Martes, 19 Marzo 2019

El 18% relacionadas con traumatismos

MSF realizó más de 100.000 consultas médicas y de salud mental a refugiados y migrantes en 2015

Médicos Sin Fronteras (MSF) hizo durante 2015 cerca de 100.000 consultas médicas y de salud mental a refugiados y migrantes en aguas del Mediterráneo, los Balcanes, Grecia e Italia, según el informe ‘Carrera de obstáculos a Europa’, elaborado por la organización a través de los testimonios de personal y pacientes de MSF así como de los datos médicos recogidos en el transcurso del año pasado y que detalla las consecuencias humanitarias de las políticas europeas

Madrid 19/01/2016 medicosypacientes.com/ Servimedia
UN Photo Evan Schneider
Según este informe MSF rescató o asistió a 23.747 personas en el mar entre mayo y diciembre. En Grecia y Serbia, el 18% de todas las consultas médicas estaban relacionadas con traumatismos: 12.214 pacientes. De los 408 pacientes con lesiones más graves, el 70% aseguraron haber sufrido violencia física, robo, abuso verbal o intimidaciones durante el viaje.
 
En 2015, MSF destinó unos 31,5 millones de euros y movilizó a 535 trabajadores para responder a las necesidades de los refugiados y migrantes en su ruta hacia y en Europa.
 
MSF trabajó a bordo de tres barcos de rescate marítimo en el Mediterráneo, con un total de 45 trabajadores y un gasto de 11,5 millones de euros.
 
Otros 489 profesionales (y 20 millones de euros) se dedicaron a responder a las necesidades humanitarias de refugiados y migrantes en Italia, Grecia, los Balcanes y otros países de destino.
 
Según MSF, 2015 será recordado "como el año en el que Europa fracasó de forma catastrófica a la hora de asumir sus responsabilidades y responder a las necesidades urgentes de asistencia y protección de más de un millón de hombres, mujeres y niños".
 
"La Unión Europea y sus gobiernos", asegura en el informe, "no solo no supieron abordar las necesidades humanitarias y médicas urgentes de los refugiados y los migrantes que llegaban a sus fronteras exteriores e interiores, sino que sus políticas y acciones contribuyeron activamente a empeorar la llamada 'crisis de los refugiados', así como la salud y el bienestar de estas personas".
 
Para MSF, la falta de alternativas legales y seguras, las vallas de alambre de espino, los pasos fronterizos "cerrados caprichosamente", las condiciones de acogida "miserables e inhumanas", y los complicados y cambiantes procedimientos de registro "han agravado las ya de por sí miserables condiciones impuestas a las miles de personas que escapan de la guerra, la pobreza y la opresión, y solo sirven para hacer su huida más peligrosa y agravar su sufrimiento".
 
(Se adjunta informe completo)