Lunes, 16 Julio 2018

Centenario FPSOMC en COM Toledo

Médicos y beneficiarios de Toledo resaltan la “grandeza” de la FPSOMC para “arropar a sus compañeros”

El Colegio de Médicos de Toledo acogió recientemente el Centenario de la Fundación para la Protección Social de la OMC, un acto conmemorativo en el que médicos, familiares, beneficiarios, socios protectores, personal de la Fundación y de la corporación médica resaltaron la “grandeza” de la Fundación para “arropar” a sus compañeros y familias cuando más sufren o lo necesitan porque se encuentran en situación de especial vulnerabilidad

Madrid 15/12/2017 medicosypacientes.com/ S.G.
De izda a dcha.: Dr. Calvo, de las Heras, Martín, Echervarría, Mielgo, Medina, Dr. Romero. Arriba: Dr. Rodríguez Vicente, Camarena, Gutiérrez. Dra. Laín, Morales
El acto contó con la presencia del presidente de la FPSOMC el Dr. Serafín Romero; la presidenta del Colegio de Médicos de Toledo, Dra. Natividad Laín y el secretario general, el Dr. Raúl Calvo. Además, en el intervinieron personalidades y políticos como la Diputada Nacional en el Congreso de los Diputados y médica, Guadalupe Martín; y el director general de Calidad y Humanización de la Asistencia Sanitaria del Servicio de Salud de Castilla La Mancha, Rodrigo Gutiérrez.
 
La parte humana de la celebración recayó en los testimonios de las personas que se encargan de gestionar las ayudas de la FPSOMC en el Colegio y los que han recibido esas prestaciones . David de las Heras, responsable de la gestión de la Protección Social en Talavera; Marta Camarena, huérfana de médico; Eugenia Medina, madre de una niña que necesita tratamientos especiales; Dra. Virtudes Morales, vicesecretaria del Colegio de Médicos de Toledo y viuda de médico; y Óscar Morales, viudo de médica, contaron su experiencia personal.
 
En el acto participaron, además de autoridades sanitarias de Castilla La Mancha y Toledo, el vicesecretario de la OMC y FPSOMC, el Dr. José María Rodríguez Vicente; el presidente de la Comisión Deontológica de la OMC, el Dr. Juan José Rodríguez Sendín; y la gerente y directora técnica de la FPSOMC, Teresa Echevarría y Nina Mielgo, respectivamente.
 
El secretario del Colegio, Dr. Raúl Calvo presentó el acto y expresó su orgullo por esta Fundación “una institución de nosotros para ayudar a los nuestros cuando más lo necesitan”.
 
El presidente de la FPSOMC; el Dr. Serafín Romero inició el turno de intervenciones mostrando su satisfacción por la “grandeza” de la Fundación que hace “sentirse arropado por los tuyos, por tus compañeros y por la profesión médica” y que “tiene a gala el ayudar al que más sufre y lo necesita, a los compañeros médicos y familias en situaciones de dificultad”. Expresó también su “orgullo de pertenencia” a un colectivo “solidario” que ayuda “de forma silenciosa y callada” a tantas personas desde aportaciones “totalmente voluntarias”.
 
En su discurso resaltó también la “necesidad” de llegar a los médicos más jóvenes para que conozcan las prestaciones de la Fundación en becas, ayudas de estudio, conciliación de la vida laboral y familiar y en otras situaciones de necesidad. 
 
Tras agradecer a todos los médicos y médicas "anónimos" de Toledo que a lo largo de los años “han contribuido” a desarrollar esta Fundación con sus aportaciones voluntarias; a los miembros de las Juntas Directivas del Colegio, pasados y actuales, por su “esfuerzo” y “compromiso” para mantenerla en el tiempo; y a todas las personas que “le ponen cara, voz y alma a la Fundación desde el Colegio “que persisten y hacen que el trato de aquel que lo necesita en momentos complicados sea desde el “cariño”; explicó las ayudas de esta Fundación que cada año atiende a cerca de 3.000 beneficiaros y que destina más de 14 millones a prestaciones e hizo especial hincapié en las ayudas al médico enfermo por adicciones y/o salud mental.
 
Finalmente, expresó que se trata de una Fundación “única” que no existe en ningún otro colectivo, que está “viva” y adaptándose a las nuevas necesidades sociales y que “se contribuye con ella pensando que nunca seremos nosotros a los que nos toque recibir esa ayuda”.
 
La Dra. Natividad Laín, anfitriona y presidenta del COM Toledo, hija, nieta y biznieta de médico, mostró su “orgullo” como presidenta por formar parte de la FPSOMC, como médico por contribuir a la solidaridad de Fundación que “ayuda al que más sufre” y como beneficiaria su “agradecimiento” por las ayudas recibidas tanto ella, que perdió a su padre a la edad de 12 años, como sus tres hermanos pequeños, que  pudieron estudiar una carrera universitaria gracias a la Fundación.
 
