Martes, 16 Julio 2019

Pte. Colegio Tarragona: "Apliquemos sentido común para evitar conflictos entre médicos y enfermeros"

Pte. Colegio Tarragona: "Apliquemos sentido común para evitar conflictos entre médicos y enfermeros"

Artículo

El Colegio Oficial de Médicos de Tarragona (COMT) ha lamentado los problemas puntuales que se están dando a partir de la publicación del Real Decreto 954/2015 de 23 de octubre por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, tal como expone en este artículo firmado por su presidente, Dr. Fernando Vizcarro

Tarragona 11/03/2016 medicosypacientes.com/ComTarragona

Dr. Vizcarro, presidente del Colegio de Médicos de Tarragona.

En la línea del comunicado que ha hecho público el Foro de Médicos de Atención Primaria, el COMT considera que estos incidentes se están produciendo por “interpretaciones que no responden a la realidad de las normativas en el día a día del ejercicio de los profesionales”, sobre la base de los principios de atención integral de la salud y para la continuidad asistencial que establece la Ley 44/2003 de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS), donde están fijadas las funciones y competencias que le corresponden a cada profesión para ofrecer la mejor calidad de atención sanitaria a los pacientes.
 
En este sentido, el COMT hace suyo el posicionamiento del Foro de la Profesión Médica (FPME) en relación al debate generado en torno a la publicación de interpretaciones sobre el Real Decreto 954/2015. El COMT considera que en la normativa vigente “queda perfectamente delimitado el campo de actuación y las competencias de las dos profesiones respecto a las responsabilidades de médicos y enfermeros, en relación con los medicamentos sujetos por Ley a prescripción médica”.
 
Del posicionamiento antes mencionado, el COMT manifiesta:
 
1. Que la prescripción de medicamentos sujetos a prescripción médica es inseparable del diagnóstico, aprendizaje del cual se adquiere fundamentalmente en los estudios universitarios del grado de medicina, durante la actividad formativa posgraduada y con la actividad asistencial tutelada. Y, en consecuencia, la prescripción solo es competencia del médico y, en su caso, del odontólogo y el podólogo en el ámbito de sus respectivas profesiones.  
 
2. Que el artículo 3.2 del Real Decreto 954/2015, de 23 de octubre, es coherente con la LOPS, con el orden público, con la equidad, con la buena fe, con el sentido común y con el dictamen que sobre el proyecto de la norma emitió preceptivamente el Consejo de Estado. El R.D. solo despliega un aspecto incluido en la LOPS y no debemos olvidar que un R.D. nunca puede substituir una Ley. 
 
3. Que en defensa de la mejor protección de la salud y de la seguridad de la atención a los pacientes, los médicos deben registrar siempre en la historia clínica las decisiones y ordenes de tratamiento que son de su competencia, así como también tienen que emitirlas y trasladarlas formalmente a los profesionales de enfermería. En ningún caso tienen que asumir funciones que no les corresponden.
 
4. Que algunos médicos se han puesto en contacto con esta corporación poniendo de manifiesto las dificultades para el ejercicio de la profesión como consecuencia de los posicionamientos de determinados grupos de enfermería, que reclaman la documentación escrita de las órdenes y que hasta ahora habrían sido dadas y asumidas verbalmente. Respecto a estas situaciones, el COMT recuerda que la coordinación de los equipos, el establecimiento de las órdenes y su cumplimiento es competencia de los centros a quien corresponde la resolución de los conflictos que se manifiesten. No obstante, el Colegio se pone a disposición de todos los médicos para resolver todas las cuestiones que puedan ocasionarse. 
 
5. Que aboga por la buena relación y trabajo en equipo de todos los profesionales sanitarios, en el marco de los principios de la atención integral de salud y para la continuidad asistencial que establece la LOPS, cada uno en las funciones y competencias que le corresponden, para ofrecer la mejor calidad sanitaria a los pacientes. 
 
6. Que aunque es lícito que cada profesión defienda sus intereses, habría que preguntarse a quién beneficia realmente este ambiente enrarecido que se ha creado a partir de la publicación del Real Decreto. Mientras se generan problemas y controversias entre los profesionales médicos y de enfermería donde antes no existían, los problemas importantes de la sanidad (listas de espera, cierre de plantas y camas de hospital, contratos laborales precarios, la reducción de plantillas, etc.) son silenciados sino olvidados.
 
7. Que quiere hacer un llamamiento a todos los profesionales implicados a volver a actuar con sentido común, como hasta ahora, en un clima de generosidad y colaboración que ha permitido obtener unos elevados índices de calidad en nuestro sistema sanitario.