Sábado, 20 Enero 2018

Anuncio ambientado en un centro psiquiátrico

Salud Mental España critica que el anuncio de Campofrío "muestra una visión distorsionada y denigrante" de este colectivo de pacientes

La Confederación Salud Mental España ha criticado que 'Amodio', el nuevo anuncio de Campofrío dirigido por Isabel Coixet y que está ambientado en un centro psiquiátrico, "muestra una visión distorsionada y denigrante de las personas con problemas de salud mental"

Madrid 27/12/2017 medicosypacientes.com
El anuncio frivoliza el ingreso en centros psiquiátricos
Asimismo lamentó en un comunicado "el uso humorístico y peyorativo de los problemas de salud mental empleado en el nuevo anuncio de la empresa Campofrío", en el que, a su juicio, "se frivoliza el ingreso en centros psiquiátricos o el uso de las camisas de fuerza".
 
Esta organización, que representa a más de 300 asociaciones de personas con problemas de salud mental y sus familiares y allegados, denunció que en el anuncio los protagonistas son tratados de 'amodio', un trastorno mental ficticio, llegando a contenerles "con camisas de fuerzas, lo cual, "son prejuicios negativos e infundados que contribuyen a estigmatizar al colectivo y que afectan a su plena inclusión social".
 
En este sentido, remarcó que "la imagen que traslada el anuncio de Campofrío no solo es irreal", sino que "daña enormemente la imagen social de un colectivo que ha estado históricamente maltratado y recluido en centros psiquiátricos como el que caricaturiza este spot"
 
Esta confederación recordó que en España "más de un millón de personas tiene un problema de salud mental grave" y "se estima que un 19,5% de la población ha tenido algún trastorno mental a lo largo de su vida", lo cual, "supone la segunda causa de discapacidad más frecuente".
 
Ante todo esto, esta organización solicitó que "de aquí en adelante se tengan en cuenta las recomendaciones del colectivo, evitando recurrir a estereotipos sobre colectivos vulnerables", ya que entienden que "es ficción" y que "hasta el momento no han sido conscientes del daño que pueden causarle a las personas que han sido diagnosticadas problema de salud mental, o que han vivido cómo era en realidad el estar ingresado en un centro psiquiátrico".