Campaña medicina rural

Lunes, 8 Agosto 2022

Recibir una adecuada atención médica al final de la vida no es un privilegio sino un auténtico derecho

24/11/2010

La OMC celebra el anuncio del Gobierno sobre la futura aprobación de una Ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna e insiste en la necesidad de un desarrollo adecuado de un sistema de cuidados paliativos para garantizar los derechos de los pacientes y de sus familiares, independientemente de la región en donde residan

Madrid, 23 de noviembre 2010 (medicosypacientes.com)
Descripción de la imagen

Ante el anuncio del Gobierno de la futura aprobación de una Ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna, la Organización Médica Colegial (OMC) ha mostrado su satisfacción por el cumplimiento de una medida que ha venido reclamando constantemente como es que los cuidados paliativos sean un derecho reconocido por igual para todos los ciudadanos en todas las Comunidades Autónomas. Un derecho con respaldo de un marco normativo como es la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, de 2003, y con otro tipo de medidas como la Estrategia de Cuidados Paliativos de 2007.

Sin embargo, la realidad a día de hoy viene marcada por las inequidades en relación al nivel de desarrollo de los cuidados paliativos en las diferentes comunidades autónomas, y también por las importantes diferencias entre el ámbito rural y urbano, así como por las características del enfermo, sobre todo si es adulto o pediátrico.

La OMC viene recalcando de forma constante la importancia de los cuidados paliativos porque representan una sólida respuesta sanitaria al sufrimiento relacionado con el final de la vida de los pacientes y porque se han convertido en un derecho de todos los ciudadanos y en una prestación sanitaria básica. Así ha quedado puesto de manifiesto en las conclusiones extraídas del II Congreso de la Profesión Médica, presentadas recientemente, y que constituyen el sentir del conjunto de la estructura de la Organización Médica Colegial (juntas directivas, vocalías y comisiones deontológicas).

Entre los 16 grandes temas que se abordaron en este importante evento y sobre los que se sondeó a los máximos representantes de la profesión médica para poder conocer el sentir mayoritario de los médicos de nuestro país, destacó, sin duda, el de los cuidados paliativos, de cuyo tema se obtuvieron cuatro grandes conclusiones: efectuar un análisis nacional de la situación actual de los cuidados paliativos en España; instar a la Administración la revisión de la legislación sobre la prescripción de opioides; contribuir a reforzar la formación y especialización el cuidados paliativos de los profesionales médicos; y proporcionar información a la ciudadanía sobre su derecho a los cuidados paliativos.

Asimismo, del sondeo realizado a los asistentes a dicho Congreso sobre las cuestiones más candentes en esta materia cabe destacar que un 97,3 por ciento de los encuestados se mostró totalmente de acuerdo en considerar que el tratamiento enérgico del dolor es un imperativo ético para el médico y un derecho para el paciente debidamente informado. Además, un 96,4 por ciento opinó que todos los médicos en función de su competencia y de la necesidad del paciente deben prestar cuidados paliativos a sus enfermos, al mismo tiempo que un 99,2 por ciento se mostró convencido de que los Colegios de Médicos deben defender el establecimiento de un sistema de cuidados paliativos universal y de calidad.

La calidad de vida como prioridad

Para la Organización Médica Colegial hay un claro objetivo en la atención a las personas con una enfermedad en fase terminal que es procurar su mejor calidad de vida, lo cual implica: identificar, evaluar y tratar el dolor y otros síntomas de forma temprana, así como abordar sus necesidades psicosociales y espirituales; facilitar al enfermo que pueda expresar sus emociones y siempre ser escuchado; establecer mecanismos de coordinación entre todos los niveles asistenciales, promoviendo y facilitando que el enfermo, si así lo desea, pueda morir en su casa; promover la autonomía de éste y facilitar su participación en la toma de decisiones, prestando una especial atención a las voluntades anticipadas; por último, reconocer la importancia de la familia y el entorno personal del enfermo, favoreciendo su colaboración en los cuidados, y atendiendo, asimismo, las necesidades de los cuidadores.

Si se observa la tendencia que predomina en los países europeos se percibe que la Medicina paliativa forma parte de la cartera de servicios de los programas nacionales de salud de cada Estado. La OMC nunca ha sido ajena al abordaje que más allá de nuestras fronteras se le ha dado a este tipo de Medicina, destacando, en este sentido, su activa participación en Foros Internacionales de tal peso como es la Asociación Médica Mundial (AMM) en cuyo marco ha sido aceptada, recientemente, para su discusión una propuesta de declaración sobre atención médica al final de la vida presentada por la OMC en su última Asamblea General, celebrada en Vancouver. Se trata de un documento que sentará las bases éticas y profesionales para los médicos de todo el mundo en lo relacionado con la atención médica al final de la vida, con aspectos humanos, científicos y profesionales consistentes y comprometidos.

En resumen, la OMC quiere aprovechar el anuncio hecho por el Gobierno para expresar su deseo de contribuir al impulso de una serie de medidas sobre cuidados paliativos cuyo objetivo es lograr una atención de excelencia al final de la vida. Para ello considera, entre otros aspectos, imprescindible que se cuente con la opinión de profesionales expertos a la hora de planificar los cuidados paliativos en los Servicios de Salud. Además, ve fundamental la búsqueda de acuerdos entre las diferentes Sociedades Científicas y los diferentes Colegios profesionales implicados, que se calculen las necesidades de profesionales sanitarios capacitados en cuidados paliativos, y que este tipo de Medicina sea practicada en todos los niveles asistenciales para lo cual se precisan medidas eficaces de coordinación.