Miércoles, 17 Enero 2018

Observatorio Agresiones

Que las agresiones a sanitarios se consideren delito de atentado contra la autoridad, el mayor logro

La consideración de delito de atentado contra la autoridad para las agresiones a sanitarios, tal y como ha quedado  reflejado en la reforma del Código Penal realizada este año, es el logro más destacado de muchos años de lucha de la Organización Médica Colegial contra las agresiones a médicos, una lacra que no cesa, a pesar de que ha disminuido en los dos últimos años

Madrid 29/12/2015 medicosypacientes.com/S.G.
Reconocimiento en el Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios
La consideración de delito de atentado contra la autoridad para las agresiones a sanitarios, tal y como ha quedado  reflejado en la reforma del Código Penal realizada este año, es el logro más destacado de muchos años de lucha de la Organización Médica Colegial contra las agresiones a médicos, una lacra que no cesa, a pesar de que ha disminuido en los dos últimos años.
 
La entrada en vigor en julio de la Ley Orgánica del Código Penal que contempla las agresiones a sanitarios como delito de atentado contra la autoridad para los médicos funcionarios y conlleva hasta cuatro años de cárcel, ha sido el logro más importante en la lucha contra las agresiones. A pesar de ello, la OMC sigue trabajando contra las agresiones porque esta reforma no contempla como delito las amenazas, injurias, vejaciones y coacciones, lo cual supone la "gratuidad del insulto y las amenazas al médico", como lo demuestran ejemplos de sentencias en las que, por 120 euros, un paciente o familiar  pueden amenazar de muerte a un médico.
 
A ello se suma la gran variabilidad en la falta de unificación de criterios por parte de los órganos judiciales a la hora de tipificar las agresiones, como lo reflejan las sentencias contra agresiones de 2014 analizadas por el Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC), de las cuales, la mayoría, el 59%, fueron consideradas como faltas (lesiones, daños, maltrato, orden público, amenazas, vejaciones e injurias), mientras que el    41% de las agresiones fueron calificadas como delitos (atentado, lesiones, amenazas, abuso sexual y alteración del orden público).
 
Las agresiones a médicos son un tema sobre el que la OMC y los 52 colegios de médicos de toda España llevan trabajando desde 2009, a raíz de la muerte de la Dra. María Eugenia Moreno, una residente de 34 años que fue asesinada por un paciente cuando se encontraba trabajando en el centro de salud de Moratalla (Murcia). Se creó entonces el Observatorio Nacional de Agresiones que recoge las agresiones denunciadas a través de las corporaciones médicas, con un cómputo total en los últimos cinco años de 2.058 agresiones que incluyen lesiones, amenazas, coacciones, maltrato, hurto, injurias y/o vejaciones.
 
La concienciación a los profesionales que trabajan en el entorno de los servicios de salud, la cooperación con las Administraciones públicas -Ministerio de Sanidad, Consejerías de Salud de las Comunidades Autónomas, Ministerio de Justicia, Fiscal General del Estado, Fiscalías y Cuerpos de Seguridad del Estado - y la sensibilización de la sociedad en general ante este grave problema, ha sido de gran ayuda para abordar esta lacra, que requiere de la unidad de todos.
Por ello, el Observatorio Nacional de Agresiones de la OMC se sigue trabajando para que las agresiones a sanitarios sean consideradas como violencia social, contemplando la consideración de delito contra la autoridad tanto si se producen en el ámbito público como en el privado y para que sean penadas con los mismos criterios en todas las CCAA.
 
Las acciones del Observatorio están encaminadas, en primer lugar, a evitar en la medida de lo posible estas agresiones que, además de repercutir gravemente en la salud y en la calidad de vida del profesional agredido, afecta de forma sustancial a la actividad sanitaria, uno de los pilares básicos de nuestra sociedad del bienestar.
 
