Lunes, 22 Julio 2019

Dr. Serafín Romero: “40 años de Atención Primaria: de la esperanza a la indignación”

Dr. Serafín Romero: “40 años de Atención Primaria: de la esperanza a la indignación”

Editorial Revista OMC 45

El presidente de la OMC, Dr. Serafín Romero, dedica el editorial de la Revista nº 45 de la corporación médica, a la situación de la Atención Primaria, coincidiendo con el 40º aniversario de la Conferencia Internacional de Alma-Ata. El Dr. Romero esboza una serie de medidas que pasan por una financiación suficiente, una mayor accesibilidad, la adecuación de las plantillas a la realidad socio-demográfica de la población, y el abordaje de fórmulas organizativas que permitan al profesional de disponer de más tiempo en la consulta, un uso eficiente de las tecnologías y una adecuada política de sustituciones, entre otras

Madrid 21/12/2018 medicosypacientes.com

Dr. Serafín Romero.

Coincidiendo con la celebración del 40 aniversario de la Constitución Española que dejo perfectamente preservado el derecho a la salud como un derecho fundamental, tenemos que reflexionar sobre otra efeméride de la que también se cumplen 40 años y que marcó un antes y un después en la Atención Primaria (A.P.). Nos estamos refiriendo a la Conferencia Internacional que se celebró en 1978 en Kazajistán, en la ciudad entonces conocida como Alma-Ata. 
 
El balance de la A.P en España desde su reforma en los años 80 es claramente positivo. Una generación de profesionales dedicó su esfuerzo y su ilusión al trabajo en Centros de Salud, y consiguieron combinar el compromiso secular de los médicos de cabecera con los pacientes en su entorno familiar, con la modernidad científica de la medicina y con las nuevas perspectivas del trabajo comunitario y en equipo.
 
La sociedad cambia; la evolución de nuestro país entre el excesivo hospital centrismo y la contracción económica que en la segunda década trajo la austeridad y la crisis, han castigado doblemente a la A.P.
 
Con una población más envejecida y con más enfermedades crónicas, unos sistemas sanitarios orientados a satisfacer demandas individuales, más que a resolver los problemas de salud, con más carga de enfermedad poblacional, y lo más grave con alto grado de insatisfacción y una pérdida de atractivo creciente para nuestras jóvenes generaciones.
 
De pocos nos ha servido las iniciativas que desde el sector y en particular de los médicos de familia se han ido evanesciendo con el devenir de los días: el Documento de consenso de AP del año 2000 donde se empezaba a alertar de los males que estaban afectando al desarrollo del primer nivel de atención, la Plataforma 10 minutos que dejo efectos colaterales en el camino (y no solo personales), la Estrategia APXXI de gran calado diagnóstico y mejor planteamiento en las claves terapéuticas para las soluciones, y que dejamos ir por la falta de liderazgo profesional y ministerial, la creación del Foro de Atención Primaria y la I Conferencia, y por último nuestra última iniciativa propiciada por las Vocalías de Atención Primaria del CGCO, el Proyecto ap25 con el que queremos reflexionar sobre donde va y, sobre todo, hacia donde debe de ir este nivel asistencial.
 
Pensamos que son necesarias con urgencias grandes medidas como:
 
1. Cualquier reforma debe ir acompañada de una financiación suficiente del primer nivel asistencial. La financiación de la atención primaria debe ser proporcional a la capacidad resolutiva y a la eficiencia asistencial que se le quiera atribuir políticamente. El mayor presupuesto de la atención primaria debería conllevar la prestación de una amplia gama de servicios sanitarios necesarios, de calidad que compita con la atención hospitalaria y cercana al paciente. Con ello, la atención primaria sería atrayente (para pacientes y profesionales) y eficiente (para la sociedad).
 
2. La atención primaria sólo tendrá los mejores niveles posibles de calidad si es efectivamente utilizada por todos los estratos sociales, en especial por aquellos con más capacidad de influir. Centrar nuestros objetivos asistenciales en las necesidades sentidas por la población y facilitar su participación, liderar el cambio de modelo asistencial a la atención a crónicos, retomar las actividades encaminadas a la salud pública y desarrollar la actividad comunitaria son estrategias que potenciar. Las nuevas tecnologías de la comunicación nos abren nuevas experiencias de relación con los pacientes y la comunidad a desarrollar.
 
3. Recuperar la ilusión, adecuando las plantillas profesionales a la realidad socio demográfica de la población a atender, disminuir la precariedad laboral, estimular la participación en la gestión mediante el reconocimiento de la responsabilidad directiva, facilitar la formación médica, el desarrollo profesional continuo y la investigación, una gestión del tiempo encaminada a conciliar la vida familiar y laboral y un sistema retributivo que estimule el desempeño, el compromiso con la organización y el reconocimiento profesional son medidas prioritaria ante cualquier proyecto de cambio.
 
4. Una de las principales quejas y motivos de insatisfacción creciente y crónica de los médicos de atención primaria es la pérdida de control sobre la agenda asistencial y las sobrecargas de trabajo que le impiden el necesario tiempo para la realización de competencias técnicas diagnósticas y terapéuticas con el consiguiente aumento de pruebas complementarias, derivaciones y medicalización innecesarias. Es necesario abordar formulas organizativas que rompan esta tendencia creciente (adecuación de las políticas de sustituciones, definición de roles competenciales y uso eficiente de las tecnologías desde cualquier lugar, incluido el domicilio del profesional)
 
Por todo ello, los profesionales de Atención Primaria hemos pasado de la esperanza al abatimiento, de la resignación a la indignación y ahí es donde hay que buscar la raíz de las últimas movilizaciones, con un horizonte de tormenta que no tiene visos de clarear. 
 
El CGCOM y el Foro de Médicos de Atención Primaria ha reclamado al ministerio de Sanidad, Consumo y Servicios Sociales la inmediata convocatoria de un Consejo Interterritorial monográfico para abordar las reformas urgentes que necesita el sector con los responsables de cada una de las Administraciones autonómicas que son competentes en sanidad. 
 
Necesitamos más que un impulso. Necesitamos el liderazgo de los mejores de la profesión en un ágora común con el compromiso del Ministerio y de las Comunidades Autónomas. 
 
Os esperamos.