Sábado, 20 Enero 2018

Congreso Nacional SEMI

Médicos internistas abogan por la mejora de la conciliación terapéutica para una mayor calidad asistencial

Las interacciones farmacológicas pueden provocar ausencia del efecto terapéutico deseado del fármaco administrado o toxicidades que pueden causar otras alteraciones y/o complicaciones y que pueden obligar a usar más fármacos, entrando en una espiral de incremento de la toxicidad. Así lo pusieron de manifiesto los médicos internistas congregados en un taller en el marco del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna, que tiene lugar estos días en Madrid, y donde abogaron por la mejora de la conciliación terapéutica para una mayor calidad asistencial  

Madrid 23/11/2017 medicosypacientes.com
Las interacciones farmacológicas pueden provocar ausencia del efecto terapéutico
Los pacientes de edad avanzada y aquellos que padecen enfermedades crónicas, independientemente de su edad, toman de media hasta 5-6 fármacos al día. En estos casos, si no se manejan adecuadamente las interacciones farmacológicas, son varios sus posibles efectos: desde ausencia del efecto terapéutico deseado al administrar el fármaco (bien por exceso o defecto de su acción) hasta toxicidades que pueden causar otras alteraciones y/o complicaciones y que pueden obligar a usar más fármacos, entrando en una espiral de incremento de la toxicidad.
 
Según explica la Dra. Gemma Muñiz, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Virgen de la Salud de Toledo y participante en el taller, “son varios los factores que condicionan la presencia de interacciones farmacológicas, entre las que se encuentran el uso de fármacos  con  vías  metabólicas  comunes que se saturan al tener que trabajar con varios fármacos, compuestos de intervalo terapéutico estrecho, dosis incorrectas, las propias características del paciente (edad, peso, genética) e interacciones con alimentos o hierbas medicinales”.
 
Por ello, a la hora de prescribir un medicamento, resulta fundamental conocer cómo es su metabolismo y su dosificación. “En este sentido, hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías, hay disponibles diferentes aplicaciones que facilitan la búsqueda de información relevante sobre toxicidades e interacciones”, señala el Dr. Ángel Sánchez Castaño, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Virgen de la Salud de Toledo y participante en el taller. 
 
“Es preciso centrarnos en cada paciente de manera individual. Así, a la hora de indicar un tratamiento  debemos ajustar la dosis a las características de este y, si no consigue el efecto deseado, hay que pensar en la posibilidad de una interacción, como parte de un diagnóstico diferencial más ante ese paciente”, señala la Dra. Muñiz. “Al mismo tiempo –añade- debemos incorporar en la rutina asistencial la revisión de los diferentes tratamientos que toma en cada momento el paciente, especialmente cuando visitan múltiples especialistas”. 
 
La conciliación terapéutica es un aspecto que debe asentarte para la buena práctica asistencial entre los profesionales a nivel general y, en particular, entre los médicos de Medicina Interna y Atención Primaria, especialidades que valoran al enfermo en su conjunto”, concluye la Dra. Muñiz.
 
Casi 20 millones de personas en España padecen al menos una enfermedad crónica. Una cifra que no dejará de aumentar sobre todo si se tiene en cuenta el envejecimiento poblacional (más del 70% de los mayores de 65 años tiene alguna enfermedad crónica y la media de enfermedades por persona se sitúa en cuatro). Asimismo, se estima que estos pacientes suponen 6 de cada 10 ingresos hospitalarios y 8 de cada 10 visitas al médico de familia.