Domingo, 24 Junio 2018

Dr. Repullo: "Dilemas insolubles y dolorosos, pero evitables, en el empleo de los médicos"

Dr. Repullo: "Dilemas insolubles y dolorosos, pero evitables, en el empleo de los médicos"

Blog "Repu-nómada

El Dr. José Ramón Repullo, director técnico de la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC), plantea en este artículo, publicado en su Blog "Repu-nómada", los dilemas existentes en el acceso a las vacantes de empleo médico en el Sistema Nacional de Salud

Madrid 05/03/2018 medicosypacientes.com

Dr. José Ramón Repullo

Dr. José Ramón Repullo, director técnico de la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC), ha sido profesor de Planificación y Economía de la Salud de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III.
 
Si una plaza vacante de facultativo especialista se interiniza o eventualiza, se crea una relación de dependencia mutua entre los contratadores (institución y jefe clínico) y el contratado.
 
Al cabo del tiempo, este interino o eventual eternizado es uno más de la familia: si es bueno, se le quiere por su excelente desempeño; si es normal, porque ya se ha acoplado a áreas de subespecialidad, procesos y procedimientos que requieren curvas de experiencia y adaptación muy costosas; incluso, si es mediocre, se le quiere porque es “nuestro mediocre”, y al ser de la familia se contrae una deuda moral basada en la costumbre y la compasión. Sólo los peligrosamente ineptos, los incumplidores, o los tóxicos, llegan a saturar la paciencia de los que conviven en el servicio, y pueden ser expulsados de la tribu a la primera de cambio (que no siempre ocurre…).
 
Como los demás centros y servicios sanitarios hacen lo mismo… el especialista joven que no se ancle en el servicio donde hizo la especialidad, o en uno próximo donde pueda echar raíces… se encontrará a la intemperie profesional. Si hace el hatillo y marcha al extranjero, puede ser que nunca pueda volver… porque los huecos se van cerrando a sus espaldas.
 
Se va preparando una tormenta perfecta: en forma de pregunta…  ¿se sacan las vacantes a concurso o no?; cuando el número se acumula y rebasa el 30%, y la temporalidad se vuelve añosa y estructural, cunde el pánico: ¿cómo no lo vamos a sacar las vacantes para fijar la plantilla?; ¿cómo vamos a tener más de ocho o diez años en precario a un profesional?; ¿qué maltrato es este, y cómo puede arreglar su vida personal y familiar en esta circunstancia de temporalidad?
 
… Pero, aparece el nubarrón en el horizonte: ¿y qué pasa si la plaza la saca OTRO que no es el que lleva toda su vida con nosotros?
 
Y aquí se va configurando el DILEMA: los principios de igualdad, mérito o capacidad en el acceso al empleo público se proyectan en concursos-oposiciones, donde el baremo premia méritos, pero no puede asegurar que “la plaza sea para el candidato interno que la ocupa”; y en la oposición (examen), es lógico pensar que los médicos recién acabados tienen mayor frescura y amplitud cognitiva como para responder bien a lo que se puede-suele preguntar en formatos de examen test.
 
Y el DILEMA se construye sin solución justa posible: los candidatos internos pueden reivindicar derecho por haber sacrificado años de su vida laboral en un centro o servicio, y utilidad por ser los únicos que no generarán un coste de incorporación, adaptación y curva de experiencia. Estas claras ventajas se unen al principio de inercia de los gestores, y a la empatía lógica de los colegas del propio centro; pero no consiguen disipar los problemas legales, ni tampoco ocultar el “pecado original” por el cual iniciaron su vinculación al centro: ser conocidos y reclamados localmente por los clínicos del centro, o aceptados tras una contratación eventual o casual vía bolsa de empleo o substitución coyuntural…
 
… Y los candidatos externos pueden exhibir sus méritos y conocimientos especialistas como un argumento legal y legítimo para exigir un concurso-oposición justo, que pueda permitirles el acceso a puestos hoy ocupados por colegas interinos o eventuales. En ocasiones los que pugnan por las plazas pueden ser médicos con un desarrollo profesional y científico notable en el extranjero o en otras CCAA (ese territorio cuasi-extranjero que hemos ido creando en este fragmentado Sistema Nacional de Salud).
 
Reconozco que no sé cómo despejar este DILEMA una vez que se ha creado. Pero sus efectos son devastadores: porque incentivan comportamientos de alteración de baremación y examen que incurren en el arbitrismo, y bordean la ilegalidad. Y crean más división entre ellos y nosotros, jóvenes y añosos, locales y foráneos… La medicina española no se merece esta nueva fragmentación y crispación, que es evitable en origen.
 
Por eso, creo que la prioridad actual es evitar el problema futuro: el cambio en el sistema de dotación de plazas del personal estatutario, particularmente en el caso de los médicos, de forma que cuando una plaza quede vacante (o cuando lo vaya a ser por calendario conocido de jubilación), salga a concurso inmediatamente, y en pocos meses se sustancie su dotación como personal estatutario fijo (o laboral fijo en caso de ser plantillas no estatutarizadas).
 
PLAZA VACANTE, PLAZA CONVOCADA, y PLAZA RESUELTA en el mínimo tiempo posible…
 
Este “SISTEMA ABIERTO Y PERMANENTE” de dotación de plazas en el SNS pasa a ser una prioridad para su funcionamiento adecuado, para la calidad del servicio, para la calidad de empleo y vida de nuestros facultativos, y … para reconstruir la necesaria hermandad entre los profesionales de la medicina.
 
Hay salidas al dilema; y en ella todos ganamos; pero hay que salir de la inercia y la miopía, y engrasar el proceso de cambio con una buena dosis de talento, y con un poquito de confianza mutua y generosidad.