Domingo, 15 Diciembre 2019

Jornada FFOMC-BIOSIM

Profesionales médicos defienden la ética en el uso de los Biosimilares y piden su regulación

La Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC) y la Asociación Española de Biosimilares (BIOSIM) presentaron ayer el Documento “El Principio de Justicia y los Medicamentos Biosimilares en el Sistema Nacional de Salud” y el Programa de Seminarios de Biosimilares en la Práctica Clínica, curso con tres ediciones consecutivas durante el próximo año

Madrid 21/05/2019 medicosypacientes.com/ S.Guardón
De izda. a dcha. Doctores Joaquín Rodrigo, Serafín Romero, José Ramóm Repullo y Javier Sánchez Caro
En el acto participaron el Dr. Serafín Romero, presidente de la FFOMC; Dr. Joaquín Rodrigo, presidente de BIOSIM; Dr. José Ramón Repullo, director Técnico de la FFOMC; y Dr. Javier Sánchez Caro, exdirector de la Unidad de Bioética y Orientación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, autor del Documento “El Principio de Justicia y los Medicamentos Biosimilares en el Sistema Nacional de Salud”.
 
Inició el turno de intervenciones el Dr. Serafín Romero quien hizo referencia a la renovación del acuerdo, firmado con anterioridad a la Jornada, con BIOSIM para trabajar juntos “en la formación y sensibilización de los médicos en medicamentos biosimilares”. 
 
Para el Dr. Romero conocer los biosimilares es “tener un compromiso con la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y con la accesibilidad”, algo, que, a su juicio, “no solo requiere de competencias científicas y técnicas, sino que forma parte del profesionalismo del médico”.
 
“Desde la OMC y desde el ámbito del profesionalismo estamos comprometidos con la utilización eficiente de los recursos que significa dar lo mejor al paciente al mejor precio”, explicó el presidente de la corporación quien añadió que “trabajar con los biosimilares cumple este objetivo”. “También estamos comprometidos con la sostenibilidad del SNS, que está amenazada por el porcentaje del total del gasto del país del PIB que invertimos en Sanidad", explicó.
 
Por ello, mostró su gratitud con la renovación de este acuerdo con BIOSIM “juntos construimos modelo sanitario, juntos contribuimos a la sostenibilidad del SNS, juntos hacemos país”.
 
Por su parte, el Dr. Joaquín Rodrigo agradeció el apoyo que la OMC les ha brindado a lo largo de toda su andadura en la implantación de los biosimilares en España, “una herramienta de accesibilidad para los pacientes a medicamentos biológicos y de sostenibilidad a los sistemas de salud”.
 
La aparición de biosimilares en nuevas terapias denota una aceptación paliativa de estos medicamentos por parte de los agentes sanitarios, tal y como expuso el presidente de BIOSIM. “Cada vez hay más evidencia científica, aunque sigue habiendo un desconocimiento profundo", indicó.
 
En este sentido, agradeció al Dr. Repullo por impulsar el Curso sobre Biosimilares en la Práctica Clínica “que tuvo mucho éxito en la edición anterior agotando todas las plazas y que tendrá tres ediciones más gracias a la renovación del acuerdo entre ambas entidades”. “El conocimiento disipa falsas creencias, mitos y leyendas y despeja dudas”, añadió.
 
Respecto al documento “El Principio de Justicia y los Medicamentos Biosimilares en el Sistema Nacional de Salud”, expuso que se trata de una revisión del por qué y las causas de implantar los biosimilares sin miedo en España bajo el marco de la ética.
 
En su intervención, el Dr. José Ramón Repullo manifestó que con este acuerdo se pondrá en marcha un curso que por primera vez “se mantiene abierto todo el año para que se pueda cursar en cualquier momento”. Además, serán acreditadas por SEAFORMEC y UEMS con equivalencia al Sistema Nacional de Salud. “Es un curso breve de 21 horas que permite identificar los principales elementos de lo que es un biosimilar y sus implicaciones de uso clínico, legales, éticas…”, añadió.
 
Durante el año pasado 400 profesionales se apuntaron a estos cursos y la previsión para esta edición es alcanzar los 1.200.
 
