Viernes, 17 Agosto 2018

Dr. Fernando Lamata: “La industria farmacéutica invita y los Servicios de Salud y contribuyentes pagan”

Dr. Fernando Lamata: “La industria farmacéutica invita y los Servicios de Salud y contribuyentes pagan”

Blog

El Dr. Fernando Lamata analiza en este post publicado en su blog la modificación al Artículo 44 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que considera que los pagos realizados por las compañías farmacéuticas a médicos y otros profesionales para asistir a congresos y actividades de capacitación están exentos de impuestos

Madrid 12/01/2018 medicosypacientes.com

Dr. Fernando Lamata.

Dr. Fernando Lamata, psiquiatra y experto en política y gestión sanitaria
 
 
El 30 de diciembre, el BOE publicó una modificación al Artículo 44 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que considera que los pagos realizados por las compañías farmacéuticas a médicos y otros profesionales para asistir a congresos y actividades de capacitación están exentos de impuestos. No se consideran pagos en especie, no se consideran ingresos adicionales. Se consideran gastos de capacitación de la empresa en la que trabajan, es decir, del Servicio de Salud. ¿Pero por qué? Porque, de acuerdo con esta regulación, estos son gastos financiados por los empleadores. Estos son gastos financiados indirectamente por el Servicio de Salud, por el Estado, a pesar de ser pagados a través de una compañía farmacéutica. Es el Estado el que está financiando, porque le da a la empresa farmacéutica la posibilidad de recaudar un "impuesto indirecto" muy importante, el recargo que le da a los medicamentos gracias al monopolio de las patentes y la exclusividad de los datos. Con este recargo, los laboratorios financian los gastos de capacitación de los profesionales de la salud, financian los gastos de investigación, pero les queda mucho más dinero para realizar estas tareas. Es un sistema perverso e ineficiente.
 
En este modelo, las compañías farmacéuticas "invitan", deciden qué médico va al Congreso, qué médico va a este o aquel curso de investigación. Los médicos deben solicitar al laboratorio el favor de invitarlos a ellos o a sus residentes a los cursos y congresos. El Estado, los servicios de salud, los contribuyentes, en última instancia, pagan. Pero el médico se siente agradecido con el laboratorio, que es el que lo ha invitado. El médico ni siquiera es consciente de que es su centro de salud, su Servicio de Salud, el que está pagando. Ahora el RD 1074/2017 lo aclara.
 
Es un sistema perverso, porque el empleador, el Servicio de Salud pierde la capacidad de dirigir el proceso de capacitación, las prioridades, los contenidos ... De hecho, son los laboratorios los que condicionan o deciden programas y oradores. Además, el profesional no se siente bien tratado por su Servicio de Salud, su empleador, y cree que es el laboratorio el que se preocupa por él.Y cuando uno recibe un favor, tiende a ser agradecido, tiende a prescribir los productos de quien lo invitó, incluso si inconscientemente. De esta forma, se recomienda la hiperprescripción de medicamentos más caros que pueden no estar indicados.Por otro lado, muchos profesionales no aceptan que el laboratorio los invite, por considerarlo contrario a su ética profesional, y no pueden acceder a las actividades de capacitación que necesitan, ya que su empleador ha "delegado" a estas compañías. La industria capta de esta manera una dimensión estratégica de las organizaciones de salud, la capacitación continua de su personal y condiciona el comportamiento de los profesionales y gerentes.
 
Pero el sistema no es solo perverso. Es enormemente ineficiente. El estado, los gobiernos, los sistemas de salud, otorgan a las compañías farmacéuticas la capacidad de recaudar el "impuesto" del sobreprecio que las patentes permiten, supuestamente para pagar la investigación y la capacitación de sus profesionales. Pero las empresas gastan mucho menos de lo que nosotros les damos y el resto va en beneficio. De hecho, en España, en 2016, las ventas totales de medicamentos a precios de laboratorio fueron de € 15.59 mil millones (2). Siguiendo los criterios de Dean Baker, codirector del Centro de Investigación Económica y Política (3), podemos estimar que, si los medicamentos se pagaran al precio de genéricos, habríamos gastado el 30%, € 4,68 mil millones.Significa que el "precio excesivo" que pagamos es de € 10.91 mil millones. Pero las empresas solo gastaron 908 millones de euros en investigación (4), y 501 millones de euros en formación y financiación de sociedades científicas y asociaciones de pacientes (5). Es mucho dinero, pero las compañías farmacéuticas aún obtienen mucho más, € 9.50 mil millones, que podrían destinarse a más capacitación, más investigación u otros fines muy necesarios de los Servicios de Salud (personal adecuado, remuneración adecuada, tecnología apropiada, programas de promoción de la salud , servicios sociales, etc.). *
 
¿No sería razonable cambiar este modelo por otro en el que los precios se pagan en función de la competencia efectiva del mercado, sin el monopolio de las patentes (precio genérico) y los gastos en I + D y capacitación serán pagados directamente por los Servicios de Salud? Creo que la respuesta es sí. La salida de la espiral actual de precios excesivos es la "desvinculación"(para desvincular los precios y financiar la investigación). (6)
 
Por lo tanto, la investigación abordaría las prioridades de salud de los pacientes y las poblaciones, y no los intereses comerciales de los laboratorios. La investigación sería cooperativa y abierta. Y los resultados de la investigación se usarían sin monopolio, con lo cual los precios de los medicamentos no serían exorbitantes y no pondrían en riesgo la accesibilidad y la estabilidad de los sistemas de salud.
 
De la misma manera, la capacitación sería administrada por los comités docentes de los centros de salud y los Servicios de Salud, de acuerdo con las necesidades de los pacientes y las instituciones de salud, sin interferencia de los intereses comerciales de la industria. 
 
El cambio de modelo no será fácil ni de un día para otro. Será un proceso en el que el primer paso es tomar conciencia del problema (los altos precios causan que miles de pacientes no puedan acceder a la medicación que necesitan y, al mismo tiempo, los precios exorbitantes ponen en peligro la viabilidad de los sistemas de salud) y de un posible alternativa. A partir de ahí, los gobiernos regionales y nacionales, así como las autoridades de la UE, deben tomar medidas para cambiar la situación. Los profesionales de la salud también pueden influir decisivamente con su opinión y actitudes para cambiar el modelo. El Panel de alto nivel del Secretario General de las Naciones Unidas sobre el acceso al informe de medicamentos (7) ha mostrado pasos interesantes para avanzar.