Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Secretaria General del Colegio de Médicos de A Coruña: “Mi primera recomendación para un médico cooperante, es darse de alta en el registro de la FRCOMS”

30/04/2012

La Dra. Mª Rosa Arroyo, Secretaria General del Colegio de Médicos de A Coruña y médico cooperante voluntario, ha destacado que la creación de la Fundación Red de Colegios Médicos Solidarios ha sido un punto de inflexión en cooperación sanitaria en España e insta a todos los médicos cooperantes y voluntarios a que su primer paso sea darse de alta en el Registro de la Fundación

Madrid, 30 de abril de 2012 (medicosypacientes.com)

La Dra. Mª Rosa Arroyo, Secretaria General del Colegio de Médicos de A Coruña y médico cooperante voluntario, ha destacado que la creación de la Fundación Red de Colegios Médicos Solidarios ha sido un punto de inflexión en cooperación sanitaria en España e insta a todos los médicos cooperantes y voluntarios a que su primer paso sea darse de alta en el Registro de la Fundación

La Dra. Mª Rosa Arroyo aborda la cooperación sanitaria desde su doble perspectiva como médico y como secretaria general del Colegio de Médicos de A Coruña, en una entrevista concedida a Médicos y Pacientes. La Dra. Arroyo habla de la importancia de tener una formación previa para obtener una mayor eficacia en el terreno así como de la labor que deben ejercer las corporaciones colegiales en estos asuntos.

¿Qué motivación/es llevan a un médico a participar en un programa de cooperación?

Probablemente haya tantas respuestas como médicos entrevistados. En mi caso la participación como voluntaria fue motivada por el deseo de ejercer la medicina para la población de los países en desarrollo, aquellos donde las necesidades son muchas y los recursos públicos muy escasos

El término “cooperación” es un intercambio entre iguales, mutuo y enriquecedor para todos, que pretende fomentar el desarrollo y erradicar la pobreza.

¿Para poder ejercer en un país en desarrollo considera necesario una formación previa o basta con la formación en medicina?

La formación previa permitiría una mayor eficiencia en el terreno, tanto en el aspecto técnico como organizativo.

Por ejemplo en oftalmología, que es mi especialidad, los casos quirúrgicos son distintos de los que encontramos en nuestro medio, y a veces es necesario realizar técnicas que ya no son habituales, como la cirugía extracapsular de catarata por patologías muy evolucionadas.

¿Cree que se debe formar en cooperación para el desarrollo a los médicos desde las facultades de medicina, incluso antes de que desarrollen su profesión? ¿Por qué?

Es interesante para incluir en el programa docente, y ya ha sido manifestado por estudiantes su deseo de disponer de esta formación.

¿Cuáles son las principales barreras con las que se encuentra un facultativo a la hora de ejercer su labor en terreno?

Las principales barreras son deficientes medios técnicos, el idioma, la diferencia cultural y los problemas con el sistema sanitario local.

En general las ONGD trasladan sofisticados equipos médicos o quirúrgicos, que sufren deterioro en el transporte, cuyo mantenimiento requiere reparaciones y piezas de repuesto casi imposible de conseguir, porque se trabaja en lugares muy alejados de las ciudades, e incluso en éstas hay escasos medios.

Por ello algunas organizaciones dejan el material hasta la siguiente campaña, pero no siempre es seguro volver a encontrarlo a la vuelta, o en las mejores condiciones para trabajar con él.

Otra debilidad es la diferencia cultural, no siempre bien conocida por los voluntarios o cooperantes, que puede llevar a situaciones de rechazo al tratamiento, o críticas a determinadas actitudes que no concebimos como aceptables en nuestro primer mundo, pero debemos respetarlas en el terreno para poder llegar a más población y hacer más productivo nuestro trabajo.

Cómo Secretaria General del Colegio de Médicos de A Coruña, ¿Cuál considera que es el papel del colegio en el ámbito de la cooperación para el desarrollo? ¿Qué pueden hacer los Colegios?

