Viernes, 27 Abril 2018

Oncogeriatría

Oncólogos estiman que, en 2015, más de la mitad de los nuevos casos de cáncer se producirán en personas mayores de 65 años

 

Las estimaciones de cáncer en España para el 2015 son de 200.000 diagnósticos nuevos, de los cuales, más de la mitad se producirán en personas mayores de 65 años. El progresivo envejecimiento de la población contribuye a que la atención al paciente de edad avanzada con cáncer sea un problema clínico de primer orden

07/11/2012 medicosypacientes.com

Barcelona, 8 de noviembre de 2012 (medicosypacientes.com)

Por este motivo, los expertos perfilan la Oncogeriatría- entendida como el punto donde convergen diversas realidades de nuestra situación demográfica y sanitaria como el envejecimiento poblacional, la mayor incidencia de cáncer en el paciente de edad avanzada y la complejidad del manejo del paciente anciano-, como una especialidad de futuro para optimizar la atención global que requieren este tipo de pacientes.

En este sentido, las sociedades médicas de Oncología Radioterápica (SEOR), Geriatría y Gerontología (SEGG), Cuidados Paliativos (SECPAL) y Oncología Médica (SEOM) celebran hoy la segunda Reunión Nacional de Trabajo Multidisciplinar en Oncogeriatría, en la que tratarán la situación de esta especialidad en España, proseguirán con el plan de trabajo futuro y concretarán los propósitos planteados en la primera reunión que tuvo lugar el pasado 2 de junio de 2011 y supuso el inicio de una línea de trabajo conjunta entre estas asociaciones.

Entre las conclusiones recogidas, fruto de este primer acercamiento, destacan que el paciente de edad avanzada requiere de una valoración multidisciplinar que incluya las esferas funcional, cognitiva y sociofamiliar; así como la necesidad de que en todo centro hospitalario donde se realizan tratamientos oncoespecíficos, debería existir una comisión de Oncogeriatría cuya  estructura dependerá de las características y recursos del centro; la necesidad de consensuar escalas de valoración y protocolos de actuación que permitan homogeneizar tratamientos y disponer de datos analizables y, por último, subrayan que hay que implicar a profesionales de diferentes niveles asistenciales y generar sensibilización social  y de las administraciones sanitarias.