Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

Veinte mil personas aprenderán a salvar vidas en el País Vasco

26/01/2009

El Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco ha presentado “Cómo salvar una vida” un proyecto pionero en España para la formación de resucitación cardiopulmonar, con el que se pretende mejorar la respuesta a la muerte súbita

Madrid, 26 de enero 2009 (medicosypacientes.com)

La muerte súbita, una de las principales causas de muerte en los países industrializados, supone unas 840 muertes al año en el País Vasco. La gran mayoría de estos episodios, casi un 90% según Emergencias de Osakidetza, ocurren con un testigo delante pero sólo un 16% de estas personas supieron reaccionar y comenzaron con las maniobras de resucitación cardiopulmonar.

Teniendo en cuenta estos datos, el Gobierno Vasco ha desarrollado un proyecto pionero en España, “Cómo salvar una vida”, con el que se pretende mejorar la respuesta de estos testigos ya que, si supieran cómo actuar correctamente en esos primeros minutos, se podría llegar a salvar la vida de 600 pacientes al año.

Este ambicioso plan, dirigido a estudiantes de 4º de E.S.O. y donantes de sangre, pretende formar a 5.000 personas que a su vez formen, cada una de ellas, a otras de su entorno, alcanzando la cifra total de 20.000 individuos capacitados para practicar la resucitación cardiopulmonar. “Para ello, se va a emplear un formación innovadora, avalada por experiencias similares en países del Norte de Europa y Estados Unidos, siendo una intervención pionera en el Estado español”, explicó el consejero de sanidad del Gobierno Vasco, Gabriel Mª Inclán, en la presentación que tuvo lugar el pasado miércoles en Bilbao.

Este novedoso sistema, cuyo nombre técnico es Mini Anne, ha sido desarrollado por la empresa Laerdal. Con él, cada alumno recibirá un kit compuesto por un DVD formativo y un maniquí individual para la clase práctica, una sesión grupal de unos 30 minutos de duración. Una vez finalizada la clase, cada uno de ellos será capaz de formar a otras personas con el material entregado lo que permite un efecto multiplicador.

Inclán confía plenamente en las posibilidades de esta experiencia pionera con Mini Anne afirmando que “estoy seguro va a ser una iniciativa exitosa y positiva para el conjunto de nuestra sanidad y su nivel de respuesta ante este tipo de emergencias vitales pero, sobre todo, va a mejorar el nivel de salud y bienestar de las personas y, en general, va a contribuir a mejorar nuestra calidad de vida”.

Más información: