Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

Tema del mes: “Medicina 2.0”

03/02/2010

Internet es un claro ejemplo del aumento de las posibilidades de acción y selección y por tanto de libertad individual y colectiva. Podría decirse que mientras la sociedad de los medios de comunicación de masas del siglo XX tendía a quitar al otro su libertad, la sociedad de la información del siglo XXI busca o debería buscar lo contrario

Descripción de la imagen

En los últimos años estamos asistiendo al desarrollo exponencial de nuevas formas de interacción digital social que aceleran la sobrecarga informativa en todos los ámbitos, entre ellos –también- a la relación médico/paciente. Estos cambios implican una transformación de la Medicina, algo que ya se está empezando a llamar “Medicina 2.0” y que da pie al investigador Rafael Capurro, director del Steinbeis-Transfer-Institute Information Ethics (STI-IE), de Alemania, a una profunda y docuemntada reflexión que la Fundación Medicina y Humanidades Médicas ha incluido como “Tema del mes“ (http://www.fundacionmhm.org/revista.html)

Una de las características principales de sociedad de la información actual es la “interactividad”. Ella nos diferencia en especial de la sociedad de la información creada por los medios de comunicación de masas con su estructura jerárquica que hace del sujeto un usuario receptivo.

Internet es un claro ejemplo del aumento de las posibilidades de acción y selección y por tanto de libertad individual y colectiva. Pero, paradójicamente, también es difícil de controlar, por lo que puede ser instrumentalizado para todo tipo de actividades con intenciones potencialmente dañinas.

Tanto los médicos como los pacientes se enfrentan a la paradoja de una increíble cantidad de información disponible sobre, por ejemplo, una determinada enfermedad sin a menudo poder diferenciar y seleccionar de acuerdo a la calidad y al caso concreto. Esto puede llevar a una desorientación del paciente, pero también a una pérdida de ‘poder’ del médico en caso que el paciente esté bien informado.

Podría decirse que mientras la sociedad de los medios de comunicación de masas del siglo XX tendía a quitar al otro su libertad, la sociedad de la información del siglo XXI busca o debería buscar lo contrario.

El autor de este trabajo reclama una “reflexión ética” basada en los principios de protección de la dignidad humana, la autonomía, la privacidad, el medio ambiente, la libertad de investigación o la libertad de comunicación.

El “Tema del mes” puede consultarse en:
http://www.fundacionmhm.org/revista.html