Sábado, 15 Diciembre 2018

Dr. Serafín Romero: “Qué debe hacer un médico ante las mujeres que sufren violencia”

Dr. Serafín Romero: “Qué debe hacer un médico ante las mujeres que sufren violencia”

Tribuna publicada en El País

Con motivo del Día Internacional contra la violencia de género, celebrado este fin de semana, el diario El País publicó una tribuna del Dr. Serafín Romero, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), en la que subraya que la prevención en la consulta de Atención Primaria es clave para detectar y evitar ataques machistas

Madrid 27/11/2017 medicosypacientes.com

Dr. Romero. 

Hablar de la violencia contra la mujer no es hablar solo de las mujeres asesinadas a manos de sus parejas, 647 en la última década y 44 en lo que va de año, o de los niños asesinados por violencia de género contra sus madres, siete en lo que llevamos de año, la cifra más alta de menores víctimas de esta lacra.

Si tenemos en cuenta que solamente en el segundo trimestre de este año 40.366 mujeres habían presentado denuncia como víctimas de violencia de género, 6.926 más que en el mismo periodo del año anterior, la mayoría con orden de protección o medidas cautelares, estamos ante cifras que muestran la magnitud del conflicto. Al margen de estadísticas y de que, en una sociedad democrática, constituye una manifestación inaceptable de discriminación, desigualdad e inequidad, se trata de un problema de salud pública de primer nivel y un serio problema sociosanitario que afecta a toda la sociedad y, por supuesto a la profesión médica.

Porque son los médicos y, en especial, los profesionales de Atención Primaria, los primeros en detectar, cuando una mujer acude a consulta con lesiones sospechosas o bien con demandas reiteradas donde no se objetiva ninguna causa orgánica, que detrás de ellas puede haber maltrato o violencia. Es en este espacio de relación médico paciente, cercano, de confianza y continuado en el tiempo, donde las víctimas de violencia y/o maltrato se atreven a compartir su situación. Nuestro papel no se debe limitar a curar heridas o efectuar la pertinente tramitación judicial ante un posible caso de violencia de género. Debemos ir más allá de la atención y actuar en la prevención a través de una detección temprana que dé lugar a la utilización de los diferentes recursos que la sociedad pone en favor de la mujer víctima de la violencia.

El hecho de que tan solo un 5% de los casos de violencia de género denunciados sean detectados desde la Atención Primaria evidencia que, aunque se hayan establecido protocolos para percibirlo, aún queda mucho camino por andar hasta incidir en la prevención y detección de esa violencia.

La profesión médica española y también la iberoamericana, a través del Foro Iberoamericano de Entidades Médicas, lleva años alertando sobre este problema y asumiendo la responsabilidad profesional y ética que nos marca nuestro Código de Deontología que entre otras obligaciones, nos exime, precisamente, del secreto profesional en caso de malos tratos y/o agresión sexual.

También desde la Asociación Médica Mundial se ha revisado en dos ocasiones la Declaración sobre Violencia Familiar de 1996, que afecta no solo a las mujeres, sino también a los niños y ancianos y se ha dejado claro el importante papel que juega el médico en la prevención y tratamiento de la violencia familiar, dejando constancia de su labor en el tratamiento no solo de las heridas, sino en las enfermedades y problemas psiquiátricos derivados del maltrato, pero también, en la coordinación con los servicios sociales de la comunidad o cualquier otro que sea de utilidad para las víctimas.

Acceda al artículo completo