Los colegios profesionales debemos aportar información sobre los derechos y los deberes de cooperantes y voluntarios, así como de los riesgos que implica desplazarse no solo a países en conflicto, sino también a otros con alta inseguridad.

Por eso hay un punto de inflexión en la cooperación sanitaria en nuestro país  desde la creación de la Fundación Red de Colegios Médicos Solidarios. Y así lo valoran todos los médicos que llevan participando muchos años en campañas, y que ahora disponen de una información específica y un lugar de comunicación entre profesionales.

Según su experiencia ¿Qué recomendaciones daría a un médico que quiere participar puntualmente en un programa de cooperación, emergencias y/o ayuda humanitaria?

Lo primero abrir www.fundacionrcoms.com, darse de alta en el registro de profesionales, y buscar el tipo de organización donde quisiera colaborar. Y a partir de ahí empieza una de las mejores experiencias profesionales y personales.

¿Alguna lección aprendida, en el ámbito profesional, en estos años como voluntaria?

He tenido el privilegio de poder ejercer la “medicina humanitaria”, que como define Rony Brauman, es aquella que se ejerce sin otro objetivo que el de ser útil

¿Por qué considera importante tener un Registro de Médicos Cooperantes y Voluntarios?

Principalmente para que el médico conozca los requisitos mínimos de seguridad en su actividad en campaña, pero también para establecer vínculos de colaboración entre los profesionales y las ONGDs.

¿Qué aporta la Fundación RCOMS a los colegiados que quieran irse a realizar cooperación y cómo puede consolidarse como un referente en este tipo de acciones?

La Fundación es la primera plataforma que permite una visión global de la cooperación sanitaria. Esto incluye los recursos humanos, pero también las ofertas de colaboración, formación, jornadas de actualización, y convocatorias de becas y ayudas humanitarias, entre otras.

Cómo coordinadora de la sección de cooperación del Colegio de a Coruña ¿Cómo es su colaboración y relaciones con la FRCOMS de la OMC?

Muy cercana desde el inicio del proyecto, y en continua comunicación para hacerlo llegar a nuestros colegiados, e incluso a otros compañeros de distintos colegios provinciales, con los que coincidimos en congresos o proyectos.

¿Cuál es la diferencia que puede existir entre un médico que hace cooperación y alguien que no lo hace? ¿Qué puede aportar al desarrollo de su profesión en España?

No puedo valorar diferencias entre médicos que hacen o no cooperación fuera de nuestras fronteras, pues hay muchos que realizan una imprescindible labor social con la población necesitada que reside en nuestro país.

Pero si puedo decir que cuando se vuelve de la experiencia en campaña, se da otro valor a los términos de accesibilidad, equidad y universalidad; así como a la utilización de los recursos sanitarios.

Con la actual crisis económica ¿está notando un descenso de la actividad en cooperación para el desarrollo en el ámbito sanitario o mayores problemas? ¿Cómo se pueden combatir de una manera eficaz?

Si aceptamos la crisis como una oportunidad, es el momento de repensar también cómo hacer más con menos, intentando nuevos planteamientos: priorizar la formación y la capacitación de los “agentes de salud” para que los proyectos lleguen a ser asumidos por las organizaciones locales; crear alianzas entre las ONGDs donde puedan compartirse los medios humanos y técnicos para mantenerlos en actividad la mayor parte del año; y desarrollar modelos de gestión sostenibles como el “Aravind eye care system”, pues el verdadero éxito de la cooperación es desaparecer.

La Dra. Mª Rosa Arroyo es la coordinadora de la Sección de Cooperación del Colegio de Médicos de A Coruña. Ha desarrollado su labor de voluntariado mediante programas de cooperación en Nicaragua, Ocotal y en la Región Autónoma del Atlántico Sur. En 2010, fue cooperante en los Campamentos Saharauis con la ONGD “Ulla del non”. Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid y especializada en oftalmología es además, miembro de varias organizaciones  como la ONGD Solidaridad Galega o la Sociedad Española contra la Ceguera en los Países en Desarrollo SECC.