Campaña medicina rural

Jueves, 11 Agosto 2022

Rincón del paciente: ¿Ronquidos simples?

29/12/2010

Hablamos hoy de los ruidos, a veces silbidos o resuellos, que se producen cuando vibran la nariz, o por deformidades del tabique nasal como por ejemplo en la base de la lengua o la garganta

Ronquidos

Hablamos hoy de los ruidos, a veces silbidos o resuellos, que se producen como consecuencia de la vibración de las estructuras naosorales, debido a una resistencia al aire en la vía aérea superior.

Pues bien, todo lo descrito creará un flujo turbulento de aire que ocasionado porque los conductos que reciben la corriente aérea que respiramos se estrecharán, lo que desencadena concretos problemas de obstrucción, no olvidemos que esto lo padecerán el 70% de las personas mayores, lo que desencadenará con posterioridad, que el organismo inhale más aire provocándose una acentuación del cierre de la vía respiratoria, por cierto, exclusivamente cuando se produzcan paradas respiratorias hablaremos de apneas del sueño, en cuyo caso el ronquido acaece, precisamente, cuando comienza de nuevo a respirar el afectado por tal patología.

El ronquido no es únicamente una traba para el que lo padece sino, igualmente, para los familiares y, además en momentos puntuales, se ven auditivamente relacionados los vecinos circundantes , ¡ que les pregunten !.

Pues ahora bien, no deja de ser un problema médico importante porque en el origen pueden estar implicados los distintos elementos redactados con antelación, ya que se movilizan hacia atrás, determinando el obstáculo a la entrada de aire y desencadenando el característico estridor que ocasionará un cambio de posición del afectado de la situación original hacia arriba, posición que lógicamente facilita el cierre al que nos referimos, a la lateralización del cuerpo con lo que desaparecerá, la anatomía sabe algo al respecto, dicho ronquido porque facilitará la vuelta a la normalidad posicional de las estructuras implicadas en el proceso, además, si se consigue echar la cabeza hacia abajo se logrará todavía un mayor efecto positivo.

Existen multitud de posibles causas, independientes de las mencionadas previamente, como la existencia de problemas isquémicos cerebrales o, fundamentalmente, la obesidad porque la grasa del cuello estrecha la vía aérea, pero no olvidemos que evitando el alcohol, ya que relaja considerablemente el tono muscular encargado de la normalización en este sentido, el tabaco durante las cuatro horas anteriores al intento de conciliar el sueño, como siempre realizando deporte, evitando los tranquilizantes o levantando un poco la cabecera de la cama favoreceremos el escenario nocturno.

Dos situaciones conflictivas concurren con frecuencia, una de ellas es que se orina más por la noche y, la otra, la somnolencia durante el día.

Por cierto se especula con la posibilidad de que los niños, afectados por concretas alergias o agrandamiento de las amígdalas, roncarán al unísono de sus progenitores por lo que será prudente estar pendientes de la citada situación.

Actualmente la mayoría de los problemas desencadenantes se resuelven con aparatos de radiofrecuencia y láser, que son técnicas que pueden ser efectuadas en los Centros Ambulatorios.

Basándonos en los expertos terminamos diciendo que el ronquido no puede considerarse una enfermedad, aunque sí un gran inconveniente a vigilar, sobre todo, para los que rodean al imperturbable roncador.

Fuente: Dr. Juan Carlos Moreno
para medicosypacientes.com