Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

Sanidad y la DGT colaboran en una nueva campaña para frenar los accidentes provocados por alcohol y otras drogas

21/07/2008

El perfil del joven con riesgo de sufrir una lesión de tráfico por alcohol es un varón, menor de 25 años, con intención de beber y conducir en el futuro, que ha viajado alguna vez como pasajero de un conductor embriagado, con problemas en la escuela o en la familia y que es consumidor de alguna otra sustancia

Madrid, 18 de julio 2008 (Redacción)
DGT

Datos aportados por el Ministerio de Sanidad constatan que entre 30 y 50 de cada 100 accidentes de tráfico mortales están asociados al consumo de alcohol. Es por ello que la Administración ha decidido emprender una nueva campaña informativa para frenar estas cifras, como parte del compromiso adquirido por el ministro Bernat Soria, ante la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de la Droga.

“La suma de alcohol y otras drogas con conducción termina provocando pérdida de vidas humanas o consecuencias irreversibles para la salud”, ha subrayado el ministro, quien se muestra convencido de que la "única forma de evitar accidentes de tráfico por consumo de drogas y alcohol es mediante el ‘cambio de conductas’ de los ciudadanos a través de campañas o normas legales”. Como ha explicado Soria, “el tipo de trabajo que queremos hacer persigue lo mismo que persiguen las leyes y lo que persigue el Gobierno: cambiar conductas mediante normas o mediante campañas".

“La sociedad está captando el mensaje de los riesgos de conducir bebido, pese a ello, tenemos que seguir luchando por reducir las cifras de fallecidos y de heridos graves”, ha asegurado el ministro, durante la presentación de la campaña, que ha tenido lugar en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, en colaboración con la Dirección General de Tráfico, representada por su director Pere Navarro, y con la presencia del cabeza de Gobierno de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

Al acto han acudido, además de estos altos responsables, otros cargos como la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Carmen Moya; el subdelegado del Gobierno en Toledo, Francisco Javier Corrochano; el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Roberto Sabrido; el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, y el director-gerente del Hospital, Miguel Ángel Carrasco.

Dimensión del problema

Está comprobado que los accidentes de tráfico constituyen la segunda causa de siniestralidad y mortalidad evitable y la primera causa de muerte entre los adolescentes españoles.

Así, según la Encuesta Escolar sobre Drogas 2006-2007, 2 de cada 10 jóvenes de entre 14 a 18 años ha viajado alguna vez en vehículos conducido por personas bajo los efectos del alcohol. Además, a los 18 años, el 14,9 por ciento de los estudiantes de 18 años ha conducido un vehículo a motor bajo los efectos del alcohol.

Por tanto, el perfil del joven con riesgo de sufrir una lesión de tráfico por alcohol es un varón, menor de 25 años, con intención de beber y conducir en el futuro, que ha viajado alguna vez como pasajero de un conductor embriagado, con problemas en la escuela o en la familia y que es consumidor de alguna otra sustancia.

Además, en España, cada año mueren unas 1.500 personas en accidentes de tráfico relacionados con consumo de alcohol y otras 50.000 resultan heridas. Por otra parte, se calcula que el 10 por ciento de los accidentes de tráfico más graves están relacionados directa o indirectamente con el consumo de drogas.

Al respecto, Bernat Soria ha destacado el esfuerzo del Gobierno de España, a través de la DGT, por reducir los accidentes de circulación y sus secuelas. En este sentido, ha recordado que la DGT realizó el pasado año más de 4 millones de controles de alcoholemia, de los que casi 100.000 dieron positivo.

Información y formación

Parte de la campaña se apoya en la difusión de 800.000 ejemplares de un díptico informativo, dirigido fundamentalmente a la población más joven que se inicia al volante, bajo el título “Alcohol y otras drogas incompatibles con la conducción. Lo que tienes que saber”. El folleto explica de forma sencilla los efectos del consumo de alcohol, cannabis, cocaína, anfetaminas, éxtasis y alucinógenos en la conducción. También analiza qué es la tasa de alcoholemia y los factores que inciden sobre ella.

Esta información también trata de romper algunos mitos en torno a los remedios supuestamente eficaces para reducir la tasa de alcoholemia. Por ejemplo, hacer ejercicio, tomar chicles o caramelos, tomar o masticar café, beber aceite, fumar, consumir cocaína, usar sprais bucales, beber mucha agua o tomar clara de huevo no han demostrado reducir la tasa de alcoholemia.

Asimismo, explica las sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol y de otras drogas, cada vez más duras, recordando que existen, incluso, penas de prisión para el conductor.

El ministro ha aprovechado para agradecer a las autoescuelas su colaboración y ha puesto de manifiesto la importante labor de los profesionales de la salud en la prevención de los accidentes de tráfico relacionados con el consumo de alcohol y otras drogas. “Una labor ha añadido a la que toda la sociedad puede y debe contribuir”.

La campaña se completa con la distribución de otra guía para profesionales de la salud en la que se revisan las distintas estrategias aplicadas para evitar los accidentes de tráfico relacionados con el consumo de alcohol o de otras sustancias psicoactivas y lograr su disminución.

Su publicación cumple las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Accidentes y Lesiones de la Comisión Europea y el Libro Blanco de la Unión Europea La política europea de transportes de cara al 2010. Según estos trabajos, los programas de salud pública deben incluir la disminución de los accidentes de tráfico y apoyar los esfuerzos realizados en pos de su prevención. Eso sí, siempre basados en la evidencia científica.