Sábado, 15 Agosto 2020

H. Virgen del Rocío

Presidente OMC: "En la actual situación de desigualdad social, el SNS es clave para mantener la equidad"

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Juan José Rodriguez Sendín, pronunció ayer una conferencia  en el Hospital Virgen del Roció, de Sevilla, sobre "Fracturas sociales y salud. La accesibilidad al medicamento" en la que puso de manifiesto que "en la actual situación de desigualdad social, provocada por la crisis, el SNS es clave para mantener la equidad en la asistencia sanitaria entre ricos y pobres"

Sevilla 25/11/2015 medicosypacientes.com/T.A.
De izda. a dcha: Francisca Díez, delegada de Salud y Política social de Sevilla; José Manuel Aranda, director gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS); Antonio Aguado, presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos; Aquilino Alonso, consejero de Salud de Andalucía; Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial; Manuel Romero, gerente de los Hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocio; Josefa Ruíz, secretaria general de Salud Pública y Consumo de la Consejería de Salud de Andalucía; Javier de Teresa, presidente del Colegio de Médicos de Granada; y Juan Bautista Alcañiz, presidente del Colegio de Médicos de Sevilla.

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Juan José Rodriguez Sendin, pronunció ayer una conferencia en el Hospital Virgen del Rocio, de Sevilla, sobre “Fracturas sociales y salud. La accesibilidad al medicamento” en la que puso de manifiesto que “en la actual situación de desigualdad social, provocada por la crisis, el SNS es clave para mantener la equidad en la asistencia sanitaria entre ricos y pobres”.

El presidente de la OMC fue presentado por el Consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Aquilino Alonso, quien hizo una semblanza del Dr. Rodriguez Sendin, del que resaltó su “firme defensa de la sanidad pública y de la profesión médica” y puso en valor la visión “diferente y complementaria” que hizo de la sostenibilidad del SNS.

A la conferencia, asistió el director gerente del Hospital Virgen del Rocio, Dr. Manuel Romero; el director gerente del SAS, Jose Manuel Aranda; la secretaria general de Salud Pública y Consumo de la consejería, Josefa Ruíz; la delegada de Salud Pública y Políticas Sociales de Sevilla, Francisca Diez, así como profesionales del Hospital y de la sanidad andaluza. También estuvieron presentes los presidentes de los colegios de Médicos de Huelva, Dr. Antonio Aguado; Granada, Dr. Javier de Teresa, y Sevilla, Dr. Juan Bautista Alcañiz.

El Dr. Rodriguez Sendin inició su intervención explicando al consejero Aquilino Alonso el porqué de su firme defensa del SNS. Para ello, se remontó al ejemplo vivido hace 50 años, en su pueblo, Vitigudino, cuando siendo niño el médico del pueblo le diagnosticó apendicitis y para operarle en Salamanca, la familia tuvo que recurrir a los ahorros guardados “por si acaso”. “Los que vivimos esa época –añadió- tenemos claro lo importante que es el SNS porque si hoy tuviésemos que afrontar una enfermedad grave oncológica o de un trasplante, la mayoría, salvo los ricos, no tendríamos respaldo económico para afrontar este tipo de situaciones”.

El Dr. Rodriguez Sendin defendió la necesidad de proteger y blindar el Sistema Nacional de Salud, como elemento de cohesión social, gran patrimonio colectivo, de derecho irrenunciable, basado en principios sustanciales de equidad social y solidaridad; con una gran calidad en la asistencia en Atención Primaria, hospitalaria, Urgencias y emergencias y unidades de Atención Especializada, que genera y distribuye riqueza, bienestar, innovación y empleo cualificado, independientemente de que se pueda gobernar mejor. Y lanzó una advertencia: “aquel que altere este modelo, debería pensarlo”.

Habló de la financiación del SNS en estos años de recesión económica y de cómo ha ido y sigue disminuyendo el gasto sanitario respecto a los países de nuestro entorno que ha pasado de representar un 6,5% del PIB en 2009 al 5,9% en 2013 y a estar comprometido un 5,3% para 2018, mientras se ha acordado por el Gobierno con Farmaindustria un techo del gasto farmacéutico en medicamentos innovadores (originales no genéricos) en función del crecimiento anual del PIB que, según distintos organismos internacionales, puede estimarse para 2016 aproximadamente en el 3,2%.

Tras señalar que hasta ahora, “aunque la riqueza estaba mal repartida, al menos teníamos sanidad, educación y justicia para todos” afirmó que la crisis ha provocado una “extraordinaria transferencia de riqueza al mundo del capital” que ha provocado “una mayor desigualdad y fractura social entre los de arriba y los de abajo”.

