Domingo, 21 Enero 2018

Coloquio Club Siglo XXI

Presidente de la OMC, partidario de devolver al Estado competencias en materia de Salud Pública

El presidente de la OMC se mostró partidario de devolver al Estado competencias sanitarias en materia de Salud Pública, según expuso en el coloquio posterior a su conferencia en el Club Siglo XXI, en el que abordó diversos aspectos de actualidad sanitaria como los retos del SNS que deberá afrontar el próximo gobierno, los pactos por la Sanidad, el R.D. de enfermería, la situación de la Atención Primaria, la formación continuada, el baremo de daño sanitarios, la formación continuada, y la feminización de la profesión médica, entre otros

Madrid 07/02/2016 medicosypacientes.com/S.P.
De izda. a dcha.: Dres. Valenciano, Rodríguez Sendín, y Vilardell, durante el coloquio en el Club Siglo XXI.
A dicha conferencia, en la que estuvo presente el ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, asistieron, además, representantes del Ministerio de Sanidad como el secretario general de Sanidad y el director de ordenación profesional, además, consejeros de Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura, así como el viceconsejeros de Salud de Andalucía, y de Madrid. Presidentes de Consejos y de Colegios de Médicos, presidentes de Sociedades Científicas, miembros de Organizaciones médicas, pacientes y otros colectivos como el prior y otros destacados miembros de la  Orden San Juan de Dios.
 
A preguntas de los asistentes al coloquio, moderado por el virólogo y ex subsecretario de Sanidad Dr. Luis Valenciano, el presidente de la OMC consideró un gran acierto la descentralización de las tareas asistenciales y de haberse aproximado éstas más a los ciudadanos. Remarcó el gran avance que han supuesto las transferencias “que han posibilitado que en cualquier lugar de España se preste la mejor medicina posible”, y abogó por un Consejo Interterritorial ejecutivo y que adopte acuerdos consensuados.
 
No obstante, defendió una actuación conjunta de la mano de una única Agencia de Evaluación, como estructura colegiada o federada, al igual que habría que hacer con la Agencia Española del Medicamento y productos sanitarios.
 
Financiación finalista y “sin trampas”
Para Rodríguez Sendín, como puso de manifiesto en el transcurso del debate una de las máximas prioridades para el futuro Gobierno pasa por “garantizar las bases del SNS porque los españoles tienen que saber a qué servicios tienen derecho, cuándo van a poder recibirlos y cómo se cubren desde el punto de vista financiero”.
 
Abogó, al respecto, por una financiación finalista, estable y “sin trampas” capaz de hacerse cargo de los servicios que el sistema presta. “Sin esas garantías –bajo su punto de vista- todo es secundario, ya que sin financiación suficiente, que de momento no la hay, no se podrá responder adecuadamente”, según expresó.
 
No obstante, se mostró pesimista, dadas las expectativas de inversión planteadas para el sistema sanitario, hasta alcanzar  un 5,3% del PIB en 2017, equivalente, según Rodríguez Sendín “a, unos 54.000 millones de euros.  Instó a un replanteamiento de este aspecto y recuperar el 6,9 del PIB para Sanidad, que representan del orden de los 15-16 mil millones de euros más destinado a la partida sanitaria, con un reparto más equitativo y no con las diferencias que, actualmente, se observan entre CC.AA. “Si no tenemos financiación ni recursos no podremos encontrar nuevas fórmulas que permitan avanzar al sistema sanitario”, como señaló.
 
La sostenibilidad del SNS, como insistió, pasa por la necesidad de un Pacto sanitario para lo que se necesita, a su juicio, voluntad.  “No hay nada tan sencillo como querer alcanzarlo y no utilizar la oportunidad política de cada uno en un momento determinado para negarse a hacerlo”. Advirtió de los efectos de no llevarse a cabo que pueden traducirse en sufrimiento para los más débiles y, en cierto modo, en la deslegitimación del sistema.
 
R.D. Enfermería
Preguntado durante el coloquio por el conflicto del R.D. de Enfermería,  el presidente de la OMC, recordó que Real Decreto 954/2015 por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, “fue pactado en su totalidad con la profesión enfermera, excepto el artículo 3.2, (ahora recurrido por el CGE y SATSE) que fue modificado al tener en cuenta una sentencia del Tribunal Supremo tras un recurso de nuestra corporación en el 2013, relativa al Decreto de Receta, en la que el Tribunal Supremo dice que la prescripción es exclusiva del Medico del odontólogo y del podólogo en el ámbito de sus competencias”.
 
Como añadió, en este sentido, “otros profesionales sanitarios podrán indicar, tratar, autorizar, siempre bajo la prescripción previa del médico de aquellos medicamentos sujetos a prescripción médica
 
Además, Rodríguez Sendín recordó que “una ley nunca está por debajo de un Decreto. En este caso, refiriéndose a la actual Ley de Salud Pública, dijo que “no solo está contemplada en ella las competencias de las CC.AA. en materia de Salud Pública, sino que también prevé sanciones para el que incumpla sus obligaciones”.
 
