Campaña medicina rural

Lunes, 15 Agosto 2022

Nuevo programa clínico para pacientes con anorexia y bulimia

25/01/2010

Lo ha puesto en marcha la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid. El número de afectados por estos trastornos ha ido en aumento y se estima que afectan aproximadamente a 1 de cada 200 jóvenes de entre 12 y 14 años

Madrid, 26 de enero 2010 (medicosypacientes.com)

La Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico San Carlos, servicio dirigido por el doctor Juan José López-Ibor, ha puesto en marcha un nuevo programa clínico para mejorar el abordaje y evolución de los pacientes, especialmente mujeres, con anorexia y bulimia. Se orienta a diversos grupos de enfermos e incluye terapias de grupo 2 veces por semana que complementan el tratamiento individual que se presta a cada enfermo.

Descripción de la imagen

La doctora Marina Díaz Marsá, responsable
de la Unidad de Trastornos de la Conducta
Alimentaria; el Dr. Juan José López-Ibor,
jefe del Servicio de Psiquiatria y
las doctoras Patricia Gómez e Irene
de la Vega, de la citada Unidad de TCA.

Una de las terapias que contempla este programa es la de Orientación Dialéctico-conductual destinada a mejorar la autoestima e imagen personal de las enfermas, así como las relaciones interpersonales. Asimismo en aquellas pacientes que tienen un perfil bulímico se ofrecen herramientas específicas para controlar la impulsividad y las conductas de atracones y purgas características de estas enfermas.

Esta Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TAC) dirigida por la Dra. Marina Díaz Marsá, ha puesto en marcha también un programa de tratamiento psicoeducativo con el objetivo de facilitar el conocimiento de la enfermedad tanto a las propias pacientes como a sus familias. En este grupo se abordan los aspectos más característicos de la patología, como el origen y causa de esta enfermedad, así como los factores y manifestaciones clínicas de la misma, facilitando asimismo una información completa acerca de aspectos nutricionales.

La Unidad la compone un equipo de profesionales que incluyen psiquiatras, psicólogos, enfermería especializada y trabajadores sociales que abordan esta enfermedad de una manera integral. En ella se atiende una media de 600 pacientes adultos al año, en su mayoría mujeres cuya característica más común es el inicio de la enfermedad en la adolescencia, entre los 13 y 20 años, ya que es un período en el cual el cuerpo se va desarrollando y cambia de manera abrupta, mientras que la imagen mental que se tiene del propio cuerpo es mucho más lenta que su evolución fisiológica.

El tratamiento se realiza de forma coordinada con el servicio de Nutrición y Endocrinología así como con el Servicio de Medicina Interna del mismo centro, que se ocupan de los aspectos nutricionales y de las patologías médicas concomitantes de los pacientes. La Unidad se complementa con un Hospital de Día para las formas más impulsivas de estos trastornos o para aquellas que tiene asociado un trastorno de la personalidad y con la posibilidad de Ingreso hospitalario para aquellas pacientes con importantes déficits nutricionales o con graves dificultades en controlar su conducta.

Una enfermedad con mucha carga y alarma social

El trastorno de la conducta alimentaria es una enfermedad provocada por la ansiedad y preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico, lo que conduce a la persona a colocar la comida como eje central en su vida, sintiéndose dependiente de esa idea. La publicidad y los medios de comunicación mediante la aparición de modelos o prototipos “perfectos” de hombre y mujer, bellos y muy delgados, son en parte, los responsables de la aparición de estos trastornos alimentarios en un adolescente enfermo, ya que en esta delicada etapa de su vida, está en plena evolución tanto física como psíquica y está más propenso a caer en desarreglos alimentarios al no tener aún formado ni su cuerpo, ni su personalidad, ni su identidad. La Dra. Díaz Marsá subraya “no hay que dejar de lado los aspectos neurobiológicos de la anorexia y bulimia que predisponen al trastorno y que en muchas ocasiones requieren de un tratamiento psicofarmacológico adecuado”.

El número de afectados por estos trastornos ha ido en aumento y se estima que afectan aproximadamente a 1 de cada 200 jóvenes de entre 12 y 14 años y aunque las mujeres jóvenes siguen siendo el colectivo más afectado, los varones, mujeres maduras y niños/as menores de 12 años comienzan a agregarse a la lista de víctimas de este trastorno. Son más frecuentes en la mujer que en el varón en una proporción de 10 a 1. En la actualidad, y gracias a las terapias existentes, se curan entre el 50 y 60% de los casos, el resto de pacientes cronifican la enfermedad. La mortalidad ronda el 10% entre los pacientes que padecen estos trastornos.

Enlaces relacionados: