Campaña medicina rural

Lunes, 8 Agosto 2022

In Memoriam: doctor José Miguel Cuesta Inclán, "transformador de la medicina hospitalaria"

06/03/2012

Un grupo de ilustres médicos han recordado en "Diario Médico" la figura del doctor José Miguel Cuesta Inclán, fallecido recientemente, cuya labor al frente del Hospital La Paz en sus inicios es destacada en el artículo publicado en la edición de ayer de este diario. Propulsor de una transformación de la medicina hospitalaria española, el doctor Cuesta dirigió este centro sanitario desde 1964, y durante los siguientes 14 años supo compaginar con maestría la asistencia con la innovación tecnológica y la modernización de las infraestructuras; y todo ello, como destacan sus compañeros, "con una organización en la gestión basada en el protagonismo de los médicos en la toma de decisiones"

In Memoriam: doctor José Miguel Cuesta Inclán, "transformador de la medicina hospitalaria"

Madrid, 6 de marzo 2012 (medicosypacientes.com)

El 24 de febrero falleció en Madrid José Miguel Cuesta Inclán. Las generaciones jóvenes, que encuentran hoy la medicina española vigorosa y moderna, no pueden ignorar el mérito de personajes como Cuesta para lograr en pocos años la transformación radical de la medicina hospitalaria española.

La que sería Ciudad Sanitaria de la Seguridad Social La Paz comenzó con la inauguración de la Residencia General en 1964 y posteriormente se fue ampliando con la Clínica Infantil, la Maternidad y el Centro de Traumatología y  Rehabilitación.  En conjunto sumaban 2.000 camas y atendían a más de 62.000 enfermos al año.

Esta nueva experiencia asistencial en la medicina española supuso un cambio, por su volumen y complejidad, en la logística hospitalaria, entonces sin precedentes en nuestro país. Asimismo, este complejo hospitalario se convirtió en un centro de referencia para el tratamiento de las patologías más complicadas.

Todas estas circunstancias hubo que compaginarlas con la creación de una nueva medicina española. Hasta esos años, la atención sanitaria de la sociedad española venía transitando en procedimientos e instalaciones propias del siglo XIX. Era incapaz de dar cobertura a la creciente demanda de medicina de calidad que la nueva población, alentada por el aumento del nivel de vida, reclamaba.

La revolución sanitaria se fraguó y desarrolló en apenas una década (desde la inauguración del Hospital Puerta de Hierro y poco después de La Paz, hasta el último de los grandes hospitales, el Ramón y Cajal en 1976). Durante ese periodo se abrieron en España 120 grandes y modernos hospitales, se crearon las especialidades médicas y quirúrgicas, se jerarquizaron los servicios clínicos con horarios de alta dedicación, y se inició el programa de formación MIR; comenzamos a equipararnos a Europa.

En este proceso, el Hospital La Paz, dirigido desde su inicio y durante 14 años por Cuesta, jugó un papel de referencia y allí se adquirió experiencia en la organización y gestión, la especialización médica, las grandes cirugías, el desarrollo de los laboratorios especializados, la nueva hemoterapia, etc.

Junto a los grandes gestores de la política sanitaria, capitaneados por José Martínez Estrada (subdelegado del INP), Cuesta tuvo que ir inventando las soluciones a los problemas y a los imprevistos, y compaginar la asistencia con la innovación tecnológica y la modernización de las infraestructuras; y todo ello con una organización en la gestión basada en el protagonismo de los médicos en la toma de decisiones.

Este milagro lo realizó con una enorme capacidad de trabajo, con arrojo y con un talante amigable, dando tranquilidad y confianza y compartiendo responsabilidades para, entre todos, sobreponerse a las dificultades. Le ayudaron en su cometido su inteligencia, lúcida y segura, su afán innovador, el estímulo a los colaboradores, su portentosa memoria y su fina ironía. Su influjo lo transmitió dando confianza, generando amistad e irradiando respeto. A esto se unía su sencillez personal y el cariño con el que distinguía a compañeros y amigos. En la historia de la medicina española, personajes como él merecen un destacado lugar por su contribución a la transformación radical de la medicina hospitalaria pública española.

José Luis Navarro, Fernando Baquero, Joaquín Ortuño, Isidoro Mínguez, Alejandro de Lorenzo y José Palacios Carvajal.

El artículo publicado en "Diario Médico" del 5-3-12 se puede descargar en PDF a pie de página.