Jueves, 21 Octubre 2021

Dr. Francisco Javier Barón: “Los tiempos de la Medicina: Cronos y Kairós”

Dr. Francisco Javier Barón: “Los tiempos de la Medicina: Cronos y Kairós”

Artículo de opinión

El Dr. Francisco Javier Barón Duarte, miembro de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), asegura, en este artículo de opinión, “que la sociedad deber hacer un uso prudente de la inteligencia artificial y de la medicina de precisión, que respete la dimensión analógica de la condición humana, los valores de la persona, su dignidad y el bien común”

Madrid 02/09/2021 medicosypacientes.com

Dr. Francisco Javier Barón Duarte, miembro de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) y oncólogo del Hospital Universitario de La Coruña

Afortunadamente asistimos en las últimas décadas a un desarrollo exponencial de los conocimientos básicos y aplicados en Medicina lo que ha permitido un impulso sin precedentes en el conocimiento y resultados de nuestra profesión. Este progreso se ha conseguido a base de la fragmentación inherente a la especialización. Incluso los especialistas médicos se “superespecializan” tempranamente perdiendo la visión globalizadora y la base de conocimiento amplio que soporta ese conocimiento más circunscrito y profundo.

La atención sanitaria es un hecho que hace plantear nuevos modelos de atención. Así podemos leer que “Los internistas buscan nuevos modelos que eviten la atención fragmentada del paciente”[1]. Además, el uso de las tecnologías digitales también fragmenta la atención. Yo, en mi tarea clínica habitual, utilizo en el ordenador 3 a 4 programas de gestión para poder programar tratamientos, solicitar pruebas e Interconsultas y emitir informes cincos. Las pantallas también nos fragmentan y pueden alejar del paciente.

Algunos de los resultados del progreso aplicado en Medicina son las nuevas técnicas que proporcionan habilidades basadas en competencias. Diferenciamos las Soft Skillso competencias blandas basadas en las habilidades éticas, comunicativas, culturales y de otra índole que se suelen considerar de interés secundario frente a las habilidades duras, hard skills, que son las capacidades o habilidades técnicas. Estas habilidades se nutren de datos blandos y duros así llamados por tener semejante consideración que las habilidades blandas y duras.

La relación médico-paciente, esencia de la práctica clínica, se desarrolla en un tiempo y espacio determinado. Cuando hablamos de tiempo solemos referirnos al tiempo asignados a nuestras tareas profesionales en una jornada habitual (el horario de la sesión, agenda de consultas, pase de visita en planta o visita a domicilio etc.) Pero ¿cuánto tiempo se necesita para dar una mala noticia a un paciente o explicar un procedimiento complejo?; ¿5 minutos, 15 minutos, 43 minutos? Y ¿se necesita el mismo tiempo para dar la misma mala noticia y explicar el mismo procedimiento a un anciano de la aldea que a un ingeniero de la ciudad? Y ¿se necesitan los mismos tiempos en las circunstancias anteriores cuando el paciente viene solo a nuestra consulta que cuando viene acompañado?

Un artículo sobre el magnate Jeff Bezos me hizo reflexionar sobre los tiempos de la Medicina. Bezos ha comprado un reloj de 42 millones de dólares para medir con absoluta precisión el tiempo[2].

Los griegos nos enseñaron la diferencia entre Chronos y Kairós. Así Chronos es el tiempo programado y exacto que necesita la Tierra para rodear el sol o el tiempo medido con un reloj de 42 millones de dólares. Los cronómetros miden exactamente la llegada a meta de un atleta, marcan los tiempos de cada etapa de la cadena de producción en una fábrica y son imprescindibles en el desarrollo de las ciencias exactas. También Chronos es el tiempo biológico por el que envejecemos.

El Kairós es el tiempo interior, el tiempo oportuno, el tiempo que necesita un artesano para para elaborar una pieza de orfebrería, o un artista para pintar un cuadro o un poeta para escribir un poema o el tiempo del enamoramiento de dos personas. El Kairós no se puede medir, cronometrar ni programar y por eso no es el predilecto de los gestores. También es Kairós el tiempo que un maestro necesita para motivar y formar al alumno o el tiempo que necesita un medico para ganar la confianza y amistad profesional de su paciente, para dar una mala noticia o explicar un procedimiento complejoporque Kairós es el tiempo histórico y biográfico.

En la actividad ambulatoria de la consulta de mi Institución, disponemos de un programa de tecnología digital denominado Cronos. El programa en cuestión gestiona las crecientes agendas de pacientes. El programa Cronos empareja el paciente citado y el tiempo asignado incorporando un sistema de aviso telemático a la sala de espera, cierre de proceso y registro de actividad conectado a la plataforma central de gestión. Frente al Kairós, y con perspectiva filosófica, se trata de calcular y dominar vs responder y hacer y puede enfrentarse a un artículo del Código Deontológico[3].

Los datos blandos predominan en la Medicina Analógica que se mueve con el kairos (el tiempo oportuno y circular; biográfico) y los datos duros predominan en la Medicina Digital que se mueve con el Chronos (el tiempo cronometrado, lineal, medible y a veces inoportuno).

La infinita diversidad analógica de la persona, especialmente de la persona enferma, no puede ser anulada por los algoritmos, la inteligencia artificial y los metadatos. En la dimensión analgico-simblica reside la moralidad de la persona; el sujeto moral. Por eso la sociedad deber hacer un uso prudente de la inteligencia artificial y de la medicina de precisión, que respete la dimensión analógica de la condición humana, los valores de la persona, su dignidad y el bien común[4]

La práctica de la Medicina también tiene su Chronos y su Kairós. Querer acortar el Kairós puede ser inconveniente y generar daño (principio de no maleficencia).

Una sociedad que sobrevalora el Chronos y desprecia el Kairós es una sociedad enferma. Y la cura es difícil. Desde nuestra profesión debemos mantener el equilibrio prudente y la sabia combinación del Chronos y del Kairos.

 

[3]Articulo 21 Código de Deontológica Médica 2011:“El tiempo necesario para cada acto médico debe ser fijado por el criterio profesional del médico, teniendo en cuenta las necesidades individuales de cada paciente y la obligación de procurar la mayor eficacia y eficiencia en su trabajo”

[4]F.J. Barón Duarte. Oncología de precisión y ética algorítmica. EIDON, n  55 junio 2021, 55: 61-69