Domingo, 3 Julio 2022

Plan nacional sobre drogas

Socidrogalcohol presenta una Guía Clínica de Cannabis con el apoyo del Plan Nacional sobre Drogas

La sociedad científica Socidrogalcohol acaba de publicar, con el apoyo del Plan Nacional sobre Drogas perteneciente al Ministerio de Sanidad, una Guía Clínica sobre Cannabis. La publicación está dirigida a profesionales de la salud. Trata temas relacionados tanto con la prevención como con el tratamiento

Madrid 20/01/2022 medicosypacientes.com

"El objetivo de esta guía es facilitar herramientas basadas en la evidencia científica más reciente disponible  a los profesionales que trabajan en la prevención y en el tratamiento de los pacientes con problemas relacionados con el consumo de cánnabis. La guía clínica no aborda temas como la situación legal del cánnabis o el uso medicinal del mismo ya que requerían guías específicas elaboradas por profesionales de otros ámbitos” ha explicado Francisco Pascual, presidente de Socidrogalcohol.

Joan Ramón Villalbí, delegado para el Plan Nacional sobre Drogas, ha hablado de la situación de consumo en España y Europa y ha hecho un repaso a las consecuencias y marcos legales existentes.

En el evento también han participado los dos vice presidentes de Socidrogalcohol. Por un lado, María Teresa Cortés ha hablado de prevención y abordaje psicosocial, mientras que Hugo López ha abordado el diagnóstico del trastorno por consumo de cánnabis y el tratamiento farmacológico.

¿Por qué una guía clínica?

El cannabis tiene efectos adversos demostrados científicamente. Afecta al sistema respiratorio y pulmonar, al ser su principal vía de administración, la fumada: ‘Fumar cannabis está relacionado con la inflamación de las vías respiratorias, similar al tabaquismo, y el consumo a largo plazo se asocia con daño en las mucosas y deterioro de la regulación inmunitaria, lo que predispone a infecciones del tracto respiratorio inferior’. También tiene consecuencias negativas sobre el sistema cardiovascular. El cánnabis puede ser un desencadenante de un  infarto de miocardio.

También se ha demostrado que hay efectos adversos en el embarazo y en neonatos: ‘Las mujeres que consumen cannabis durante el embarazo, tienen mayor riesgo de anemia […] y los recién nacidos de madres que consumían cannabis tenían un menor peso al nacer y más probabilidades de ser ingresados en la unidad de cuidados intensivos’. Además, los recién nacidos pueden estar expuestos a los compuestos nocivos del cánnabis también a través de la leche materna lo que puede causar déficits en funciones cognitivas y alteraciones de conducta a través del desarrollo cerebral alterado.

El uso también se ha relacionado con  algunos tipos de cáncer como el de pulmón, cabeza, cuello y testicular.

Y más allá de las consecuencias físicas, también se asocia con consecuencias psicológicas y trastornos psiquiátricos importantes, principalmente la psicosis y la esquizofrenia. Además aumenta levemente el riesgo de desarrollar depresión e influye en los trastornos de ansiedad.

Finalmente, uno de cada diez usuarios de cánnabis, sobre todo los que inician el consumo con menor edad, va  a desarrolla un consumo problemática que en su forma más grave adquiere las características de una adicción.

En todas estas situaciones es importante que los profesionales de la salud tengan conocimientos y herramientas basados en la evidencia científica que les permitan un adecuado diagnóstico y plan terapéutico.

La presentación ha tenido lugar en formato online, por lo que se puede acceder al acto grabado aquí.

 

(Se adjunta la guía clínica)