Domingo, 18 Agosto 2019

Mesa Redonda en Sevilla

Solidaridad, Protección Social y Cooperación Internacional, “la cara oculta” de los Colegios de Médicos

Representar, ordenar y regular la profesión médica son unas de las funciones visibles que desempeñan los Colegios de Médicos en su día a día. Sin embargo, detrás de todo ello existe una labor de solidaridad, Protección Social y Cooperación Internacional, que en algunas ocasiones no es conocida por sus colegiados. “Dar luz a esa cara oculta” fue uno de los objetivos de la Mesa Redonda celebrada este martes por la Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla (RAMSE) y el Colegio de Médicos de Sevilla (RICOMS) 

Sevilla 10/04/2019 medicosypacientes.com/ S.Guardón
De izda. a dcha.: Dr. Carmona, Dr. Romero, Dr. Castiñeiras, Dr. Alcañiz, Mielgo y Dr. Contreras
Este encuentro, celebrado en la sede de la Real Academia, contó con la participación del Dr. Serafín Romero, presidente de la Organización Médica Colegial y de sus Fundaciones para la Protección Social y la Cooperación Internacional; Dr. Jesús Castiñeiras, presidente de la RAMSE; Dr. Juan Bautista Alcañiz, vicepresidente de la RAMSE; Dr. Alfonso Carmona, presidente del RICOMS; Dr. Juan Manuel Contreras, secretario general del RICOMS; y Nina Mielgo, directora técnica de la Fundación para la Protección Social de la OMC.
 
Ejerció de moderador de la Mesa Redonda el Dr. Bautista Alcañiz quien resaltó que son “muchos los colegiados y, la sociedad en general, los que desconocen todas las prestaciones que tienen el Colegio y los beneficios que aporta la Fundación para la Protección Social de la OMC”.
 
Dr. Romero: “Llegamos donde el Estado del Bienestar no llega”
 
El Dr. Serafín Romero agradeció, en primer lugar, la celebración de una Mesa Redonda como ésta, “cuyo título no se podía haber escogido mejor: La cara oculta de los Colegios de Médicos”, para él un tema de “vital importancia y necesidad” porque “la solidaridad, la protección social y la cooperación internacional son tres características muy unidas a la profesión médica que forman parte del quehacer de las corporaciones colegiales en su día a día”, explicó.
 
Tras hacer un breve repaso por la cara visible de los Colegios, como son la representación, ordenación y regulación de la profesión, velar por el cumplimiento del Código de Deontología y garantizar al ciudadano que el profesional que les atiende lo hace en condiciones idóneas, habló de “la labor callada y silenciosa que la Fundación y los Colegios llevan haciendo desde hace más de 100 años por la solidaridad y protección social de los colegiados”.
 
Una Fundación que se nutre de las aportaciones solidarias de los médicos para ayudar a sus propios compañeros y familias cuando se encuentras en momentos difíciles. “Con una pequeña aportación solidaria somos capaces de destinar 13 millones de euros para ayudar a los que más lo necesitan”, subrayó.
 
Aunque la misión por la que fue constituida en 1.917 estaba centrada en los huérfanos y viudas de médicos, “esta Fundación ha sabido adaptarse al devenir de los tiempos y a las necesidades de la profesión”. Prueba de ello, es que cuenta en su Catálogo de Prestaciones con ayudas asistenciales, educacionales, de conciliación, para la salud del médico, autonomía en el hogar, discapacidad, médicos jubilados…
 
Para el Dr. Romero, esta “es parte de la cara oculta de una protección centenaria basada en la solidaridad de todos los médicos” que merece la pena mantener en el tiempo, mínimo, 100 años más. “¿Cuántos hijos de compañeros han podido continuar sus estudios cuándo sus padres fallecían? ¿Cuántos médicos que sufrían una adicción han vuelto a sonreír y recuperado su trabajo?, reflexionó. “Llegamos donde el Estado del Bienestar no llega y cuando no había nadie ahí estaba la solidaridad de todos los médicos”, indicó.
 
En cuanto a la Fundación para la Cooperación Internacional recordó que nació hace 10 años para aglutinar “a todos los compañeros que, con voluntariedad, en sus días de vacaciones, iban a curar a otros países”. Países con normas y leyes y que precisan que el médico que les va a atender tenga “un papel que certifique que es médico” y cuente con un seguro.
 
Con el objetivo de ser eficientes, tal y como expuso el Dr. Romero, la FCOMCI creó un Registro Nacional de Profesionales Médicos Cooperantes y Voluntarios para dar respuesta a las necesidades de ONG e instituciones que por ejemplo precisen de un traumatólogo, y viceversa. Además, se ha trabajado para que en el Estatuto del Cooperante se reconozca el tiempo trabajado, de estos profesionales, a efectos de antigüedad.
 
