su labor en el terreno de los trasplantes y a la de la ONT

Madrid, 29 de julio 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Dr. Rafael Matesanz.

-En España, las mejoras en la calidad de vida de la población han provocado un descenso de fallecimientos por muerte encefálica y accidentes de tráfico ¿Se han resentido, a consecuencia de ello, las donaciones de órganos?

-A principios de los años 90, las donaciones por accidentes de tráfico mortales ascendían a un 45 por ciento, mientras que el año pasado se ha reducido a un 5 por ciento, y estimamos que este año nos vamos a quedar en un 3 por ciento. Es evidente que asistimos a un descenso lógico en la donación, y en cierto modo hay que felicitarse por ello, debido a que se están produciendo menos muertes por causa cerebral y por accidentes de tráfico. Ello significa que para mantener los niveles de donantes que, afortunadamente, estamos obteniendo y manteniendo tenemos que afinar al máximo.

-Estos resultados, ¿se puede decir que son fruto de la eficacia del modelo español de trasplantes y de haber dado un giro en la búsqueda de un nuevo perfil de donante?

-Se puede decir que es en este contexto al que antes he hecho referencia en el que surge nuestro proyecto “Benchmarking”, consistente en una metodología industrial aplicada a numerosos procesos concretamente en Sanidad y que decidimos trasladar a la donación de órganos. Contiene una filosofía tan sencilla como es la de “fijarnos y tratar de aprender de aquéllos que mejor lo hacen”, pero no por impresiones, que ésas las tenemos todos, sino analizando el proceso de donación desde el principio hasta el final. Se valora hospital por hospital, y una vez que vemos quien lo hace mejor, con esta metodología acabamos detectando por qué lo hace mejor. El objetivo es ése, saber por qué se están obteniendo los mejores resultados en un aspecto determinado del proceso en un centro hospitalario concreto. Este trabajo nos ha llevado más de tres años con la implicación de gente de todo el sistema, pivotado por médicos de la ONT, pero con una comisión con coordinadores autonómicos y hospitalarios de toda España.

-¿Existen experiencias sobre este tipo de procedimientos en otros países? ¿qué utilidad se le da a los resultados arrojados?

-Es la primera vez que se hace de una forma reglada en todo el mundo, que se aplica la metodología antes citada y que se analiza lo que ocurre antes de la UVI, dado que en nuestra intención también entraba retroceder un escalón y trabajar en la detección del posible donante antes de llegar a la UVI, fundamentalmente, se trataba de actuar con los médicos de urgencias, con los neurólogos, con las unidades de ictus. Todo ello también lo hemos analizado. Una vez detectado el grupo de los mejores hospitales, en cada uno de estos pasos, se elaboró la “Guía de Buenas Prácticas en el proceso de Donación de Órganos”, y ahora nos encontramos en la fase de su implantación, con la que empezamos a finales de 2010.

-¿A quiénes van dirigidas concretamente las recomendaciones recopiladas en la citada Guía?

-La filosofía de la guía radica en que hay que implicar a la práctica totalidad del hospital y de etapas anteriores en el proceso de donaciones, dado que, por ejemplo, los servicios de urgencias y emergencias tienen una labor fundamental, al igual que los de Neurología. El objetivo es el dar a conocer dichas prácticas para que los destinatarios de estas recomendaciones valoren la posibilidad de incorporarlas en lo posible y con las adaptaciones necesarias a su metodología de trabajo.

-¿El primer nivel asistencial tiene también su papel en la captación de donantes?

-Independientemente de que la Atención Primaria tiene un hueco en todas las áreas de la Sanidad, y aunque no tenga una acción directa en el proceso estricto de la donación, sí es cierto que tiene y ha tenido a lo largo del tiempo su valor como factor modulador de potenciar la idea de la donación entre las personas para que éstas muestren una empatía hacia la donación. Puede, incluso, tener una acción directa, puesto que el colectivo de urgencias está formado muy mayoritariamente por médicos de primaria, y el hecho de que desde la A.P. o desde puntos de atención continuada se desvíen a los pacientes de una manera adecuada, puede influir decisivamente al obtener un potencial donante. Es un papel, sin duda, relevante el del médico de Primaria en este sentido. En general, en nuestro sistema sanitario predomina el ambiente y la actitud muy positiva hacia la donación de órganos tanto por parte de los usuarios como de los profesionales, situación que no era así hace una veintena de años. Y haberlo logrado es el resultado de la labor de mucha gente, de muchos años y no ocurre lo mismo en otros países.

-Para finalizar, ¿cómo ha acogido la concesión, por parte de la OMC, de la máxima condecoración profesional que otorga esta institución en reconocimiento a la labor individual realizada por Vd. en el terreno de los trasplantes, y a la organización que ha sido capaz de consolidar el modelo español y exportarlo a nivel internacional?

-La concesión de esta condecoración por parte de la Organización Médica Colegial supone para mi una gran satisfacción por la distinción que se nos otorga por parte de la profesión médica. Si una distinción suena de por sí bien, si, además, viene de los propios compañeros, mucho mejor. Es de agradecer, además, una de ellas, la destinada al conjunto de la ONT, me produce aún más satisfacción puesto que recae en aquellas personas que se dedican y vuelcan día a día para mantener nuestro modelo de trasplantes, a lo que he de añadir que la ONT es la obra de mi vida.