Por ello, ha auspiciado los convenios firmados con Fiscalías y Administraciones autonómicas en diversas comunidades autónomas que han servido, sin duda, para avanzar en procedimientos judiciales rápidos, expeditivos y ejemplarizantes, en los que la consideración como delito de atentado contra la autoridad pública fue esencial cuando lo reconoció por primera vez, en 2007, una sentencia del Tribunal Supremo.
 
Datos 2014 Observatorio Agresiones
 
Lesiones, amenazas, coacciones, maltrato, hurto, injurias y/o vejaciones centran la mayor parte de las 2.058 agresiones que han sufrido los médicos en el ejercicio de su profesión en toda España en los cinco últimos años, según los datos del  Observatorio. En 2014, se registraron 344 casos frente a los 354 del año anterior, lo que supone una disminución del 2,8%.
 
Bajo el lema "Ante las agresiones a médicos, tolerancia cero" y el hashtag en redes sociales #stopagresiones, el Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC) hizo público en marzo los datos de violencia registrados en 2014.
Por segundo año consecutivo se registró una tendencia descendente que pone en valor el trabajo de estos cinco años de actividad del Observatorio Nacional de Agresiones de la OMC que recoge los datos de los 52 colegios de médicos de toda España.
Principales datos
En el ámbito sanitario de ejercicio, sigue siendo el público donde se producen la gran mayoría de este tipo de conductas violentas, con un 87% de los casos, mientras que en el sector privado se produjeron el 13%, experimentando este último un ligero aumento respecto al año anterior (11%). Y, sobre el ámbito donde se produce la agresión, sigue siendo la Atención Primera la que se lleva la mayor parte (48%), frente a la hospitalaria (16%), las urgencias hospitalarias y extra hospitalarias tienen un porcentaje de un 10% cada una de ellas.
 
De los agresores, ha aumentado el porcentaje de familiares del paciente, pasando del 25% al 31%; el 36% son pacientes programados, es decir, con cita previa; el 18% son pacientes no programados y el 15% son usuarios del centro donde se producen las agresiones.
 
En cuanto a las causas principales de las agresiones, el 30% se producen por  discrepancias en la atención médica; el 12 % por el tiempo en ser atendido;  el 11% por discrepancias personales; el 9% por no recetar el medicamento propuesto por el paciente; el 6% en relación a la incapacidad laboral; el 5% por emitir informes médicos no acordes con sus exigencias; el 4% por malestar del funcionamiento del centro y el 23% por otras causas.
Del total de agresiones, en el 18% de los casos provocaron lesiones y el 12% conllevaron baja laboral, que aumentó desde el 9% del año anterior.
 
En cuanto a las acciones emprendidas desde los Colegios, en el 60% de los casos se efectuaron diligencias; en el 66% de ellas se presentaron denuncia y en un 53% se celebró juicio.
Otro dato significativo es el porcentaje de casos de médicos que contaron  con el apoyo o asesoramiento del centro/empresa donde realizaban su trabajo en el momento de la agresión, que aumentó del 32% al 40%. No obstante, el  60% de los casos no recibió apoyo o asesoramiento.
 
Reconocimiento al Senado y al MSSSI
 
Coincidiendo con el Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios, los representantes del Observatorio Nacional de Agresiones hicieron entrega  de un reconocimiento al Senado  por la aprobación en septiembre de 2012 de la moción que presentó el PP y fue apoyada por todos los grupos políticos para lograr un esfuerzo coordinado entre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las Consejerías de Sanidad a fin de llevar a cabo un Plan de Actuación Integral para abordar el problema de las agresiones a profesionales sanitarios.
 
También se hizo un reconocimiento al propio Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, por la implementación de este Plan de Actuación Integral y la puesta en marcha del Grupo de Trabajo de Agresiones a Profesionales del Sistema Nacional de Salud, en el que están representados el MSSSI, los servicios de salud de las CC.AA., los consejos generales de colegios profesionales de las profesiones sanitarias, organizaciones sindicales  y asociaciones de pacientes y usuarios.