Para el Dr. Rodriguez Sendin la crisis ha afectado a “bastante más a unos que a otros” y “no todos hemos hecho los mismos esfuerzos”. “No han hecho los mismos esfuerzos –precisó- aquellos que se han quedado sin trabajo que aquellos que lo tenemos” y añadió que “los mismos efectos no los sufren los que tienen dinero suficiente para adquirir las medicinas que precisan que aquellos que precisan unos pocos euros para responder a otras necesidades por ejemplo comer ”.

Aludió a que los índices del coeficiente GINI que marca la medida de la desigualdad presentan en España “cifras preocupantes en la actualidad” y en comparación con la media europea tanto en fractura social como en pobreza relativa, mientras que en el mismo periodo el incremento del beneficio de las empresas ha aumentado en 4.5 puntos a costa de la disminución de los salarios, de las rentas del trabajo que han bajado en 8 puntos.

Para el Dr. Rodriguez Sendin, hay una “extremada transferencia de riqueza” al mundo del capital. Consideró que se ha alterado la agenda política y las responsabilidades de entidades financieras e irregularidades fiscales y la deuda “la tenemos que pagar la gente que no la hemos generado, con recortes en salarios y servicios públicos”. También habló de lo denominó “limosna” como resorte para el marketing social, poniendo como ejemplo empresas, que pagando sus impuestos en Irlanda, los compensa en España regalando “equipamiento” sanitarios en Galicia. “Si pagaran esos impuestos en España, probablemente, tendríamos esos equipamientos en todas las comunidades autónomas”, afirmó.

Ante ese “desequilibrio” ente capitalismo y democracia, destacó el papel del SNS por sus atributos de universalidad, equidad y calidad, financiado mediante impuestos, que atiende a todos por igual, ricos y pobres, por lo que “tenemos la obligación de preservarlo como bien público de primer orden”. En este sentido, alabó la definición y el concepto de sostenibilidad introducido en el proyecto de Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de la Junta de Andalucía y expresó su deseo de que eso mismo lo recoja la Constitución española.

Para el presidente de la OMC, una de las grandes garantías del SNS es que en la salud, “tenemos la misma oferta para todos en el momento de afrontar una enfermedad” y dijo que cuando la desigualdad social no está justificada, surge una reacción intelectual de rechazo que genera marginalidad y, a veces, respuestas colectivas violentas y delincuencia”

Rechazo que en el SNS se “haya vivido por encima de nuestras posibilidades” como algunos pretenden trasladar a la opinión pública cuando el nivel de gasto sanitario nos ha aproximado a los valores promedio de los países de nuestro entorno y siempre hemos gastado por debajo de nuestro nivel de riqueza.

Cuestionó que, en este periodo recesivo de la economía nacional, los ajustes estructurales más severos se han llevado a cabo sobre las rentas del trabajo, siendo el sector sanitario la primera economía del conocimiento e innovación de España y, dentro de este, los ajustes más severos han recaído en los profesionales sanitarios, con una devaluación salarial interna y una pérdida de 45.000 puestos de trabajo. “Los profesionales sanitarios –dijo- estamos en el foso más profundo de las rentas del trabajo en la Europa social con la que debemos compararnos”.

Tras preguntarse si tenemos equitativamente resuelta la distribución de rentas en la cadena de valor del SNS, expuso que las rentas del trabajo han pasado de 57% del gasto sanitario total en 1984 al 45% en 2014, mientras que, por el contrario, el gasto en farmacia se ha duplicado durante este mismo periodo, pasando de representar el 16% en 1984 al estimado 30% en 2014, concretamente en Andalucía al 30,6%.

Señaló que “con estas cifras no habrá buena medicina”, porque pasar del 6,5% al 5,3% del PIB, destruye “músculo y hueso del SNS” y que no es posible por mucho tiempo seguir estando por debajo de 1.330 € de gasto per capita cuando ya no es posible seguir más tiempo sin renovar el parque tecnológico. Abogó por un “control riguroso” del gasto farmacéutico y expresó el compromiso de los profesionales con los ciudadanos, con los pacientes y con el SNS y concluyó afirmando que los líderes europeos “han hecho una guerra económica” y ahora “nos toca hacer una revolución intelectual”. “Si la hacemos –aseguró- ganaremos el futuro; si no, el SNS que conocemos lo perderán nuestros hijos”.