Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Una buena relación entre médico y paciente favorece la eficacia del tratamiento

08/10/2010

La formación continua del médico en habilidades de comunicación y la participación activa del paciente haciendo las preguntas que resuelvan sus dudas sobre la enfermedad, ayudarán a que el tiempo disponible de consulta sea “de calidad”. Así se concluyó ayer en el espacio de TVE sobre la comunicación médico-paciente en el que intervino el Dr. Serafín Romero, secretario general de la Organización Médica Colegial

Madrid, 7 de octubre 2010 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Un momento de la tertulia de TVE que contó con
la intervención del Dr. Romero, secretario general
de la OMC.

Tras la publicación de una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en la que se valora la comunicación entre médicos y pacientes y donde se pone en evidencia la necesidad de una mejor comunicación entre ambas partes, el programa La mañana de TVE ha dedicado su espacio de tertulia a abordar este tema. Como representante de los médicos ha intervenido el secretario general de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, quien ha destacado cómo la mejora continua en las competencias de comunicación “son esenciales no solamente en esa relación médico paciente, sino que está demostrado que mejora la satisfacción de uno y otro” e incluso “la sintomatología de los pacientes mejora cuando hay buena comunicación” y estos indudablemente se traduce también en una mejora en el aspecto económico.

Este espacio está presentado por Mariló Montero y encabezado por Fernando Ónega y, en esta ocasión, también ha contado con la intervención de Laura Fernández Maldonado, coordinadora de la Universidad de Pacientes, quien ha coincidido con el Dr. Romero y ha añadido que también el paciente debe colaborar y, en este sentido, ir a la consulta sabiendo qué preguntas tiene que hacer y asegurarse de que ha entendido correctamente la información que le haya hecho llegar el médico. Para el Dr. Romero, es fundamental esa buena comunicación entre ambos y por ello “el paciente debe ir con las preguntas de sus sintomatología claras”.

En el coloquio se planteó si el problema puede estar en la falta de tiempo de que dispone el médico para atender a los pacientes. En este sentido se comentó que en efecto, el exceso de labor burocrática a que se ve sometido el médico, resta tiempo efectivo para poder dedicara cada paciente el que realmente necesite. Sin embargo, el Dr. Romero quiso aclarar que este no es el único factor que influye, sino que también hay que considerar, por una parte las expectativas con que el paciente acude a la consulta y por otro, las propias habilidades de comunicación del médico en un entorno que ha cambiado en los últimos años, pasándose a un paciente mejor informado que dialoga con el médico sobre diversos aspectos de su enfermedad.

Descripción de la imagen

El Dr. Serafín Romero expuso el punto de vista
de los médicos y Laura Fernández el de los
pacientes. Ambos coincidieron en sus
apreciaciones.

Sobre las habilidades de comunicación, el Dr. Romero ha destacado cómo “la mejora de las competencias de los médicos es ya una realidad, tanto en los niveles de estudio de pregrado –la propia implantación del Plan Bolonia lo contempla- y en el propio pregrado”. Ha añadido, igualmente, que desde la OMC se va a implementar un proceso de validación en el que se contemplan esas competencias en comunicación.

En relación a este estudio de la OCU, Romero lo ha considerado “muy oportuno” y “positivo”, sobre todo porque ha mostrado cómo la mayoría de los pacientes se siente satisfecho con la atención que recibe de su médico. El estudio recoge una muy buena valoración del profesional médico en todos los aspectos.

Como conclusión de este coloquio se reconoció que tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, que la mayoría de los pacientes está satisfecha con la atención que recibe del médico, que los médicos han integrado la comunicación entre sus materias formativas, que los pacientes tienen también la responsabilidad de preguntar y asegurarse de haber entendido las informaciones que reciben sobre su enfermedad, y que el tiempo disponible para atender a los pacientes hay que utilizarlo de la forma más eficiente posible para que “sea de calidad”.