Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

Sanidad recomienda a los padres enseñar a nadar pronto a los niños para evitar accidentes en verano

17/07/2009

Cada año fallecen aproximadamente 2.500 personas en accidentes relacionados con actividades recreativas acuáticas

Madrid, 20 de julio 2009 (medicosypacientes.com)

Es importante que los niños "aprendan pronto a nadar" para evitar accidentes en el agua durante el verano y, en caso de que todavía no sepan, lo recomendable es que "estén permanentemente bajo vigilancia, por parte de los padres y del socorrista si lo hubiera", según afirmó el director general de Salud Pública y Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad y Política Social, Ildefonso Hernández Aguado.

Descripción de la imagen

"El Ministerio, junto a otros organismos públicos y privados, trabaja todo el año para concienciar a la sociedad de la importancia que tienen las medidas de precaución a la hora de evitar accidentes en el agua durante el verano. Medidas como colocar una valla con cierre automático alrededor de las piscinas privadas es un ejemplo de medida de precaución que puede salvar muchas vidas", aseguró Ildefonso Hernández.

"Cada año fallecen aproximadamente 2.500 personas en España por accidentes relacionados con actividades recreativas acuáticas. Es una tendencia al alza y por ello intentamos acentuar los mensajes de prevención en los momentos de mayor relajación como puede ser el verano, cuando, por lo general, lo que más preocupa es disfrutar del periodo de vacaciones", explicó.

La publicación de la "Guía de seguridad para los proveedores de servicios. Protección de los niños y los jóvenes en las actividades acuáticas y recreativas" entra dentro de ese paquete de medidas informativas impulsadas por el Ministerio. En concreto, este material informativo -que se distribuirá por todos los ayuntamientos de España- tiene como objetivo "informar, proteger y facultar a los consumidores sobre la contratación de servicios acuáticos como motos de agua, lanchas motoras, equipos de submarinismo, etc".

Más riesgo para los turistas

Se estima que todos los años alrededor de 50.000 ciudadanos de la Unión Europea sufren lesiones mientras practican deportes acuáticos o actividades de navegación, mientras el ahogamiento es la segunda causa de muerte en personas jóvenes de entre 0 y 18 años, según cita la guía.

"La lucha contra las lesiones es una cuestión que debe ser prioritaria para todos. Por ello, la guía hace hincapié en las medidas necesarias para comprobar la seguridad de servicios acuáticos como canoas o barcas, ya que algunas de ellas pueden ser utilizadas por niños y no todas requieren licencia", apuntó el director general de Salud Pública y Sanidad Exterior.

En este sentido, "la mayoría de las lesiones y los fallecimientos no se deben al mal estado de los equipos o a unas condiciones indebidamente peligrosas, sino más bien a un comportamiento inadecuado de los usuarios", comenta la guía. Como ejemplo, un estudio sobre las lesiones causadas por inmersiones en jóvenes demostró que el 44 por ciento de las lesiones medulares graves se produjeron en la primera visita a una piscina, y el 28 por ciento en la primera inmersión.

A este respecto, los turistas tienen más probabilidades de sufrir lesiones que los residentes del lugar, ya que suelen realizar más deportes y "actividades inusuales", además de no estar familiarizados con el entorno. Por ejemplo, la tasa de accidentes en ciudadanos británicos que viajan al extranjero se ha duplicado en los últimos años, siendo las caídas y los deportes acuáticos las causas más habituales.

La importancia del chaleco salvavidas

La guía para la protección de los niños y los jóvenes en las actividades acuáticas y recreativas ofrece datos específicos sobre los peligros más frecuentes que presentan estos servicios. En referencia a las motos acuáticas los estudios recogidos indican que casi el 24 por ciento de las lesiones producidas con estos vehículos las padecen conductores con menos de una hora de experiencia.

Asimismo, "son las únicas embarcaciones de recreo en las que los traumatismos cerrados superan al ahogamiento como causa de muerte". No obstante, "el uso del chaleco salvavidas es imprescindible para cualquier actividad recreativa acuática, especialmente en aguas abiertas", advirtió Ildefonso Hernández.

Por otra parte, sobre el submarinismo, la obra recomienda que los niños menores de 12 se abstengan de su práctica pues "corre el riesgo de cometer errores fatales, como ascender demasiado deprisa o no manejar correctamente el equilibrado de la presión en el descenso".