Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Tribuna del Dr. Fernando Vizcarro, presidente del Colegio de Médicos de Tarragona: "Austeridad y pedagogía en el consumo de medicamentos"

30/04/2012

 

Ante la modificación del copago farmacéutico introducida recientemente por el Gobierno, el presidente del Colegio de Médicos de Tarragona, el doctor Fernando Vizcarro, escribe en esta Tribuna dedicada a "la cultura de la austeridad y la pedagogía" necesarias para entender, por parte de todos, profesionales y ciudadanos de que los servicios sanitarios prestados no son gratuitos. El doctor Vizcarro invita a que "todos hagamos un ejercicio racional del coste de un servicio fundamental y de calidad"

Madrid, 30 de abril 2012 (medicosypacientes.com)

España es el segundo país del mundo con mayor consumo de medicamentos. El año pasado se recogieron 3.700 toneladas de medicinas con un coste de 1.200 millones de euros. Estas cifras ponen en evidencia la existencia de un sobrecoste para el sistema sanitario derivado de un uso inadecuado de los medicamentos. Es por eso que hay que introducir el sentido económico en el derroche sanitario.

Los médicos no nos podemos permitir recetar medicamentos y que la gente los tenga en casa, los tire o simplemente no los utilice. Es necesario poner freno al excesivo consumo de medicinas y una de las posibles soluciones es el copago farmacéutico en función de la renta. Esta es la medida que ha tomado el Gobierno central y que hay que entender para poder hacer viable el sistema sanitario español. 

A partir de ahora los medicamentos continuarán siendo gratuitos para los parados que hayan agotado su prestación por desocupación, para los que perciban rentas mínimas de inserción y para los ciudadanos con pensiones no contributivas. El resto pagarán un porcentaje en función de su renta.

Tiene que quedar claro que el copago no es una medida de ahora sino que siempre ha existido en el sistema sanitario español, a pesar de que se denominaba de otro manera. Hasta ahora el coste de los fármacos no se abonaba en función de la renta de cada ciudadano sino en base a la edad. Pero el hecho de que España sea uno de los países donde se consumen más medicamentos y donde se desperdician más, ha obligado a introducir esta modificación.

El copago farmacéutico no se tiene que confundir nunca con el copago asistencial. De hecho la ministra de Sanidad, Ana Mato ha asegurado que la sanidad continuará siendo pública, gratuita y universal y que hacen falta este tipo de medidas disuasorias para asegurar la supervivencia del sistema sanitario.

Para evitar el despilfarro hace falta un esfuerzo por parte de todos, pacientes y profesionales. Los médicos nos tenemos que esforzar en recetar y mandar a los pacientes las mejores pruebas y las necesarias pero, al mejor precio y sólo las justas, las que se precisen. Entre todos los profesionales tenemos que evitar la duplicidad de pruebas y el derroche de medicamentos.

Con esta medida se instaura la cultura de la austeridad y la pedagogía de que los servicios prestados no son gratuitos. Tenemos que recordar a todos los ciudadanos que el nivel de la sanidad española es de los más altos del mundo y que es necesario mantenerlo así. Entre todos tenemos que hacer un ejercicio racional del coste de un servicio fundamental y de calidad.

Dr. Fernando Vizcarro,
presidente del Colegio de Médicos de Tarragona