Respecto a los recursos interpuestos por CC.AA. contra el Decreto, distinguió entre recurrir el Decreto íntegro por diferentes causas o limitarse a diferir en lo concerniente al párrafo segundo del artículo 3.2 del Real Decreto y que exactamente dice, “(…)para que los enfermeros acreditados puedan llevar a cabo las actuaciones contempladas en este artículo respecto de los medicamentos sujetos a prescripción médica, será necesario que el correspondiente profesional prescriptor haya determinado previamente el diagnóstico, la prescripción y el protocolo o guía de práctica clínica y asistencial a seguir, validado conforme a lo establecido en el artículo 6. Será en el marco de dicha guía o protocolo en el que deberán realizarse aquellas actuaciones, las cuales serán objeto de seguimiento por parte del profesional sanitario que lo haya determinado a los efectos de su adecuación al mismo, así como de la seguridad del proceso y de la efectividad conseguida por el tratamiento”. 
 
En definitiva, sobre este asunto, el Dr. Rodríguez Sendín confía en que acabe imperando el sentido común. “A los médicos lo que nos preocupa es que no empeoren las garantías de calidad y seguridad de los pacientes ni el nivel de iatrogenia actual  muy en relación con el alto nivel de medicalizacion de nuestra sociedad
 
Situación de la Atención Primaria 
En el coloquio también se habló sobre la Atención Primaria para la que pidió que se haga un esfuerzo, “teniendo en cuenta que es el eje del sistema y resuelve el 90% de la atención que demanda la gente”. A su juicio, para otorgarle la calidad que precisa es necesario dotarla de una serie de garantías “estabilidad laboral de los profesionales; cupos estables sin trampas, etc.”. 
 
La dotación de personal, para el Dr. Rodríguez Sendín, es un aspecto clave, “tiene que revisarse tanto en centros de salud como en hospitales”.
 
El presidente de la OMC asoció el recorte de personal con el incremento del gasto en pruebas diagnósticas innecesarias, en derivaciones  y medicamentos, además de dispararse las visitas a urgencias, en las que también repercuten las demoras en las consultas de A.P. al acudir gente con problemas de salud, muchas veces, asumibles por su propio médico de cabecera conocedor de todo lo que le ocurre y a lo largo de su vida así como de sus circunstancias. No es aceptable bajo ningún concepto tiempo de demora del médico de cabecera. 
 
Baremo de Daños Sanitarios
También se requirió la opinión del presidente de la OMC sobre el baremo de daños sanitarios. Rodríguez Sendín consideró un fracaso que no haya podido sacarse adelante, tras dos décadas de trabajo, agradeciendo, en este sentido, la labor desarrollada por la mutualidad AMA.
 
Es lamentable que no se haya podido conseguir, estando ya prácticamente todos de acuerdo, tras el compromiso adquirido por la anterior ministra Ana Mato y el trabajo desarrollado, al respecto, por el Consejo Asesor, y a punto de ser incorporado en la reforma de la ley de tráfico. 
 
Aunque en el origen siempre están los lobys que hay detrás de los interese relacionados con este área de negocio tanto asegurador como de la “industria de la reclamación”, los últimos responsables han sido los diferentes gobiernos de las dos ultimas décadas siempre incapaces de asumir una responsabilidad definitiva en el futuro y en  sostenibilidad social y económica del SNS .Puso como ejemplo la situación existente en países como Italia o Alemania, “donde –como dijo-  no son solo enormes los costes de las pólizas de responsabilidad civil, sino también los mecanismos existentes que ponen los médicos en marcha para defenderse, con una proliferación exagerada de Medicina Defensiva que no solo encarece inútilmente la práctica asistencial sino que la hace exponencialmente más peligrosa.
 
En su intervención se refirió a otros temas como la formación continuada instando a articular fórmulas que permitan distribuir recursos para formación, sin necesidad de depender de la industria farmacéutica. En este sentido, propuso “reinvertir recursos que se estén utilizando inadecuadamente en formación continuada independiente, autónoma y transparente, desvinculada de intereses comerciales”. Recordó, al respecto, el esfuerzo que se hace desde la OMC para ofrecer formación continuada a nuestros colegiados aunque entendemos que no es suficiente.
 
Por otra parte, se refirió al papel que han de asumir los pacientes que pasa, principalmente, por “activarse”, sobre todo, cuando la razón está de su parte, además de alertar de posibles amenazas como las derivadas de los tratados de libre comercio que se avecinan, que van a afectar de pleno en el ámbito sanitario.
 
La feminización de los cargos directivos dentro de la profesión médica fue otro de los temas que abordó durante el coloquio. “Dadas las características peculiares de nuestra profesión es difícil encontrar compañeras que puedan conciliar ejercicio de la profesión, vida familiar y entrega al colectivo y a nuestras corporaciones”, según señaló. La solución, desde su punto de vista, podría pasar “por considerar que la representación profesional justificada no sobrecargue los servicios para lo que se debe prever la sustitución o compensaciones en caso de duplicidades, introducir cambios en el mecanismo de funcionamiento de nuestras instituciones y en establecer mecanismo que permitan la conciliación familiar ”.