Domingo, 19 Mayo 2019

Consejo de Ministros

Sanidad propone que la cita médica no urgente se realice en menos de 48 horas

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, informó al Consejo de Ministros del Marco Estratégico de Atención Primaria de Salud, que "responde a la necesidad de afrontar y dar soluciones a los problemas y retos actuales de la Atención Primaria" y que entre sus objetivos busca "garantizar que la cita no urgente se realice en menos de 48 horas"

Madrid 17/04/2019 medicosypacientes.com
El SNS cuenta con 13.000 centros de salud
El texto presentado por Carcedo en el Consejo de Ministros establece seis líneas estratégicas, 23 objetivos y 100 medidas para alcanzar una Atención Primaria de calidad, orientada a la ciudadanía, a hacer frente a la cronicidad, con alta capacidad de resolución y que potencie la continuidad asistencial.
 
Las medidas a corto plazo se iniciarán a lo largo de este año, las de medio plazo en 2020 y las de largo plazo en 2021. La ministra destacó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que con este plan el Gobierno quiere revertir "los efectos de los recortes que sufrió la Atención Primaria" con el anterior gobierno del PP y "revitalizar el Sistema Nacional de Salud (SNS)".
 
Recordó Carcedo que el SNS cuenta con 13.000 centros de salud, 457 hospitales públicos y que realiza cada año 430 millones de consultas y atiende 59 millones de urgencias, que atienden medio millón de empleados públicos.
 
La ministra agregó que las líneas estratégicas plasmadas en el documento pasan por reforzar el compromiso del Ministerio con el liderazgo de la Atención Primaria; consolidar una política presupuestaria y de recursos humanos que garantice la efectividad y la calidad de la APS; y mejorar la calidad de la atención y la coordinación con el resto de los ámbitos asistenciales, servicios e instituciones.
 
Además, establece reforzar la orientación comunitaria, la promoción de la salud y prevención en Atención Primaria; potenciar el uso de las tecnologías de la información, e impulsar la formación y la investigación.
 
Para ello, plantea una veintena de objetivos. Entre ellos, constituir una estructura operativa estable en el ministerio para la coordinación y seguimiento del Marco Estratégico para la Atención Primaria de Salud; actualizar la cartera de Servicios; mejorar la financiación y la estabilidad en el empleo de la APS; fomentar el abordaje biopsicosocial desde la consulta de Atención Primaria y la promoción de la salud; y promover la mejora continua de la Historia de Salud Digital.
 
Además, se actualizará la Estrategia de Cronicidad del Sistema Nacional de Salud y el impulso a otras estrategias ya en marcha como la de Promoción de la Salud y Prevención en el SNS o el Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos.
 
Desde el punto de vista profesional, el Marco Estratégico determina para este mismo año el aumento del número de plazas acreditadas para formación de profesionales de APS y la oferta del 100% de las plazas acreditadas en las convocatorias anuales de acceso a plazas de formación sanitaria especializada.
 
Asimismo, el Marco Estratégico para la Atención Primaria establece una serie de medidas a iniciar a lo largo de 2020. Entre ellas, la aprobación de ofertas públicas de empleo con convocatoria y resolución, al menos bienal, con el objetivo de alcanzar progresivamente y mantener una tasa de temporalidad inferior al 8%.
 
El Plan Nacional de Alzheimer busca mejorar la vida de enfermos y familiares cuidadores
 
María Luisa Carcedo presentó también al Consejo de Ministros las principales líneas del Plan Nacional de Alzheimer 2019-2023, "el primero que se elabora desde la perspectiva de afrontar un reto social y sanitario", que recoge objetivos y medidas transversales para mejorar el diagnóstico de la enfermedad, la atención a las personas afectadas y a los familiares que las cuidan, como la detección de estrés de familiares cuidadores.
 
El texto recoge objetivos y medidas transversales para mejorar el diagnóstico de la enfermedad, la atención a las personas afectadas y a los familiares que los cuidan. 
 
El Plan pretende reducir el impacto de la enfermedad, favorecer el mantenimiento de la persona con Alzhéimer en su entorno, poner en marcha las necesarias respuestas sociales y sanitarias y mejorar el conocimiento relativo a la dimensión y las necesidades de las personas con Alzhéimer y sus familias. 
 
En esta línea, la detección temprana es uno de los avances que marca el proyecto, que prevé mejorar las capacidades diagnósticas del sistema, y establece el fomento de la investigación sobre el origen, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad.
 
Para ello, recoge el desarrollo de programas de información y sensibilización de profesionales sanitarios, para la detección de signos y síntomas de la enfermedad.
 
Además, tiene como objetivo frenar el impacto económico y social de la enfermedad. En esta línea, persigue el apoyo a los familiares cuidadores a través de otros sistemas de protección, como la seguridad social, el ámbito laboral o la vivienda. 
 
Así, recoge medidas como la formación de los profesionales de Atención Primaria para la detección de situaciones de sobrecarga y estrés de familiares cuidadores.
 
También contempla la necesidad de involucrar a todos los agentes y al conjunto de la sociedad en la respuesta hacia los retos que plantea el abordaje integral de la enfermedad, eliminando situaciones de rechazo, exclusión y estigmatización hacia las personas con Alzheimer.
 
El Plan establece cuatro ejes de actuación. En primer lugar, la investigación sobre factores determinantes de la enfermedad. En segundo lugar, el desarrollo de políticas de promoción de la salud, así como el avance en el diagnóstico precoz y la elección de los tratamientos más adecuados. 
 
En tercer lugar, se establece un eje de mejora de los servicios, apoyos y prestaciones para avanzar en la atención a las personas en distintos ámbitos. 
 
Finalmente, pone el foco en trabajar en la sensibilización de la opinión sobre la mejora de las actitudes en el entorno, con el propósito de cambiar la visión que la sociedad tiene del Alzheimer.
 
El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, a través del Imserso, está ultimando este documento con el Grupo Estatal de Demencias y la secretaría general de Sanidad. Este cuenta con la máxima participación de los sectores más implicados en el Alzheimer. 
 
Así, participan los centros y direcciones generales del Ministerio, el movimiento asociativo de familiares de personas con Alzheimer y otras demencias, la Fiscalía General del Estado, los principales centros de investigación y fundaciones de Alzheimer, las sociedades científicas y asociaciones profesionales y el Hospital Clínic de Barcelona, el Ramón y Cajal de Madrid y el Marqués de Valdecilla de Santander.
 
El Plan sigue las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es acorde al Plan de acción mundial sobre la respuesta de salud pública a la demencia 2017-2025. También respeta la declaración del Parlamento Europeo sobre las prioridades en la lucha contra la enfermedad de Alzheimer.
A nivel estatal, cumple con la Proposición no de Ley que aprobó el Congreso en 2017, instando al Gobierno a establecer una Política de Estado de Alzheimer, entre otras medidas.