Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Tribuna: Los valores en la profesión médica

26/10/2011

Los constantes avances tecnológicos y la masificación de la asistencia sanitaria están afectando a la relación medico-paciente en donde cada vez hay menos tiempo para abordar los aspectos psicológicos, culturales y sociales de cada paciente en particular. De ahí parte la necesidad de una recuperación delos valores esenciales de la Medicina debe hacerse en todos los ámbitos desde la Universidad, a la Investigación, pasando por la asistencia sanitaria, como explica en este artículo el secretario de la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial, el doctor Jacinto Bátiz, quien abordó este tipo de cuestiones en el recién VIII Congreso de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica, celebrado en Valladolid

Madrid, 25 de octubre 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Dr. Bátiz, secretario
de la Comisión
Central de Deontología.

La Organización Médica Colegial de España que es la institución que agrupa, coordina y representa a los 52 colegios oficiales de médicos de España, tiene como función la representación, la ordenación y la defensa de la profesión médica. Esta defensa se hace desde la salvaguarda de los valores fundamentales de la profesión médica como es la Deontología y el Código de Ética y Deontología Médica.

La profesión médica es la ocupación que está basada en el desempleo de tareas encaminadas a promover y restablecer la salud y a identificar, diagnosticar y curar enfermedades aplicando un cuerpo de conocimiento especializado propio de nivel superior, en la que preside el espíritu de servicio y en la que se persigue el beneficio del paciente antes que el propio.

Esta profesión médica garantiza la producción, el uso y la transmisión del conocimiento científico, la mejora permanente para prestar la mejor asistencia posible, la aplicación del conocimiento de forma ética y competente. Garantiza que la práctica profesional se oriente hacia las necesidades de salud y de bienestar de las personas y de la comunidad.

Profesional médico es el médico titulado comprometido con los principios éticos y deontológicos y los valores de la profesión médica y cuya conducta se ciñe a dichos principios y valores.

El profesionalismo médico es el conjunto de principios éticos y deontológicos, valores y conductas que sustentan el compromiso de los profesionales de la medicina con el servicio a los ciudadanos que evolucionan con los cambios sociales, y que avalan la confianza que la población tienen en los médicos.

El ejercicio de la profesión médica exige anteponer los intereses del paciente a los del propio médico, base de la confianza que el paciente deposita en el médico, exigencia que se sustenta entre otros principios por los de beneficencia, no maleficencia, autonomía y justicia.

Los profesionales de la medicina ponen a disposición de la población los conocimientos, las habilidades y el buen juicio para promover y restablecer la salud, prevenir y proteger la enfermedad, y mantener y mejorar el bienestar de los ciudadanos.

El profesional médico se debe comprometer en su práctica diaria:
…con la integridad en la utilización del conocimiento y en la optimización de los recursos.
…con la compasión como guía de acción ante el sufrimiento.
…con la mejora permanente en el desempeño profesional para garantizar la mejor asistencia posible al ciudadano.
…con la colaboración con todos los profesionales e instituciones sanitarias en aras de la mejora de salud y el bienestar de la población.

Desde la Organización Médica Colegial se aboga por un retorno al humanismo en medicina. Los constantes avances tecnológicos y la masificación de la asistencia sanitaria están afectando a la relación medico-paciente en donde cada vez hay menos tiempo para abordar los aspectos psicológicos, culturales y sociales de cada paciente en particular, limitándose la mayor parte de las veces a estudiar e interpretar los exámenes que proporcionan las máquinas o los laboratorios clínicos. Estos avaneces técnicos y la burocracia están alejando al médico del paciente y es imprescindible revertir esta situación.

La recuperación de los valores esenciales de la Medicina debe hacerse en todos los ámbitos: en la Universidad, en la Investigación y en la Asistencia Sanitaria.