En su intervención hizo una breve reseña de los acontecimientos históricos internacionales, nacionales y provinciales de 1917,  también de  las condiciones sociosanitarias, de la situación laboral  y los problemas asistenciales a las que se enfrentaban los profesionales de la medicina de aquel entonces y el beneficio que supuso la creación  del "Colegio de huérfanos". 
 
Contó que cada año el Colegio de Médicos de Toledo gestiona ayudas de protección social a médicos y familiares de la provincia toledana por valor de unos 150.000 euros aproximadamente gracias a la solidaridad de los compañeros. En este momento son 33 los beneficiarios de alguna de las prestaciones asistenciales, educacionales y de conciliación de la vida personal y laboral que se contemplan.
 
David de las Heras, responsable de las ayudas de la FPSOMC en Talavera desde hace más de 20 años, puso en valor la labor de la Fundación y el Colegio de Médicos “unos compañeros que se organizan y se juntan para defender los intereses que le son comunes. Y cuando llega el caso, para apoyar al compañero que lo necesita”.
 
A su juicio, desde los Colegios se deben transmitir los valores de “compañerismo y solidaridad. Para que cuando ocurra lo peor, sepan que hay una institución, su institución. Que los respalda. Sepan que no están solos. Y que sus compañeros los apoyan” y añadió que cuando un beneficiario “acude a la institución que comparte con sus compañeros, busca de compañerismo, de solidaridad.  De recibir algo, que está acostumbrado a dar”.
 
“Me di cuenta que el verdadero valor no era tanto la ayuda monetaria sino el acompañamiento de la Fundación”
 
Marta Camarena, huérfana de médico y premio Jesús Galán 2011, pudo estudiar Geografía gracias a las ayudas de la Fundación. “ Me fui dando cuenta de que el verdadero valor, no era tanto la ayuda monetaria, que fue muy importante, si no sentir que a pesar de haber tenido una gran pérdida familiar, había instituciones que te acompañaban en tu proceso de crecimiento personal”, señaló. 
 
Agradeció a los médicos por aportaciones que “contribuyen de forma muy significativa al desarrollo del proyecto de vida de personas que ni siquiera imaginarían” y felicitó a la Fundación por “la labor genuina que realiza con un gran impacto social”.
 
Eugenia Medina es madre de Carla una niña de 3 años con hemiparesia, una parálisis cerebral, que necesita tratamientos especiales, atención temprana y requiere de “mucho apoyo económico y de tiempo”. “Gracias a las ayudas de la Fundación mi hija recibe tratamiento y terapias durante las 24 horas del día. Gracias a vuestra aportación Carla consigue rehabilitarse y ser lo más independiente posible”, dijo.
 
La Dra. Virtudes Morales, hija y viuda de médico, contó las prestaciones que recibieron sus hijos al fallecer su marido. “Esas ayudas significan un problema menos, un alivio que te permite no sufrir en la economía cuando se produce una pérdida”, manifestó. Como psiquiatra puso en valor el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME). "Tengo una deuda de gratitud y voy a poner todo mi empeño para que esto se conozca", señaló.
 
Óscar Morales, viudo de médica agradeció las ayudas que, tras morir su mujer, recibieron tanto a él como a sus hijos pequeños y les permitieron “poder seguir con la vida que teníamos”. Puso en valor la Fundación y señaló que “no existe en otra profesión que desde la solidaridad ayude a sus compañeros y familias y esté tan pendiente como con nosotros”.
 
La diputada y médica, Guadalupe Martín, mostró su satisfacción de “colaborar en la celebración del centenario de la Fundación” que durante cien años ha dado muchas oportunidades para todos aquellos que han podido beneficiarse de un apoyo en un momento de mayor necesidad y se consideró una “afortunada” por pertenecer a un colectivo tan solidario.
 
“Los médicos no podemos ser insensibles a las necesidades sociales de los que nos rodean, somos los profesionales más accesibles y los principales detectores, no solo de la enfermedad, sino también de otras carencias y problemas sociales”, señaló Guadalupe Martín quien agradeció la existencia de la Fundación como “un instrumento de protección social para cubrir los casos de necesidades especiales y que permite a miles de ciudadanos a una mejor vida por el apoyo de todos los colegiados”.
 
Finalmente, Rodrigo Gutiérrez concluyó el acto mostrándose “honrado y feliz de compartir centenario de una Fundación con una “labor fundamental”. “Si no existiera, habría que inventarla”, subrayó.