Campaña medicina rural

Jueves, 11 Agosto 2022

Opinión: Sobre la privatización de la Sanidad Pública, responsables y consecuencias

15/10/2008

La Federación de Asociaciones Para la Denfensa de la Sanidad Pública ha manifestado públicamente su postura ante lo que considera un serio riesgo de privatización de la Sanidad a corto-medio plazo

Madrid, 16 de octubre 2008

La Sanidad Pública española corre un serio riesgo de privatización a corto-medio plazo. La estrategia privatizadora se ha centrando hasta ahora en un conjunto de medidas de diferente naturaleza como la promoción del aseguramiento privado con desgravaciones fiscales a los seguros complementarios de empresa, la trasformación de hospitales públicos en empresas de gestión privada, la financiación de la construcción y gestión de los nuevos centros por consorcios privados, la externalización de servicios de los hospitales como lavandería, cocina documentación clínica etc. , la cesión a empresas privadas de los servicios de atención primaria, el incremento de los conciertos con aseguradoras privadas, la privatización de la gestión de la incapacidad laboral de los trabajadores, o la potenciación de la asistencia de empleados públicos por mutuas y aseguradoras privadas. El capítulo de conciertos de asistencia con entidades privadas es el capítulo que más se ha incrementado en los presupuestos sanitarios de las CCAA, mientras que los de inversión en nuevas infraestructuras públicas se han congelado.

Esta situación ha condicionado crecimiento del gasto sanitario privado del 35% en los últimos 25 años, un 21% más que la media de los países europeos desarrollados (UE-15), a lo que habría que añadir un enorme gasto farmacéutico que acara el 28% del sanitario (14% en la UE-15), que beneficia de manera irracional a las multinacionales farmacéuticas.

El proceso se ha acelerado en algunas Comunidades Autónomas como las de Madrid o Valencia donde los nuevos hospitales se han construido y se van a gestionar por empresas multinacionales, los servicios de laboratorio y radiología se han adjudicado a empresas privadas o la reforma de la atención primaria se va a basar en el desarrollo de diferentes modalidades de provisión y gestión privada.

De no cambiar de manera sustancial esta situación, la privatización de la sanidad pública española es cuestión de poco tiempo, a pesar del rechazo de la ciudadanía que solo en un 9,6% acepta la privatización de los servicios de salud, según las últimas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CSI).

Las consecuencias de la privatización van a ser muy importantes para el sistema que perderá las características que le hacen uno de los más eficientes del mudo por tener el menor gasto público de los países de la UE a pesar de dar cobertura universal y de gran calidad (va a soportar un importante incremento del gasto sin mejorar su eficiencia); para los pacientes y ciudadanos que van a ver recortado su derecho a la asistencia universal y gratuita y al tiempo que se reducirá la calidad y la equidad de la misma; y para los profesionales que van a disponer de menos puestos de trabajo y soportar unas condiciones de trabajo de gran precariedad.

FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES PARA LA DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA