Sábado, 28 Marzo 2020

Tuberculosis

SEPAR avisa de que pese al descenso de casos de tuberculosis no se llegará al objetivo de 'tuberculosis cero' en 2030

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha avisado, con motivo de la celebración, este martes, del Día Mundial de la Tuberculosis, que el descenso de casos de tuberculosis no permitirá alcanzar el objetivo de 'tuberculosis cero' en 2030

Madrid 23/03/2020 medicosypacientes.com
Se trata de una enfermedad de declaración obligatoria en España y, de hecho, las autoridades de salud pública de las comunidades autónomas notifican los casos al Centro Nacional de Epidemiología, a través de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE).
 
Según los últimos datos publicados que corresponden a 2018, el número de casos fue de 4.389 con una tasa por cada 100.000 habitantes del 9,39 por ciento, a los cuales se añaden 260 casos más importados. Estas cifras, a juicio de SEPAR, muestran una evolución descendente ya que el número de casos en 2017 fue de 4.573 (tasa por 100.000 habitantes del 9,43) y en 2016 de 4.934 casos.
 
En los 31 países de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo, los últimos datos oficiales de que se disponen corresponden al año 2017 y señalan 55.337 casos de tuberculosis notificados y una tasa de notificación de 10,7 por 100 000 habitantes. Además, en 2018 enfermaron de tuberculosis en todo el mundo 10 millones de personas.
 
"Desde 2005 estamos observando esta tendencia a la baja sostenida, tendencia similar a la mayoría de los países europeos incluso algo más positiva si nos fijamos en la tasa de notificación, sin embargo si queremos alcanzar el objetivo de acabar con la tuberculosis para 2030 como parte de la Agenda de Desarrollo Sostenible debemos acelerar nuestros esfuerzos", ha explicado el coordinador del Área de Tuberculosis e infecciones Respiratorias de SEPAR, David de la Rosa.
 
A juicio de la organización, los tres ámbitos imprescindibles en los que es necesario mejorar para reducir la tuberculosis son en primer lugar romper la cadena de transmisión mediante un diagnóstico lo más precoz posible de cada caso para iniciar el tratamiento y reducir el riesgo de exposición a otros miembros de la población así como mediante el estudio de contactos de la persona enferma.
 
En segundo lugar, el acceso a un tratamiento antituberculosos a los afectados garantizando el abastecimiento de fármacos y el acceso a los mismos teniendo en cuenta que un tratamiento de tuberculosis dura como mínimo 6 meses. Y, en tercer lugar, incentivar la investigación con el fin de favorecer la prevención y tratamiento eficaz de la tuberculosis.