“Hay que llevar al Grado de Medicina este régimen de solidaridad protección y cooperación y es tarea de los Colegios de Médicos y nuestra empezar desde la base”, concluyó.
 
Nina Mielgo: “Hay necesidades y situaciones vulnerables que vive el médico que la sociedad no cubre”
 
Por su parte, Nina Mielgo coincidió en la importancia de “descubrir esta cara oculta, ese orgullo de ser altruista con el prójimo, el compromiso con el que tienes al lado”. 
A pesar de los avances, la protección social del médico en el siglo XXI sigue teniendo carencias. “Hay necesidades y situaciones vulnerables que vive el médico que la sociedad no cubre. Por ello necesita de la ayuda del más próximo, sus compañeros”, resaltó Mielgo.
 
La Fundación para la Protección Social de la OMC y los Colegios de Médicos ponen al alcance del médico y su familia una red de recursos hacer frente a sus posibles necesidades de naturaleza social, de forma integral y personalizada.
 
“Lo hace con el Catálogo de Prestaciones con una filosofía de vida: proteger al médico y su familia”, explicó la directora técnica quien hizo hincapié en que “somos complementarios formamos parte de una red pública con distintos niveles de atención. Donde nadie más llega ni el sistema público la Fundación está ahí”.
 
Este añose han concedido 2.646 ayudas y ha habido un total de 856 altas nuevas de beneficiarios, según datos que expuso Mielgo extraídos de su Memoria de Actividades de 2018.
 
Dr. Contreras: “No existe ninguna profesión en España que tenga un organismo similar”
 
En el caso concreto del Colegio de Médicos de Sevilla, en 2018 el 40% de las prestaciones fueron destinadas a huérfanos con discapacidad, un 30% a huérfanos menores de 21 años, un 10% a becas educacionales, 7% a viudedad, 6% a médicos jubilados y un 4% a residencias de mayores, programas de servicio a domicilio y respiro familiar, tal y como desglosó el secretario general del Colegio, el Dr. Juan Manuel Contreras.
 
En total esta corporación gestionó, a través de la Fundación, cerca de 700.000 euros en ayudas. “Es una entidad con vida, creciendo y modificando el tipo de prestaciones que ofrece adaptándose a las necesidades que van surgiendo conforme la sociedad va cambiando”, aseguró el Dr. Contreras quien añadió que “no existe ninguna profesión en España que tenga un organismo similar”.
 
A lo largo de la historia la Fundación de Protección Social de la OMC ha beneficiado a cerca de mil colegiados sevillanos y familias. “Todo ello por la generosidad de los colegiados españoles”, dijo. Este año 10.444 colegiados sevillanos son socios protectores y colaboran altruistamente con la misma.
 
El RICOMS facilita, también, a sus colegiados la posibilidad de integrarse en organismos de Cooperación Internacional, con carácter altruista, “siendo esta acción considerada como un servicio colegial más a disposición de los colegiados”, señaló.
 
Dr. Alfonso Carmona: “El médico es el mayor ejemplo de cooperación. En su entorno y fuera de él”
 
El Dr. Alfonso Carmona, pediatra experto en vacunas, ha compaginado su labor profesional con su participación como voluntario en campañas de vacunación masiva en Costa de Marfil con la ONG África Arco Iris y la Fundación IHP Pediatría, que han permitido vacunar a más de medio millón de niños en ese continente.
 
“África es el continente más necesitado. La esperanza de vida hace años era de 42 años; ahora están llegando a los 50 años. La vacunación está contribuyendo a mejorar la esperanza de vida”, aseguró.
 
Sobre la cooperación internacional y ayuda humanitaria aseguró que el médico es “el mayor ejemplo de cooperación. En su entorno y fuera de él”. Por ello, lleva más de 12 años acudiendo a África, “me quedo con las sonrisas de los niños. Cuando vas una vez a África siempre vuelves”. 
 
Su objetivo es ayudar a la infancia a través de las vacunas. “Después del agua potable lo que más vidas ha salvado en el mundo son las vacunas”, dijo. 
 
Allí vacunan mucho en un espacio de tiempo muy corto. “Es como una fiesta los niños siempre están riendo”, subrayó. Su problema que a veces se quedan sin vacunas. “Es necesario luchar contra los medicamentos falsos, lograr el abaratamiento de fármacos y vacunas ya que éstas se pagan a la Sanidad. El problema allí es que la medicina es privada y por todo se paga”, indicó. 
 
Es por ello que, pidió “más implicación de los profesionales, de las sociedades médicas, de los Colegios de Médicos, de la sociedad, de las instituciones. Si todo el mundo aporta su granito de arena el mundo será un lugar mejor”, concluyó.