Domingo, 3 Julio 2022

Encuentro hispano-luso

Presidente Ordem Dos Médicos: “Combatir las pseudoterapias es también responsabilidad de los Gobiernos no solo de España y de Portugal, sino de los de todo el mundo”

El Dr. Miguel Guimarães, especialista en Urología, es desde enero de 2017 presidente de la Ordem Dos Médicos de Portugal, la corporación que representa en torno a los 50.000 médicos lusos. Con motivo de la reunión que mantuvo el pasado viernes a la que acudió con miembros de su equipo, ofrece en esta entrevista concedida a "MedicosyPacientes" una valoración del encuentro al tiempo que explica algunas de las principales estrategias conjuntas establecidas con el CGCOM 

Madrid 19/01/2019 medicosypacientes.com/S.P.
Presidente Ordem Dos Médicos de Portugal, Dr. Miguel Guimarães

-El pasado viernes tuvo lugar un nuevo encuentro hispano-luso, en Madrid, entre el Consejo General de Colegios de Médicos de España (CGCOM) y su homólogo portugués, la Ordem dos Médicos, ¿qué valoración hace el presidente de los médicos portugueses de este tipo de reuniones?

-Los encuentros que venimos celebrando periódicamente las Organizaciones médicas colegiales de España y Portugal son muy importantes para avanzar en la cooperación bilateral entre ambos países en materias esenciales en el sector de la Medicina y establecer estrategias comunes de cara al ámbito médico internacional que beneficien tanto a nuestros países como aquellos otros que aceptan  trabajar en base a nuestras propuestas conjuntas.

-Uno de estos ejemplos de estrecha colaboración es, precisamente, la “Declaración Madrid” sobre pseudoterapias y pseudociencias firmada conjuntamente, fruto de la reunión del pasado viernes, ¿qué destacaría de la misma?

-Se trata, sin duda, de una Declaración muy importante para combatir las denominadas pseudoterapias y pseudociencias. En Portugal la situación en este terreno es crítica, al igual que en España o, incluso, peor. Es, sin duda, una amenaza para la Medicina y para los ciudadanos, que desconocen las consecuencias que pueden acarrear y que son empujados a ellas, en muchas ocasiones, a través de publicidad engañosa enfocada a tratamientos sin ninguna eficacia terapéutica. Nuestra misión, como médicos, es combatir este tipo de prácticas y evitar que se confunda a los ciudadanos sobre su eficacia, con el consiguiente impacto que puede tener sobre la salud pública, además de impedir que se devalúe el papel de la ciencia y la investigación. Dada la complejidad de este tema, se requiere una atención especial también de los respectivos Gobiernos, a través de los Ministerios de Sanidad no solo de España y de Portugal, sino del resto del mundo, y también de la sociedad civil.

-Qué otras líneas de trabajo tienen establecidas, actualmente, ambas Organizaciones médicas colegiales?

-Son varias las líneas de trabajo que compartimos la Ordem Dos Médicos con el CGCOM. Entre las más importantes cabe destacar la de lograr que la relación médico-paciente sea considerada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO. El CGCOM puso en marcha hace dos años esta iniciativa que compartió con la Ordem Dos Médicos y otras organizaciones médicas tanto europeas, como el CEOM, como iberoamericanas, como CONFEMEL. Hay que tener en cuenta que la relación médico-paciente es un acto universal por lo que cada vez son más los apoyos que se reciben de todas partes.

Precisamente, en Portugal hemos elaborado un reglamento, que vamos a presentar oficialmente el próximo 8 de febrero, para proteger la relación médico-paciente. Es un reglamento pionero, a nivel internacional, ya que hemos sido los primeros en Europa en dar un paso de estas características. La Ordem Dos Médicos tiene delegada, por parte del Parlamento portugués, la competencia de definir las buenas prácticas médicas, entre ellas, establecer los tiempos mínimos de consulta que el médico ha de dedicar al paciente.

-¿Que expectativas tienen ambas organizaciones médicas tanto a nivel europeo como iberoamericano?

-Pretendemos desarrollar y profundizar en las relaciones con las organizaciones médicas europeas, aprovechando las estrategias de Portugal y España para poder ampliar a los demás países. En el caso iberoamericano, pertenecemos a la Confederación Latino-Iberoamericana de Entidades Médicas (CONFEMEL) que representa a cerca de un tercio de los médicos a nivel mundial, y con la que trabajamos en diversas áreas.

-¿Qué momento atraviesa la Sanidad en su país, Portugal?

-La Sanidad en Portugal se encuentra en una situación crítica, sobre todo en lo que al Servicio Nacional de Salud se refiere, que es muy importante para el conjunto de la ciudadanía portuguesa, y que, en estos momentos, está en riesgo. Necesita mayor inversión por parte del Gobierno y del Ministerio de Finanzas, ya que actualmente gira en torno al 4% del PIB, mientras que la media en los países de la OCDE supera el 6,5% del PIB. A ello hay que añadir la falta de profesionales sanitarios, además de recursos técnicos, equipamientos obsoletos. El Gobierno tiene que entender que no se trata de gastar recursos sino de invertir en la salud de la población, lo cual repercutirá positivamente en la economía del país.

¿Y, con respecto a la situación de los médicos?

-Portugal forma a muchos médicos para atender las demandas de salud de su población. Sin embargo, las difíciles condiciones de trabajo para estos profesionales junto a los bajos salarios que se les ofrece, provocan que muchos decidan irse del país. En los últimos cinco años han emigrado más de 5.000 facultativos al resto de Europa. Por otra parte, otro número importante optan por trabajar en el sector privado, con lo que el sistema público está quedando desabastecido de profesionales.

-En España, la situación más difícil la vive, en estos momentos, la Atención Primaria ¿Cómo son, actualmente, las condiciones de este nivel asistencial en el país vecino?

-La Atención Primaria en Portugal también vive una situación difícil, parecida a la de España. Tenemos problemas con la falta de médicos de familia, que tienen una buena formación, tras cuatro años de especialización, pero no disponemos del número suficiente para atender las necesidades de salud de los portugueses. Es por ello que las consultas se encuentran masificadas y existen listas de espera, lo cual dificulta mucho la labor de estos profesionales. A ello hay que sumar el problema que generan los múltiples fallos que día a día generan los servicios informáticos que manejan.