Al respecto del Documento presentado, el Dr. Repullo señaló que es un trabajo que tiene que ver con la bioética y los costes, pero que “sobre todo recupera el concepto olvidado del principio de Justicia algo que forma parte del Código de Deontología de los médicos”.
 
Sánchez Caro “Pedimos al Ministerio de Sanidad legislar para regular los medicamentos biosimilares”
 
El documento “El Principio de Justicia y los Medicamentos Biosimilares en el Sistema Nacional de Salud”, redactado por el profesor Javier Sánchez Caro, vocal de la Comisión Ética de BioSim y exdirector de la Unidad de Bioética y Orientación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, es un trabajo que aborda, desde el punto de vista de las llamadas éticas aplicadas, el uso de los medicamentos biosimilares por los profesionales en las organizaciones en las que prestan sus servicios y hacia los pacientes.  
 
El autor puso en relieve que “los medicamentos biosimilares tienen las mismas garantías de calidad, eficacia y seguridad que los medicamentos originales”. De esta manera, producen el mismo resultado, pero a un coste menor, sin interferir en la calidad de la atención. "Como médicos, estamos obligados a usarlos en beneficio de todos los ciudadanos y del SNS. Deben ser utilizados sin miedo por parte de los médicos, como cualquier otro, y sin consentimiento informado por escrito", recalcó.
 
Sin embargo, tal y como expuso, tras más de diez años transcurridos desde la comercialización del primer biosimilar no ha habido alertas clínicas atribuibles a esa condición. “Las actitudes recelosas hay que atribuirlas, fundamentalmente, al desconocimiento”, dijo. 
 
“El avance de la ciencia permite disponer de los biosimilares del mismo modo que los originales y la prudencia requiere su vigilancia y supervisión, tal y como se viene haciendo”, indicó.
 
Además de su calidad, eficacia y seguridad, “los biosimilares son, para el Dr. Sánchez Caro, una herramienta de eficiencia y contribuyen, por tanto, al sostenimiento del SNS”.
Por ello pidió al Ministerio de Sanidad que "tome cartas en el asunto" para actualizar la "regulación obsoleta" que rige a los biosimilares, así como para garantizar que su uso se extienda en todo el territorio nacional de manera armonizada. Tal y como denunció, existe desigualdad en el uso de biosimilares en el conjunto del Sistema Nacional de Salud (SNS), con "muchas diferencias" entre CCAA "o incluso entre hospitales". Según los datos que expuso, en algunas Comunidades Autónomas su penetración es del 80%, mientras en otras apenas llega al 20%.
 
Estos medicamentos actualmente se rigen por la Ley de Garantías a las que habría que sumar una orden ministerial de prescripción por marca. Por ello, abogó por una modificación para paliar la diversidad que existen, sobre todo, en términos de penetración en el marcado. “Debe entrar el Ministerio en favor de los biosimilares porque la ley está obsoleta; la evidencia científica está a favor y hay que legislar para promocionar a estos medicamentos”, dijo.
 
Junto a esto, Biosim también ha propuesto al Ministerio un Plan Estratégico en el que el capítulo central será la formación.
 
En definitiva, el experto explicó que los biosimilares representan un ahorro importante en la cuenta del SNS, lo que entra de lleno en los principios éticos de eficiencia y equidad. A lo que hay que añadir que los precios más bajos se generan porque el biosimilar apoya parte de su desarrollo en otro, el original ya autorizado.
En el contexto del mercado de los biosimilares no se puede desconocer que doce medicamentos biológicos, con unas ventas globales de 78.000 millones de euros, habrán perdido su exclusividad en la UE en 2020cantidad que otros elevan a 90.000 millones.
 
“Los biosimilares, con independencia de la justeza en la fijación del precio de los biológicos (se comercializan con importantes reducciones de precio; aumentan la competencia; permiten tratar a más paciente con menor coste ; liberan recursos para incorporar nuevos tratamientos; en determinados casos facilitan la optimización de los protocolos terapéuticos; contribuyen a la sostenibilidad de los sistemas públicos; incentivan la investigación en nuevos productos y consolidan la garantía de una cobertura sanitaria de calidad para futuras generaciones de pacientes”, concluyó.
 
(Se adjunta documento íntegro)