Campaña medicina rural

Lunes, 8 Agosto 2022

Piden que cese la presión que se ejerce sobre los profesionales para que prescriban por principio activo

24/09/2008

Las nuevas tecnologías junto a las medidas económicas adoptadas por distintas Administraciones han generado importantes cambios cualitativos sobre el acto de la prescripción. En este sentido, cobró interés una Jornada organizada por “Medical Economics”, en la que se abordó, entre otros temas, la prescripción por principio activo con sus pros, sus contras y sus perspectivas de futuro

Madrid, 25 de septiembre 2008 (Redacción)

Acto de Prescripción

En España se manejan, según datos recientes, en torno a 11.000 presentaciones farmacéuticas; 7.000 marcas de medicamentos; y 1.200 principios activos. La orientación de la utilización de medicamentos hacia escenarios eficientes y racionales así como las distintas medidas para contener el gasto farmacéutico son aspectos en continuo debate. Un ejemplo de ello lo constituye la reciente Jornada organizada por la conocida publicación “Medical Economics”, en colaboración con la Fundación AstraZeneca, con el objetivo, en esta ocasión, de analizar el impacto de las nuevas tecnologías y la evaluación económica en la prescripción de medicamentos.

Precisamente, las nuevas tecnologías junto a las medidas económicas adoptadas por distintas Administraciones han generado importantes cambios cualitativos sobre el acto de la prescripción. En este sentido, cobró interés una de las mesas redondas incluidas en el programa de estas jornadas, dedicada a la prescripción por principio activo, sus pros y sus contras, y su futuro.

Se trata de una medida acogida, en estos momentos, por ciertas comunidades autónomas como Andalucía, Extremadura, Aragón, Cantabria, Castilla-La Mancha, Canarias y Castilla y León, aunque no por ello exenta de polémica, entre otras cosas por el carácter economicista que la rodea. No en vano, como se constató durante la jornada, las comunidades con mayor cuota de prescripción por principio activo también tienen una cuota de medicamentos genéricos más elevada.

Algunos de los participantes en la citada mesa redonda, como el representante del Servicio Andaluz de Salud, Antonio Peinado, subdirector de Farmacia y Prestaciones del SAS entiende que el fin último de este sistema de prescripción no es tanto un motivo económico sino una plataforma estratégica para poder avanzar en todos los demás aspectos del uso racional del medicamento.

Otra de las representantes administrativas, en este caso Nieves Martín Sobrino, directora técnica de Farmacia de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León, insistió en que la prescripción por principio activo no se sustenta en el cambio ni en la sustitución, sino en la elección. “El médico elige en todo caso, y los sistemas de prescripción informatizada permiten elegir el tipo de prescripción y eso ocurre en todas las CC.AA.

Cese de la presión

Argumentos que en cambio no convencieron a otros participantes en el debate como el senador del PP y ex vicepresidente del Consejo General de Médicos, el doctor Jesús Aguirre quien solicitó, en nombre de los profesionales, que se acabe con la presión que se ejerce sobre los mismos para prescribir por principio activo. “Desde la entrada en vigor de la Ley de implantación de precios de referencia resulta absurdo presionar para prescribir por principio activo cuando el coste es, al fin y al cabo, exactamente igual se recete por principio activo, por genérico o por marca”.

Según argumentó Aguirre, “en muchas CC.AA. aumenta esta forma de prescribir, debido al establecimiento de medidas como la implantación de conceptos de complemento y rendimiento personal, que sirven como incentivos dirigido a que los médicos prescriban por principio activo, y que van en contra de los códigos de ética y de deontología profesional”.

El senador del PP también reprochó a los representantes autonómicos que sólo se haya “negociado” este sistema con los Colegios Farmacéuticos, excluyéndose a los Colegios de Médicos, cuando, como recordó Aguirre, “La Ley de Cohesión dice que el uso adecuado o racional de medicamentos y las políticas emparejadas con el mismo deberán negociarse con estas entidades.

Este facultativo también aludió a la falta de adherencia que puede derivarse de este tipo de prescripción. Falta de adherencia que se incrementa en el caso de los enfermos polimedicados a los cuales, según Aguirre, va dirigido el 70 por ciento de las recetas que se realizan en Atención Primaria. “Los médicos del primer nivel asistencial vemos con mucha frecuencia el confusionismo que se genera cuando se entrega un medicamento distinto al prescrito por el médico”.

Por su parte, el director técnico de Farmaindustria, Emili Esteve, que también intervino en el debate, planteó la cuestión de que si es verdadero el dato que se manejó durante la mesa redonda de que al 60 por ciento de los pacientes no se les cambia la medicación “¿cuál es el motivo por el que al resto de enfermos sí se les cambia, cuyas consecuencias se ignoran las que son”.