Campaña medicina rural

Sábado, 28 Enero 2023

Colegio de Médicos de Segovia: "Hay que sentarse con los políticos y hablar con ellos, 'pues el barco se hunde'"

22/10/2012

El Colegio de médicos de Segovia y el doctor Juan Gérvas organizaron, recientemente un seminario sobre  "El Futuro Del Sistema Sanitario En España", que contó con la participación de médicos, enfermeras, y una representación de los ciudadanos. Juntos debatieron en Segovia desde una óptica sanitaria, cómo se ha llegado a la actual situación de crisis no solo económica sino de concepción de un modelo sanitario

Segovia, 22 de octubre 2012 (medicosypacientes.com)

El Colegio de médicos de Segovia y Juan Gérvas han organizado un seminario sobre  El Futuro Del Sistema Sanitario En España, el pasado 17 de Octubre, médicos, enfermeras, y una representación de los ciudadanos debatieron en Segovia desde una óptica sanitaria, cómo hemos llegado a esta situación de crisis no solo económica sino de concepción de un modelo sanitario.

En el debate no solo se trató como los Administradores Públicos han utilizado la sanidad a modo de juguete político para ganar elecciones, tuvieran sus acciones un resultado positivo en salud o no, sino también como esta misma administración ha hecho caso omiso de los mensajes de alarma que los profesionales enviaban, en el sentido de que esta forma de crecimiento era absolutamente negativa para la sociedad.

También se entonó un “mea culpa” a la hora de abordar el ejercicio de la medicina con una aptitud mas laboralista que profesional, que permite en una parte del colectivo médico preocuparse casi con la misma intensidad del horario laboral que del tratamiento de sus pacientes.

La presión de la industria y no solo farmacéutica y  el consentimiento tácito de las partes implicadas en la sanidad, ha propiciado la creación de enfermedades inexistentes para las cuales hay que prescribir medicamentos innecesarios y a veces dañinos, de tal forma que hemos creado a un ciudadano aterrado por sus posibles enfermedades y, que a pesar de tener montañas de información a su alcance, es absolutamente dependiente de decisiones que emiten otros sobre su salud, ya sea por la venta de productos alimenticios para mejorarla o pastillas para prevenir una enfermedad que  posiblemente nunca reduciría ni su calidad ni su cantidad de vida. La presión ejercida por todos estos factores y grupos de interés ha propiciado un ciudadano ajeno a la razón en materia sanitaria y una clase política que se ha aprovechado de este terror social a enfermar.

En todo este contexto surge una crisis económica y la administración pública, sin sentarse a hablar con los profesionales, decide que hay que ahorrar como sea y de donde sea, sin un plan meditado, sin una reflexión sobre de los problemas estructurales que han afectado a la sanidad española, sino única y exclusivamente con una visión de recortes, que comienzan por las partidas mas fáciles; en este sentido no se contempla que para evitar el derroche propiciado por las Comunidades autónomas con su gestión sanitaria, que deba existir una financiación finalista de la sanidad, ni se contempla que el hospital debe ser un centro de alta resolución y no de seguimiento de enfermedades crónicas, ni se contempla que la sociedad española ha variado en sus costumbres, en sus horarios, en la composición de las familias y  en las redes sociales que rodean a nuestros escasos niños y a nuestros mayores.

 La conclusión del seminario es que el médico y la enfermera deben estar absolutamente implicados en las decisiones políticas sobre la salud en España y no desde un concepto exclusivamente estadístico o economicista de cortas miras, sino abordando los problemas de salud reales de los ciudadanos y teniendo la fuerza moral y administrativa para evitar los problemas de salud imaginarios y creados interesadamente, comprometiéndose a intentar curar si es posible y sino a mejorar la calidad de vida de aquél que sufre por enfermedades