Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Rincón del paciente: Consumidores de drogas

17/09/2009

Con la cocaína aparecen alteraciones del córtex prefrontal, de la concentración de sustancia blanca y gris más desconexiones de las estructuras subcorticales. Estudios de imagen funcional han demostrado que estas regiones muestran una actividad muy reducida en respuesta a las demandas de tareas de memoria operativa, toma de decisiones y rendimiento de la función ejecutiva

El consumo de drogas se relaciona con alteraciones neurocognitivas vinculadas al funcionamiento de diversas regiones cerebrales.

Rincón del paciente: Consumidores de drogas

La aplicación de avanzadas técnicas de neuroimagen ha producido importantes avances en la investigación de por qué se producen alteraciones estables en los mecanismos cerebrales responsables de los procesos cognitivos y en qué mecanismos específicos intervienen las drogas de abuso.

Estamos asistiendo, a pesar de las cifras expuestas por rutina por los representantes relacionados sobre el freno en el consumo, a un aumento creciente de consumidores de drogas, tanto de cannabis, éxtasis y cocaína.

Estudios de imagen funcional han demostrado que estas regiones muestran una actividad muy reducida en respuesta a las demandas de tareas de memoria operativa, toma de decisiones y rendimiento de la función ejecutiva. Asimismo, se conoce la presentación de alteraciones del flujo sanguíneo, de la perfusión y del metabolismo zonal del cerebro.

En comparación con la abundancia de estudios de neuroimagen estructural realizados en consumidores de psicoestimulantes, el volumen y la precisión de las investigaciones realizadas en los opiáceos son sensiblemente inferiores. Este fenómeno puede deberse a que algunos de los primeros estudios estructurales en consumidores de heroína no detectaron alteraciones morfológicas.

Sin embargo, estudios posteriores han puesto de manifiesto la presencia de alteraciones morfológicas corticales y de la sustancia blanca en consumidores de heroína, si bien parece que estas alteraciones son más leves que las detectadas en consumidores de cocaína o anfetaminas. Los consumidores de éxtasis demuestran alteraciones de la memoria episódica y operativa, y se han observado alteraciones significativas del flujo y el metabolismo cerebral en los adictos a su consumo, que se inicia en los fines de semana pero que con un intervalo escaso de tiempo conlleva una adicción diaria ya que se combinan con diversas sustancias para potenciar los efectos y conseguir el célere y frecuente consumo por parte del adolescente, que puede percibir el éxtasis como un producto inofensivo creyendo incluso que no tendrá necesidad imperiosa de consumirlo, necesidad que si aparecerá ante la búsqueda del estado de bienestar que produce, igualmente no quiero que se omita que estas pastillas se suelen mezclar con talco, antibióticos, cafeína, antidepresivos y otro tipo de sustancias tan lesivas como antiparasitarios…lo que aumenta su letalidad, a lo que añado que una misma dosis prácticamente inocua una noche puede provocar otro día disminución del sodio en sangre provocando deshidratación, lesión del hígado o del riñón, activación de midriasis, de temblores, de nauseas, de convulsiones, de alteraciones en la sangre y daños en el sistema inmunológico, pudiendo desencadenar depresión crónica, pánico o alucinaciones y delirios.

El consumo de cannabis se ha asociado a deterioros más acusados en poblaciones que se inician a edades más tempranas y en mayores cantidades de la sustancia, además, investigaciones recientes han demostrado la existencia de alteraciones morfológicas en grandes consumidores de cannabis y en los que inician el uso a edades muy tempranas, lo que indica un incremento de la vulnerabilidad a la toxicidad de la sustancia en poblaciones adolescentes.

Los habituales consumidores de cannabis presentan importantes alteraciones funcionales en diversas áreas prefrontales, temporales y en el cerebelo, por lo que, en condiciones de activación, tienden a presentar patrones anormales de actividad en tareas cognitivas muy demandantes, incuso en las motoras y en la toma de decisiones dentro de la lógica.

Fuente: Dr. Juan Carlos Moreno
para medicosypacientes.com