Lunes, 22 Octubre 2018

Investigación publicada en 'European Respiratory Journal'

El vapor de los cigarrillos electrónicos puede fomentar las bacterias que causan neumonía

El vapor de los cigarrillos electrónicos podría favorecer a las bacterias que causan neumonía a adherirse a las células que recubren las vías respiratorias, según una reciente investigación publicada en "European Respiratory Journal"

Madrid 08/02/2018 medicosypacientes.com/E.P.
El cigarrillo electrónico podría elevar el riesgo de infección pulmonar bacteriana.
El estudio, que incluyó experimentos con células, ratones y humanos, mostró que el vapor del cigarrillo electrónico tuvo un efecto similar a los efectos del humo del cigarrillo tradicional o de la contaminación por combustibles fósiles, que se sabe que aumentan la susceptibilidad a la infección pulmonar por bacterias neumocócicas.
 
El investigador principal, Jonathan Grigg, profesor de Medicina Ambiental y Respiratoria Pediátrica en la Universidad Queen Mary de Londres, en Reino Unido, destaca que el trabajo indica que el vapeo, especialmente a largo plazo, podría elevar el riesgo de infección pulmonar bacteriana.
 
"Las bacterias neumocócicas pueden existir en nuestras vías respiratorias sin causar enfermedades. Sin embargo, en algunos casos, pueden invadir las células del revestimiento causando neumonía o septicemia. Sabemos que la exposición al humo del cigarrillo tradicional ayuda a estas bacterias a adherirse a las células de las vías respiratorias, incrementando el riesgo de infección. Queríamos ver si los cigarrillos electrónicos podrían tener el mismo efecto", explicó.
 
La investigación examinó los efectos del vapor del e-cigarrillo en una molécula producida por las células que recubren las vías respiratorias, llamada receptor del factor activador de plaquetas (PAFR). Investigaciones previas del grupo del profesor Grigg han demostrado que las bacterias neumocócicas usan PAFR para ayudarles a adherirse a las células de las vías respiratorias, lo que a su vez aumenta la capacidad de las bacterias para invadir los tejidos del cuerpo y causar enfermedades. La investigación también demostró que los niveles de PAFR suben en respuesta al tabaquismo, el tabaquismo pasivo, la contaminación y los humos de soldadura.
 
El profesor Grigg y su equipo comenzaron observando las células humanas del revestimiento de la nariz en el laboratorio. Expusieron algunas células al vapor del cigarrillo electrónico, algunas con vapor con nicotina y a otras sin esta sustancia, mientras que a otras no se expuso al vapor del e-cigarrillo. Las células expuestas a vapor que contiene nicotina o libre de nicotina producen niveles de PAFR que son tres veces más altos. Cuando los autores introdujeron las bacterias neumocócicas en estas células, descubrieron que la exposición al vapor que contenía nicotina o sin nicotina duplicaba la cantidad de bacterias que se adherían a las células de las vías respiratorias.
 
Vías respiratorias, más vulnerables
 
El profesor de patogénesis bacteriana en la Universidad de Liverpool Aras Kadioglu y su equipo  probaron el efecto del vapor de e-cigarrillo en ratones. Descubrieron que la exposición inhalada al vapor del cigarrillo electrónico también aumentaba los niveles de PAFR en las células del revestimiento de las vías respiratorias y aumentaba el número de bacterias neumocócicas en el tracto respiratorio después de la infección, lo que hacía que los ratones fueran más susceptibles a la enfermedad.
 
Finalmente, el equipo estudió los niveles de PAFR en las células que recubren la nariz de 17 personas. De ellas, 10 eran consumidores regulares de cigarrillos electrónicos que contenían nicotina, uno usaba cigarrillos electrónicos sin nicotina y seis no eran 'vapers'. Primero, se midieron los niveles de PAFR en las vías respiratorias de los 17 voluntarios. Luego, se pidió a los vapeadores que tomaran al menos diez bocanadas de sus cigarrillos electrónicos durante cinco minutos. Una hora después de vapear, los niveles de PAFR en las células de las vías respiratorias se triplicaron.
 
El profesor Grigg destaca: "Juntos, estos resultados sugieren que el vapeo hace que las vías respiratorias sean más vulnerables a las bacterias que se adhieren a las células que recubren las vías respiratorias. Si esto ocurre cuando un 'vaper' se expone a la bacteria neumocócica, podría aumentar el riesgo de infección".
 
"Algunas personas pueden estar vapeando porque creen que es totalmente seguro o en un intento de dejar de fumar, pero este estudio se suma a la creciente evidencia de que inhalar vapor tiene el potencial de causar efectos adversos a la salud. Por el contrario, otras ayudas para dejar de fumar como los parches o los chicles no provocan que las células de las vías respiratorias se expongan a altas concentraciones de compuestos potencialmente tóxicos", añadió.