Es preciso reclamar que la enseñanza incluya también la comprensión del paciente y su modo de reaccionar ante la enfermedad y el sufrimiento. Es importante introducir las ciencias sociales y las humanidades de forma transversal, impregnando los contenidos biomédicos de un modo que resulte atractivo para los estudiantes. Estos contenidos relacionados con la dimensión humana y social de la medicina debieran estar presentes ya desde el primer año de la licenciatura, motivando al estudiante con el análisis y la reflexión de casos o situaciones donde pueda desarrollar actitudes que están en el corazón de la profesión médica. Del mismo modo convendría potenciar las cualidades humanas del buen médico como son la compasión, la cortesía y la calidez entre otras.

La investigación como imperativo moral ha de buscar respuestas a los problemas de salud del ser humano. Investigar en Medicina es buscar respuestas a las preguntas que platean los problemas de salud del ser humano. La investigación debe estar presente siempre como una actitud en la práctica clínica, cualquiera que sea la especialidad o el nivel asistencial, puesto que la Medicina se cuestiona permanentemente nuevos interrogantes en su misión al servicio de la Humanidad.

Los valores de la Medicina en la Asistencia Sanitaria deben tener en cuenta que todos los pacientes tienen derecho a una atención médica de calidad, tanto científica como humana, y las instituciones deben colaborar con los representantes de la sociedad para impulsar las reformas que sean necesarias para alcanzar estos objetivos. La recuperación de la dimensión humanística de la relación médico-paciente, es sin duda un elemento decisivo en la calidad asistencial. Además de buena preparación científico-técnica el médico logrará la confianza del enfermo a través de una actitud compasiva, con empatía y respeto.

El Código de Ética y Deontología Médica es nuestro referente ético y deontológico, con nuestros derechos y obligaciones y, por tanto, tiene que convertirse en nuestra guía de actuación profesional para seguir manteniendo la alta reputación social con la que contamos. El nuevo Código de Ética y Deontología fue aprobado el 9 de julio de 2011 por la Asamblea General. La filosofía de este primer Código del siglo XXI parte de la codificación de sólo aquellas conductas y situaciones que sean asumidas por la mayoría de la colegiación, sin quebrantar la conciencia de nadie, ni violentar los fundamentos éticos que garantizan la convivencia a partir de la pluralidad del colectivo profesional al que se dirige.

Como lo expresó el Dr. Marcos Gómez Sancho, Presidente de la Comisión Central de Deontología, en su presentación, hay que destacar que está estructurado en 21 capítulos y 66 artículos, 109 epígrafes, una disposición adicional y cinco disposiciones finales. Se han incorporado 5 capítulos nuevos como el de la Objeción de Conciencia, Atención Médica al final de la vida, Pruebas Genéticas, Dopaje deportivo y Docencia Médica, así como 25 artículos nuevos y 107 puntos, también nuevos. El mismo Dr. Marcos Gómez Sancho afirma: “más que una actualización se considera un Código completamente nuevo que duplica al anterior en volumen de materia, elaborado a partir de experiencias y no de opiniones”.

El Prof. Gonzalo Herranz nos explica lo que supone para la profesión médica disponer de un Código de Ética y Deontología Médica: “Invita al médico a llevar una conducta por encima del mínimo legal exigido y le persuade a que haga buen uso de las prerrogativas que se le conceden para hacer más fácil y eficiente su trabajo a favor de los pacientes”.

El médico del futuro será el que trate enfermo, no enfermedades, un médico con actitud crítica, comunicador y empático, un médico líder del equipo asistencial, competente, efectivo y seguro, honrado y confiable, un médico que viva los valores del profesionalismo.

Como dice nuestro Presidente de la Organización Médica Colegial, el Dr. Juan José Rodríguez Sendín: “…para realizar una atención sanitaria de calidad cada médico que ejerce en España no sólo debe poseer los conocimientos y habilidades necesarios en el máximo grado posible sino que además debe comprometerse con un conjunto de valores, manifestar una serie de actitudes y mantener unas conductas que tomadas en su conjunto son denominadas por la comunidad científico internacional: Profesionalismo Médico”.

Dr. Jacinto Bátiz
Jefe de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios (Santurce-Vizcaya). Secretario de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España