Campaña medicina rural

Viernes, 19 Agosto 2022

Rincón del paciente: Logorrea

27/01/2010

El lenguaje es fundamental para nuestra comunicación diaria, pero existen alteraciones que no suelen ser infrecuentes porque los circuitos neuronales que sustentan esta función ocupan una gran extensión del cerebro, por lo que pueden afectarse por multitud de lesiones

Una de las alteraciones menos estudiada es la logorrea, es decir, el exceso de la expresión verbal, muy por encima de la que utilizaría en una situación similar la mayoría de las personas.

Logorrea

Pueden aparecer casos de logorrea transitoria, en relación con una lesión cerebral aguda; en otras ocasiones es crónica, secundaria a una lesión cerebral previa o a una enfermedad progresiva, y muchas veces no existe lesión cerebral aparente por lo que se atribuye a algún problema psiquiátrico o se considera un rasgo atípico pero particular de la personalidad del individuo afectado.

Por ahora no se ha establecido un grado de producción verbal necesario para identificarla, tampoco existe una correlación clara entre la topografía de la disfunción y el síntoma en los casos en que el trastorno se asocia a una lesión cerebral evidente, ya que se desconoce la correlación neuroquímica exacta y, en consecuencia, se desconoce el tratamiento sintomático específico.

A diferencia de lo que sucede con la afasia, la situación contraria, los estudios y publicaciones sobre la logorrea son prácticamente inexistentes, salvo diversos estudios que parecen confirmar que determinados antidepresivos podrían desencadenar esta alteración verbal, aunque la velocidad de expresión sea normal.

En distintos casos se ha visualizado por neuroimagen una posible lesión del hemisferio derecho, fundamentalmente el lóbulo temporal.

Algo importante que parece demostrado es que cuando el discurso se lleva a cabo mentalmente, en silencio, las regiones cerebrales que se activan difieren algo de las involucradas cuando se habla en voz alta.

Sería muy positivo que se ampliaran los estudios para conseguir descifrar la ubicación posible de las alteraciones cerebrales que pueden provocar este tipo de alteración en la velocidad de la semántica.

Fuente: Dr. Juan Carlos Moreno
para medicosypacientes.com