Campaña medicina rural

Lunes, 5 Diciembre 2022

Aumenta el número de pacientes terminales que prefiere fallecer en su casa a morir en el hospital

21/05/2012

El papel del médico de familia es fundamental en el abordaje de los pacientes terminales, ya que “cada vez, un número mayor de estas personas desean fallecer en su casa”. Así lo señaló la doctora Milagros Zardoya, presidenta del Comité Organizador de las II Jornadas de Atención Primaria de Navarra, organizadas por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), cuyo tema central fueron los cuidados paliativos

Tudela, 22 de mayo de 2012 (medicosypacientes.com)

El papel del médico de familia es fundamental en el abordaje de los pacientes terminales, ya que “cada vez, un número mayor de estas personas desean fallecer en su casa”. Así lo señaló la doctora Milagros Zardoya, presidenta del Comité Organizador de las II Jornadas de Atención Primaria de Navarra, organizadas por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), cuyo tema central fueron los cuidados paliativos

Según la doctora Zardoya, el rol del médico de Atención Primaria (AP) en los cuidados paliativos debe centrarse en “cuidar, informar y aplicar tratamientos si proceden. Es importante saber identificar los síntomas de una agonía, para lo cual existen una serie de criterios que los profesionales del primer nivel asistencial han de conocer para contribuir a una muerte digna sin sufrimientos añadidos”.

Entre otros temas, las Jornadas abordaron el uso de la sedación paliativa -que la Dra. Zardoya quiso dejar claro que “nada tiene que ver con la eutanasia”-, la atención a las urgencias y la comunicación entre el médico, el paciente y la familia.

En ese sentido, el doctor Luis Mendo, presidente de SEMERGEN Navarra, explicó que “el médico de AP es el profesional más implicado en la fase final de la vida del paciente, al que acompaña, aconseja y alivia en los momentos más difíciles que afronta, como la fase final de su vida. La relación previa de años entre médico y paciente hace muy especial estos momentos para ambos”.

En Navarra, tres de cada cuatro casos de cuidados paliativos son atendidos en primera instancia conjuntamente por un equipo de Atención Primaria y uno de Atención Domiciliaria con Equipo de Soporte (ESAD). En 2011, 616 pacientes entraron en el programa del ESAD y estuvieron una media de 41 días en él. Este equipo de profesionales, compuesto por tres médicos y 3 enfermeros, recorrió para atender a estos pacientes más de 64.000 km.

Por su parte, la Unidad Hospitalaria de Cuidados Paliativos navarra registró el pasado año 420 ingresos -el 40 % derivados por ESAD-, los cuales tuvieron una estancia de 18 días de media y de los que obtuvo el alta domiciliaria un 20%.

SEMERGEN alerta de la necesidad de aumentar el personal de las unidades de cuidados paliativos

Los cuidados paliativos son situaciones especialmente complejas; el médico necesita formación y tiempo para poder atender las necesidades del paciente y su familia. Por ello, según el Dr. Mendo, las principales necesidades al respecto son “aumentar el personal de las unidades de cuidados paliativos, dar a la AP el tiempo y la capacidad resolutiva que necesita y convertirla en el eje que vertebra el Sistema Sanitario, para poder atender adecuadamente al paciente en cuidados paliativos. Es necesario aumentar el tiempo destinado a la formación del médico”.

Según la Dra. Zardoya, “los equipos de AP, desde cuya perspectiva se desarrollaron estas Jornadas, deben coordinarse con los servicios de cuidados paliativos de la especializada para conseguir una atención continuada”. La presidenta del Comité Organizador recordó que los profesionales del primer nivel asistencial cuentan “con los recursos, los medios y los conocimientos suficientes como para abordar este problema en el domicilio del paciente” y que con reuniones como ésta se intenta que “todos estos conceptos vayan calando en nuestros compañeros, aunque no siempre es fácil”.